RECURSOS NATURALES

Isla Boná: arranca la consulta para su protección

Boná es una pequeña isla de origen volcánico, de alrededor de 86 hectáreas de extensión, localizada en el Golfo de Panamá, a unos 47 kilómetros de la costa de la ciudad de Panamá.

Temas:

Estudios científicos de 2003 y 2007 sobre aves marinas tropicales de Panamá reconocieron a Isla Boná como área valiosa para la conservación de aves. Archivo Estudios científicos de 2003 y 2007 sobre aves marinas tropicales de Panamá reconocieron a Isla Boná como área valiosa para la conservación de aves. Archivo Expandir Imagen
Estudios científicos de 2003 y 2007 sobre aves marinas tropicales de Panamá reconocieron a Isla Boná como área valiosa para la conservación de aves. Archivo

El Ministerio de Ambiente hizo público el estudio técnico para declarar isla Boná como refugio de vida silvestre en el océano Pacífico.

Con este paso, arranca el proceso para la protección de la isla, así como de sus alrededores. De hecho, la propuesta abarca más de 400 hectáreas a conservar en esta zona marina, que cada año se convierte en refugio obligado para aves migratorias, durante sus largos viajes desde y hacia el norte del continente americano.

Isla Boná estuvo bajo la lupa a finales de 2018 y principios de 2019, cuando el Municipio de Taboga aprobó una concesión en el sitio para el desarrollo de una terminal petrolera.

Comienza consulta para declarar Boná área protegida

El Ministerio de Ambiente (Miambiente) arrancó ayer con el proceso de consulta pública para la creación del área protegida conocido como refugio de vida silvestre de Isla Boná, en Panamá.

Este es el primer paso para que esta isla de origen volcánico, de alrededor de 86 hectáreas de extensión y refugio de aves marinas en el océano Pacífico, pueda adquirir una mayor protección.

A principio de este año, hubo amenazas de construir una terminal petrolera en parte de la isla.

La convocatoria de Miambiente se inició con la publicación por cinco días en su página web del “estudio técnico justificativo” para la declaratoria de área protegida.

Las recomendaciones de los interesados en participar deberán ser presentadas por escrito dentro de un plazo de 15 días hábiles, contados a partir del último día de publicación del estudio técnico justificativo.

Luego, la administración del Ministerio de Ambiente o su regional tendrá 45 días para evaluar o recomendar la aprobación o rechazo del estudio, por medio del cual se busca declarar Boná como refugio de vida silvestre.

Los detalles

De acuerdo con el documento técnico publicado por la entidad ambiental, en el año 2018 se solicitó en concesión cerca de la mitad de la isla para el desarrollo de una terminal petrolera, situación que generó alarma en la ciudadanía por los impactos ambientales que esta actividad tendría sobre la biodiversidad del sitio.

En consecuencia, instituciones y organizaciones de la sociedad civil relacionadas con el tema ambiental pidieron la declaratoria de Boná como área protegida, lo cual fue acogido por el Ministerio de Ambiente, que inició el respectivo proceso según los procedimientos legales.

Esto, tomando en cuenta que la disponibilidad de hábitat, incluyendo bosque secundario, rastrojos y acantilados, hacen de la esta isla un lugar especial para la anidación y cría de aves marinas tropicales, como el pelícano pardo, la fragata magnífica y el piquero pardo.

Además, se convierte cada año en refugio obligado para aves migratorias, durante sus largos viajes desde y hacia el norte del continente americano.

Luisa Araúz, asesora del Ministerio de Ambiente, subrayó que la entidad está comprometida con la protección de Boná, debido a la enorme importancia de este sitio para el anidamiento de aves marinas y otras especies de toda la región.

“Esperamos los comentarios y apoyo de la población durante este proceso de consulta pública, ya que la gestión ambiental debe ser participativa”, puntualizó.

De acuerdo con el estudio, la extensión de la nueva propuesta de área protegida es de unas 480 hectáreas, de las cuales 83 hectáreas pertenecen a Boná, 8 hectáreas a isla Estivá y otras 389 hectáreas corresponden a valiosa superficie marina alrededor de ambas islas.

El informe técnico fue elaborado por el equipo de planificación de la Dirección de Áreas Protegidas y Biodiversidad del Ministerio de Ambiente y la contribución del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

También contó con el apoyo técnico de los sociólogos del Centro de Estudios y Acción Social Panameño .

La expectativa

Para la activista de la Alianza para la Conservación y el Desarrollo Susana Serracín, este es un paso positivo, toda vez que el sitio, por su biodiversidad y singularidad, requiere una protección especial.

De acuerdo con la ecologista, se debe evitar que los recursos de Boná sean explotados de forma irracional, excesiva o se abran las puertas a actividades incompatibles con los fines de conservación, como la construcción de una terminal petrolera que causaría graves daños, por ejemplo.

“Las advertencias de la comunidad científica y ambiental han sido fundamentales para evitar un crimen ecológico y daños a los ecosistemas”, resaltó.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan