EMPRESAS DE PAPEL ESTAFAN AL SEGURO

Fraude en afiliaciones a la Caja de Seguro Social, lucrativo negociado

Temas:

Testimonio sobre fraude en afiliaciones a la CSS

Funcionarios de diversas agencias administrativas de la Caja de Seguro Social (CSS) son señalados por extranjeros de recibir coimas para emitir carnés de afiliación a esa entidad.

Se mencionan pagos de 20 y hasta 150 dólares por cada carné, aprovechándose de las fallas que presenta el Sistema de Ingresos y Prestaciones Económicas (SIPE).

Las denuncias fueron interpuestas hace más de un mes a la CSS. Una investigación de La Prensa reveló cómo una red burla controles de la CSS para trámites migratorios de extranjeros.

El Ministerio Público lleva a cabo una investigación sobre una de las empresas involucradas, a raíz de una denuncia de la CSS.

Funcionarios de la CSS, detrás de  fraude millonario

Hasta 18 mil dólares al mes –aparte del salario– se hace en promedio cada funcionario de la CSS que tramita carnés y certificaciones de afiliaciones a extranjeros de manera fraudulenta y sin reportar el pago de la cuota obrero-patronal a esa entidad.

Un venezolano, que prefirió el anonimato por temor a ser deportado, denunció a  La Prensa que pagó 150 dólares a un funcionario de la CSS para obtener su carné de afiliado a esa entidad.

Pero él no fue el único “cliente”. No menos de seis personas por día llegaron a pagar coimas a uno o varios empleados que realizaban el mismo trámite en diversas agencias administrativas de la CSS.

Relató que el dinero fue entregado a un funcionario de la agencia de la CSS en el edificio Bolívar, en Transístmica, que lo incluyó en la planilla de una empresa que él no conocía. Su contacto fue un compatriota que había hecho el trámite con el mismo administrativo.

El denunciante aseguró que el empleado de la CSS –identificado como Daniel, aunque cree que era un nombre ficticio– le entregó un número de solicitud para que se tomara la foto del carné de afiliación, luego de la entrega del dinero.

“Me dijo que todo se me entregaba de una vez, y que yo mismo iba a recibir el carné. Yo le entregué el dinero y me dio entonces un código” para retirar el carné, dijo el venezolano.

Fue un proceso rápido, ya que una semana después tenía su carné y certificación de afiliado a la CSS. El documento le permitió dirigirse al Servicio Nacional de Migración, donde logró tramitar su carné de permanencia temporal en el país.

De confirmarse la denuncia del extranjero, el funcionario de la CSS estaría generando un cobro de 900 dólares por día, lo que representa una coima de 4 mil 500 dólares por semana y 18 mil dólares por mes, libre de impuestos. Pero, adicionalmente, generando un impredecible daño a la CSS. 

Todos los extranjeros que utilizan este sistema lograban afiliarse a la CSS, y sin pagar las cuotas, recibieron atención médica y medicamentos para ellos y sus beneficiarios, utilizando cartas de las empresas para las cuales supuestamente trabajaban y la certificación que les entregaba el Seguro Social como afiliados.

El director de la CSS, Alfredo Martiz, conoce de las denuncias que señalan a funcionarios y los nombres de unas 150 empresas que son utilizadas para el ilícito.

Lucrativo negocio

Empleados de agencias de la CSS en vía España y Juan Díaz son otros que han sido denunciados por supuestos cobros de coimas para emitir estos carnés.

Las denuncias anónimas revelan una variante del pago de coimas. Señalan a funcionarias de recibir 20 dólares por cada carné, sumando alrededor de 600 dólares por semana.

Un promedio de ganancia calculado por este medio revela que cada administrativo involucrado en esta variante del fraude con los carnés ganaría, en promedio, unos 2 mil dólares mensuales –aparte de su salario–.

La investigación de La Prensa reveló que una red –o redes criminales– burlaba los controles migratorios desde 2011 con la afiliación fraudulenta de extranjeros a la CSS para obtener sus carnés de permanencia temporal y de trabajo. Se usaban sociedades recién creadas, inoperantes o morosas desde hace años para estos fines ilícitos.

‘Modus operandi’

En uno de los metódos utilizados, un hombre fotografíaba a los extranjeros –de varias nacionalidades– en un restaurante popular de comida rápida en vía España. Luego las fotos las entregaba a funcionarias de la CSS para usarlas en los carnés (ver infografía).

Una fuente oficial reveló que revisaron el sistema que emite los carnés de afiliación pero, no lograron obtener la lista de los beneficiados. La razón de ello, explicó la fuente, es que, aunque los extranjeros pagaban coimas a los funcionarios o a través de la red, sus nombres no eran ingresados al sistema de la CSS.

“Cada funcionaria llamaba o hacía el tiraje del mismo número de carné hasta 6 veces. Esto permitía que en un día se pudiesen imprimir varias veces [un mismo carné], con la excusa de que [el funcionario] se equivocó”, relató la fuente.

El grupo criminal detrás de estas afiliaciones ingresaba las planillas al Sistema de Ingresos y Prestaciones Económicas (SIPE) o con ayuda de los funcionarios de la CSS cómplices del fraude.

Luego, los empleados eran removidos de la planilla tras ser afiliados, ya que el objetivo era únicamente la afiliación fraudulenta.

Este medio detectó que estas planillas eran modificadas hasta tres veces en un mismo mes, sin que nadie lo reportara. Por ejemplo, Grupo Baute & Belcom Asociados y Grupo Baute Panamá afiliaron a 351 extranjeros entre agosto y septiembre pasado.

El director nacional de Ingresos de la CSS, Marco Testa, aseguró que desde 2015 los empleadores no pueden “corregir” las planillas, pero las violaciones al SIPE demuestran lo contrario.

Las contradicciones

En marzo pasado se capacitó a investigadores de ingresos de la CSS sobre los nuevos controles del SIPE para tener “un mejor control interno” de la información que declara el empleador.

El encargado de Investigación de Ingresos de la CSS, José Reyes, dijo que “al empleador se le han brindado las opciones para realizar cambios en el sistema [pero], no lo han hecho de la manera correcta”.

Reyes confirmó –a través de un comunicado– que, debido a denuncias diarias, visitan a los empleadores. Y aunque en estos recorridos se detectan irregularidades, no hay indicios de que se tomen acciones, por parte de las autoridades, para combatir los ilícitos.

Desfalco millonario

Menos de un mes después de la publicación de La Prensa, el 9 de abril pasado, Martiz confirmó que en la CSS funciona una “mafia” que mantiene “una estructura para delinquir” que provocó un desfalco de más de 300 millones de dólares.

El pasado 13 de abril, el MP informó del inicio de una investigación de oficio.

De hecho, Martiz reconoció que a través del SIPE se han cometido “robos, fraude y evasión”.

El director de la CSS ha sido citado por la Asamblea Nacional el próximo 30 de abril, para que responda por el desfalco a través del SIPE.

Desde su implementación, se han destinado más de 14 millones de dólares al SIPE, aunque desde entonces ha sido blanco de múltiples críticas de diversos sectores, entre otras cosas, por su ineficiencia.

 

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Newsletter