ministerio público

Extienden reserva en caso Blue Apple

La Fiscalía Sexta Anticorrupción mantendrá el velo al expediente hasta el 12 de febrero, cinco meses después de abierta la investigación a la red de sobornos.

$1,000 millones en obras para constructoras

Temas:

Federico Suárez dejó la cartera en 2012 y se convirtió en ‘asesor’ de Ricardo Martinelli. Su salida coincide con el periodo en el que se habrían exigido pagos a contratistas. Federico Suárez dejó la cartera en 2012 y se convirtió en ‘asesor’ de Ricardo Martinelli. Su salida coincide con el periodo en el que se habrían exigido pagos a contratistas. Expandir Imagen
Federico Suárez dejó la cartera en 2012 y se convirtió en ‘asesor’ de Ricardo Martinelli. Su salida coincide con el periodo en el que se habrían exigido pagos a contratistas. Archivo

La Fiscalía Sexta Anticorrupción extendió la reserva total del expediente sobre el caso Blue Apple hasta el próximo 12 de febrero.

La decisión la tomó el fiscal Aurelio Vásquez, que lleva la causa, con base en el artículo 4 de la Ley 121 de 2013, sobre delincuencia organizada, el cual señala que “cuando en el desarrollo de la investigación la publicidad pueda entorpecer el descubrimiento de la verdad o provocar la fuga de algún sospechoso, el fiscal competente podrá disponer por resolución fundada en la reserva parcial o total de las actuaciones hasta por treinta días”.

La misma norma permite extender los plazos por igual período.

La fiscalía investiga los sobornos que contratistas del Estado pagaron a funcionarios entre los años 2011 y 2012, a cambio de agilizar trámites administrativos y desembolsar pagos.

Por este caso son investigados los exministros de Obras Públicas Federico José Suárez y Jaime Ford Castro, y otras 31 personas, por la presunta comisión de los delitos de blanqueo de dinero, corrupción de servidores y asociación ilícita para delinquir.

COIMAS AL ESTILO BLUE APPLE

Federico Pepe Suárez dejó la titularidad del Ministerio de Obras Públicas (MOP) tras haber licitado obras por $3 mil 400 millones entre 2009 y 2012.

Durante ese periodo bajo el mandato de su socio y amigo, el entonces presidente Ricardo Martinelli, convirtió el proyecto “Asfaltando tu Ciudad” en un bastión de trabajo. Bajo este programa contrató a empresas constructoras para hacer obras en Bocas del Toro, Coclé, Colón, Chiriquí, Herrera, Los Santos, Veraguas, la comarca Ngäbe Buglé y la provincia de Panamá.

Licitó la rehabilitación de caminos, la construcción de puentes y ordenó el alquiler de equipos y maquinaria pesada. Ordenó la realización de un plan de ordenamiento territorial. Parecía inagotable la necesidad de adelantar proyectos en un periodo en el que él y Martinelli alardeaban del ímpetu exhibido por sus obras y el rol dinamizador del Estado en la economía.

Más allá de la desprestigiada Odebrecht, otras empresas tuvieron un rol estelar en el MOP: Rodsa, Meco S.A., Conalvías, GS Constructores y Bagatrac, compañías estas que durante la administración Martinelli cosecharon contratos por cerca de mil 140 millones de dólares.

Estas constructoras, junto a Ingeniería REC, S.A. y Concepto y Espacios ­ convocadas a actos públicos por el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot)­ son las que hasta ahora aparecen vinculadas con el pago de coimas en el escándalo Blue Apple.

La investigación del Ministerio Público precisa que los funcionarios del MOP y del Miviot exigían pagos indebidos para depositarse a nombre de la sociedad anónima Blue Apple Services, a través de cinco cuentas bancarias en tres bancos de la localidad.

En septiembre de 2017, se inició una investigación por la presunta comisión de los delitos de blanqueo de capitales, corrupción de funcionarios y asociación ilícita para delinquir.

“Los hechos que se investigan han demostrado que exfuncionarios del Ministerio de Obras Públicas y el Ministerio de Vivienda les exigieron a los empresarios del sector de la construcción que mantenían contratos adjudicados con el Estado para el período 2011 a 2012 un porcentaje [de entre el 5% y el 10%] relacionado con el valor de la obra, a cambio de la agilización de los trámites administrativos para la ejecución de la obra, así como los desembolsos de dinero del Estado a favor del respectivo contratista. De no hacerlo, se dificultarían las gestiones de cobro por los avances de la obra, entre otras afectaciones”, dijo a inicios de esta semana la procuradora Kenia Porcell.

Aunque se sabría cuándo se pagaron los sobornos, es difícil precisar con exactitud los contratos específicos de donde saldría el dinero, dado que los tiempos en contrataciones públicas son particulares. Una cosa es la fecha de adjudicación del proyecto y otra la entrega de la orden de proceder para dar inicio a las obras.

Además, si la coima exigida entre 2011 y 2012 era para agilizar los pagos, podría tratarse de proyectos cuyo desarrollo comenzó desde mucho antes de la orden de proceder.

Como quiera que sea el caso, las siete constructoras que habrían aceptado y pagado las coimas tejieron una relación duradera en todo el periodo de Martinelli (2009-2014). Participaron activamente en la ejecución de proyectos en el mandato de Suárez y siguieron su buena racha cuando Jaime Ford Castro lo reemplazó al frente del MOP.

Ford Castro estuvo previamente en el Viceministerio del Miviot, entidad desde la que también se habría exigido el pago de coimas.

CONTRATOS

Coimas al estilo Blue Apple Expandir Imagen
Coimas al estilo Blue Apple

Fue en 2011 cuando Concepto y Espacios gestionó un contrato de $9.9 millones en el proyecto de urbanización Altos de El Llano, en Chepo, mientras que Ingeniería REC se hizo cargo del residencial Nueva Providencia, en Colón, por $30.7 millones.

Suárez y Ford Castro figuran, justamente, entre las 33 personas que el Ministerio Público vincula con el caso Blue Apple.

Aunque la procuradora Porcell omitió sus nombres al momento de anunciar los avances de la investigación, dijo que los funcionarios vinculados eran de “las más altas autoridades” de ambos ministerios entre 2011 y 2012 y que estaban amparados por el fuero penal electoral, privilegio este que los fiscales solicitarán levantar al Tribunal Electoral.

Porcell precisó que los empresarios y particulares que han rendido indagatoria han aportado pruebas sobre las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que se dieron los hechos. Además, cuentan con pruebas aportadas por autoridades del extranjero a las que Panamá ha solicitado cooperación.

Los involucrados, que son empresarios y particulares, han identificado para quiénes iba el dinero, cómo se ejecutaba el delito y quiénes integraban la organización criminal.

En este sentido, el Ministerio Público ha logrado cinco acuerdos de colaboración, tres de los cuales se efectuaron con REC, Meco S.A. y Rodsa.

Las constructoras tienen mucho que perder. Algunas, como Meco y Rodsa, continúan con millonarios contratos con el Estado.

Ante investigaciones tan delicadas, los bancos con los que mantienen relaciones empiezan a escudriñar cada uno de los pasos de los involucrados, más aun cuando las pesquisas apuntan a que se utilizó la figura de factoring para filtrar facturas falsas, con el propósito de hacer creer que Blue Apple Services era un proveedor de las constructoras, cuando en realidad servía como sociedad de papel receptora de los pagos indebidos.

La comunidad internacional también sigue de cerca la investigación en Panamá. Meco y Conalvías son dos empresas extranjeras (costarricense y colombiana, respectivamente), con una cartera de contratos fuera de Panamá.

Meco, la constructora costarricense que se ha convertido en una de las grandes victoriosas en licitaciones convocadas en la administración de Juan Carlos Varela, dijo a Telemetro que colabora con el Ministerio Público en una investigación de un caso de presunta corrupción en contratos estatales, pero que no existe un caso abierto en su contra.

Esta constructora ganó contratos por más de $700 millones en el MOP durante el gobierno de Martinelli.

Este escándalo de corrupción sacude con más fuerza a Panamá, porque, como bien ha manifestado la procuradora, puede haber más empresas vinculadas con el pago de sobornos y coimas.

Blue Apple Services dejó de operar porque los bancos en los que tenía cuentas observaron irregularidades en su manejo, aunque eso no quiere decir que no se habría encontrado otro método para seguir exigiendo pagos indebidos.

$1,000 millones en obras para constructoras

Las empresas vinculadas al pago de coimas a través de la sociedad Blue Apple Services se ganaron contratos por más de mil millones en la administración de Ricardo Martinelli.

Rodsa, Meco, Conalvías S.A., GS Constructores y Bagatrac participaron, solas o en asociación con otras compañías, en licitaciones en  el  Ministerio de Obras Públicas entre 2009 y febrero de 2014. En el de Vivienda y Ordenamiento Territorial, aunque fueron pocos  contratos  y por menos dinero, los montos no son  despreciables.  Ingeniería REC y Concepto y Espacios, por ejemplo,  cosecharon en esa entidad contratos por $40 millones. 

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Newsletter