crisis POLÍTICA

Gobierno de Trump presiona a una convulsionada Venezuela

Temas:

Un país, dos presidentes y una crisis galopante Un país, dos presidentes y una crisis galopante Expandir Imagen
Un país, dos presidentes y una crisis galopante

Estados Unidos pidió oficialmente una reunión abierta del Consejo de Seguridad de la ONU mañana sábado “para discutir la crisis en desarrollo en Venezuela”.

El embajador sudafricano a la ONU, Jerry Matjila, había dicho previamente que el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, había pedido analizar la situación venezolana en el Consejo de Seguridad el sábado, pero a puertas cerradas, no en sesión abierta.

La misión estadounidense a la ONU tuiteó ayer que pidió la reunión.

El presidente Donald Trump reconoció el miércoles al titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como presidente interino, y el presidente Nicolás Maduro dio plazo de 72 horas a los diplomáticos estadounidenses para que abandonen el país. Pompeo dijo a los diplomáticos que permanezcan en el país, porque Washington no reconoce a Maduro. Venezuela no figura en la agenda del Consejo de Seguridad, y Estados Unidos necesita el apoyo de, al menos, 9 de los 15 miembros para realizar una reunión.

Fuentes diplomáticas dijeron que el Consejo aún no ha discutido el pedido de Washington.

Un país, dos presidentes y una crisis galopante

Alega estar “bien del coco”, que “jamás renunciará” a los compromisos con la patria, y que el gobierno que preside “seguirá gobernando con firmeza, con valentía”, pues a él lo “mueve el amor por el futuro de Venezuela”.

Aunque literalmente el presidente venezolano Nicolás Maduro se encuentra con el agua al cuello, desconocido por 16 países de la Organización de Estados Americanos (OEA), entre ellos Panamá, ayer se mostró desafiante en su discurso ante el Tribunal Supremo de Justicia.

Durante el mismo calificó de “gobierno paralelo” y “gobierno de payasos” al recién reconocido presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como mandatario interino de esa nación.

“Una payasada es lo que ha hecho la derecha”, rugió, mientras afirmó que desde enero “el imperialismo” está tramando un golpe de Estado contra su gobierno.

Reiteró que Venezuela rompió relaciones diplomáticas con Estados Unidos, cuyos diplomáticos tienen hasta mañana, sábado, para abandonar el país bolivariano.

En Caracas, Venezuela, una bandera de Estados Unidos ondea en la embajada de esa nación, cuyos diplomáticos deben abandonar mañana el país sureño. Reuters Expandir Imagen
En Caracas, Venezuela, una bandera de Estados Unidos ondea en la embajada de esa nación, cuyos diplomáticos deben abandonar mañana el país sureño. Reuters

“[El gobierno de Nicolás Maduro] es ilegítimo y profundamente corrupto”.

Mike Pompeo Secretario de Estado de Estados Unidos.

OEA, dividida

Ayer, la Organización de Estados Americanos (OEA) celebró una sesión en la cual 16 países expresaron en un comunicado, no en una resolución, su reconocimiento al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Solo otros 15 países se sumaron al llamado realizado en persona por el secretario de Estado Mike Pompeo para reconocer al también presidente de la Asamblea Nacional como mandatario interino de la nación sudamericana.

Los 16 países que reconocieron ayer a Guaidó a través de un comunicado --que Venezuela llamó panfleto-- representan un descenso frente a los 19 que votaron el 10 de enero a favor de una resolución adoptada por el cuerpo que desconoció la legitimidad del segundo sexenio de Nicolás Maduro en la presidencia.

Guyana, Jamaica y Santa Lucía habían votado a favor de la resolución, pero no han reconocido a Guaidó.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, increpó a los países miembros que no se sumaron cuando dijo que “el que no quiera el proceso de democratización, debe evitar entorpecerlo”.

Pompeo llamó a los 34 Estados miembros de la organización a “alinearse con la democracia” al acudir a una sesión extraordinaria celebrada por el Consejo Permanente de la OEA para evaluar la crisis venezolana.

Seguridad para Guaidó

Pompeo calificó al gobierno de Maduro como “ilegítimo” y “profundamente corrupto”. Lo exhortó a garantizar la seguridad de Guaidó y pidió a las fuerzas de seguridad venezolanas que “no repriman esta transición”, que debería culminar en unas elecciones “libres, transparentes y justas”.

Pompeo también anunció que Washington aportará 20 millones adicionales para asistir a los venezolanos que han salido de su país ante la escasez aguda de medicinas y alimentos.

Desconocimiento

Justo antes de instalarse la sesión, la representante del gobierno de Nicolás Maduro, Asbina Marín, adelantó que Venezuela rechazaba de antemano la convocatoria de esta reunión.

“Ninguno de los actos de hoy tendrá validez para el gobierno de nuestra nación”, afirmó. “Ayer en Venezuela hubo un golpe de Estado, apoyado por países que ahora pretenden justificarlo aquí en la OEA”.

Marín agregó que solo estará dispuesta a ceder el escaño de Venezuela en la OEA si 24 cancilleres en una asamblea general votan a favor de suspender al país de la organización.

Bolivia, El Salvador, Nicaragua y San Vicente y las Granadinas y Surinam expresaron su apoyo a Maduro. México y Uruguay, Estados que no han reconocido a Guaidó y temen que esa postura de otros países pueda tensar aún más la situación, reiteraron su disposición a contribuir a un diálogo “genuino” e “incluyente”, en palabras del embajador mexicano Jorge Lomónaco.

Maduro se mostró ayer de acuerdo con esta postura.

Repercusión

A medida que se agrava la crisis de Venezuela, la repercusión geopolítica parece familiar. Estados Unidos y Rusia ya están en bandos opuestos en relación con la guerra civil siria y la crisis venezolana podría agravar las tensiones. Las relaciones ruso-estadounidenses están en niveles de la guerra fría por el apoyo de Moscú a separatistas ucranianos y denuncias de que los rusos interfirieron en las elecciones estadounidenses de 2016.

“Consideramos el intento de usurpar el poder en Venezuela como algo que contradice y viola los fundamentos y los principios de las leyes internacionales”, manifestó el vocero del Kremlin Dimitry Peskov.

Vladimir Putin habló por teléfono con Maduro y le expresó su apoyo. Dijo en su llamada que “la interferencia extranjera destructiva pisotea las normas básicas de las leyes internacionales” y promovió un diálogo pacífico, según el Kremlin.

El hecho de que Venezuela es uno de los principales productores de petróleo --tiene las reservas subterráneas más grandes del mundo, aunque su producción de crudo sigue mermando-- implica que su inestabilidad política tiene profundas repercusiones a nivel mundial.

(Con información de AP, Reuters, AFP, sitio web Servicio de Información Pública y Univisión)

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan