obras públicas

Exejecutivos de Odebrecht se reciclan en Panamá

Un diario español revela que exejecutivos de Odebrecht trabajan en compañías con contratos con el Estado o que concursan por obras.

Temas:

El cuarto puente sobre el Canal incluye la construcción de la línea 3 del Metro, obras estas que costarán cientos de millones de dólares a los panameños. El cuarto puente sobre el Canal incluye la construcción de la línea 3 del Metro, obras estas que costarán cientos de millones de dólares a los panameños. Expandir Imagen
El cuarto puente sobre el Canal incluye la construcción de la línea 3 del Metro, obras estas que costarán cientos de millones de dólares a los panameños. Archivo

El conocimiento adquirido en Odebrecht –sobre sus malas praxis en contrataciones públicas– solo ha cambiado de manos, concluye un columnista y periodista del diario ABC de España, tras analizar el contexto en el que exejecutivos de Odebrecht son contratados por empresas con operaciones en Panamá.

El artículo en mención fue publicado el pasado 31 de diciembre y habla de dos exejecutivos de Odebrecht recontratados por una empresa china, que concursa por el contrato del cuarto puente sobre el Canal de Panamá, y otro que se desempeña como gerente de proyecto para la asistencia técnica a la gerencia del proyecto del cuarto puente sobre el Canal de Panamá.

Este último – Winston Villagómez– trabajó en cargos de alta gerencia del grupo Odebrecht en Perú, donde estuvo al frente de la construcción de los tramos 1 y 2 de la línea 1 del Metro de Lima, obras adjudicadas a Odebrecht tras el pago de coimas por $ 8.1 millones.

CÓMO DEJAR ATRÁS LA SOMBRA DE ODEBRECHT

“El modelo de Odebrecht vive”. Así se titula una de las columnas de un reconocido periodista del diario ABC, de Barcelona, España – Ramón Pérez-Maura, adjunto a la dirección del diario–, publicada el pasado 31 de diciembre. Su reflexión se centra en un dato que revela la tenaz lucha que se desarrolla en torno a la licitación del cuarto puente sobre el Canal de Panamá.

Se trata del “reciclaje” de personal que se desempeñó en altos cargos en Odebrecht. Expresamente, el periodista habla de dos exejecutivos que han buscado nuevos horizontes laborales para alejarse del mal olor que ha dejado la empresa brasileña en toda América Latina.

Pérez-Maura cuenta sobre el legado de amoralidad que dejó Odebrecht en la clase política de la región, empezando con los presidentes de cada país donde la empresa operó. Pero advierte que “el problema es que esa constructora brasileña estableció un sistema para ganar concursos con el que puede haber creado escuela [...] la cuestión ahí es con qué margen de beneficio se hacían las contratas públicas para permitir un gran beneficio a la firma brasileña pese al pago de tan desmesuradas coimas”.

“La respuesta –anotó el periodista– me la ha dado esta semana una fuente de toda solvencia que ha tenido que competir en su día con Odebrecht en varias licitaciones. Las pujas de los brasileños eran por el triple de lo que licitaban sus competidores. Y aun así, ganaban. Porque desde el principio estaba establecido el procedimiento de cobro por parte de las autoridades del país que adjudicaba la obra pública”.

A partir de estas revelaciones, el columnista entra en materia: la licitación del cuarto puente sobre el Canal, en la que participa, justamente, la española Grupo ACS, a través de su subsidiaria Dragados, Sucursal Panamá.

Los otros consorcios concursantes son tres: la empresa italiana Astaldi, en sociedad con la coreana Daelim, y dos consorcios chinos: el primero, formado por China State Construction Engineering Corporation y China Railway Group, y el segundo lo forman China Communications Construction Company y China Harbour Engineering Company.

“Ya es raro que se permita concurrir a dos empresas [chinas] que al final tienen la misma propiedad: el Gobierno chino. Pero lo más preocupante es que una de esas firmas, China Harbour Engineering Company, ha contratado a Germinio Costas, antiguo alto ejecutivo de Odebrecht”, subraya el periodista español.

En otras palabras, un antiguo colaborador de Odebrecht trabajaría en esta empresa, cuyo consorcio –si ganara la licitación– estaría construyendo una obra multimillonaria en un país que fue víctima de trampas en concursos de obras públicas.

Pero no es todo. “Para redondear las cosas, el Ministerio de Obras Públicas panameño ha contratado a la firma Tylin International para que le dé asistencia técnica en el concurso. ¿Quién es el gerente de Tylin? Winston Villagómez, antiguo ejecutivo de Odebrecht”.

El periodista español no está tan lejos de lo hechos. Winston Villagómez es gerente de proyecto (project manager) del contrato para la asistencia técnica a la gerencia del proyecto del cuarto puente sobre el Canal de Panamá, firmado en marzo de 2016 por el MOP y la empresa T.Y. Lin International, empresa esta que tiene también su historia en otros proyectos igualmente cuestionados en Panamá, vinculados a la constructora brasileña.

EL RASTRO DE ODEBRECHT

Villagómez quiso alejarse, como ya se dijo, de la pestilencia de Odebrecht. En el sitio web de Linkedin tiene dos perfiles: uno ligado a la empresa brasileña y otro al cuarto puente sobre el Canal.

El primero es un currículum que incluye 21 años y cuatro meses en la empresa brasileña (contratado en octubre de 1996), con desempeños en Perú, Ecuador y República Dominicana, hasta alcanzar el cargo de gerente en Odebrecht Engenharia e Construção.

Por ejemplo, Villagómez tiene experiencia en la gerencia de contratos; determinación del alcance, preparación y negociación de contratos y subcontratos, desarrollo de presupuestos, procesos de licitación y ofertas en proyectos de obras públicas; administración contractual, elaboración de adendas contractuales, órdenes de cambio, adicionales, liquidación de contratos y arbitrajes.

Su experiencia en Odebrecht también incluye “disciplina, humildad, preservando la riqueza moral”.

Publicó, asimismo, su participación en proyectos desarrollados por Odebrecht en los tres países mencionados, varios de ellos, cuestionados por sobrecostos y adendas a los contratos que aumentaron notablemente el costo final de las obras públicas.

Por ejemplo, participó a nivel gerencial en la construcción de los tramos 1 y 2 de la línea 1 del Metro en Lima, Perú, donde los proyectos terminaron con sobrecostos calculados en 26.5% y 54.4%, respectivamente.

Por estas dos obras públicas, Odebrecht también pagó coimas: 1.4 millones de dólares por el tramo 1, y 6.7 millones de dólares por el tramo 2, confesó el superintendente de la constructora en Perú, Jorge Barata. Villagómez fue gerente de ingeniería de la línea 1 del Metro de Lima, según su currículum en Odebrecht.

En los otros países surgieron dudas sobre el costo real de las obras –varias de ellas en las que estuvo al frente Villagómez–, tras conocerse el pago de coimas por obras públicas en Ecuador y República Dominicana, donde Odebrecht confesó el pago de sobornos a funcionarios por un monto de 92 millones de dólares y 33.5 millones de dólares, respectivamente.

SIN RASTROS DE ODEBRECHT

En su segundo perfil en Linkedin, en el currículum de Villagómez no hay huellas de Odebrecht. Borró todo vestigio de la empresa en su vida laboral. Su perfil incluye generalidades que aparecen en su hoja de vida en Odebrecht, como “experiencia en obras civiles, industriales, sistemas y plantas de tratamiento de agua potable y aguas servidas, irrigación, represas, puentes, túneles, aeropuertos, carreteras, sistemas de metro para transporte urbano, puertos, edificios, facilidades petroleras y minería”, así como “determinación del alcance, preparación y negociación de contratos, adendas y subcontratos, liquidación y arbitrajes”. Ni una palabra de su antiguo patrono.

En la segunda llamada, se informó que la empresa por política no responde a entrevistas, aunque Villagómez dejó un mensaje para La Prensa: enviar un cuestionario. Al cierre de esta edición, no había respuesta.

T.Y. LIN, VIEJA CONOCIDA

Esta empresa –vecina de Odebrecht en Torre de Las Américas– fue contratada por el MOP por 17.8 millones de dólares para gerenciar un proyecto gigantesco: asesoraría técnica del MOP en la gerencia del proyecto del cuarto puente sobre el Canal.

TY Lin International no es nueva en el tema de obras públicas en Panamá. Su página web indica que brindó servicios de diseño de arquitectura e ingeniería para la línea 1 del Metro de Panamá y en el viaducto de la cinta costera 3, fue su “diseñador principal”. Ambas obras fueron ejecutadas –con fuertes cuestionamientos– por Odebrecht.

En esta ocasión, de acuerdo con su contrato con el Estado, lo primero que debe hacer es brindar asistencia técnica al MOP en “todos los servicios de coordinación e integración con el proyecto de la línea 3 del Metro y el resto del sistema público de transporte”.

La línea 3 del Metro cruzará el nuevo puente, y el proyecto incluye la vialidad que le acompaña, comointercambiadores en la ampliación de la avenida Omar Torrijos e intecambiadores en Albrook –con la cinta costera y con el cuarto puente– y el intecambiador oeste del cuarto puente, con una futura autopista hacia Veracruz.

También debe brindar asesoría al MOP en las fases previas a la licitación, la licitación, el diseño y la construcción de las obras del cuarto puente. Pero su labor más delicada parece ser su “asistencia técnica para la confección del pliego de cargos, elaboración de documentos técnicos, asistencia técnica y legal durante la evaluación de propuestas y asistencia técnica y legal para la negociación y formalización de los contratos que sean necesarios para los procesos de licitación, selección del contratista y posterior ejecución del proyecto...”.

Preguntas similares se le formularon –a través de cuestionarios– a T.Y. Lin International y al Ministerio de Obras Públicas, pero no hubo respuestas.

Para el periodista del diario ABC, el conocimiento para hacer trampas adquirido en Odebrecht solo pasará de una empresa a otra. Será un simple reciclaje: “Es decir, el know-how para ganar licitaciones empleado por la firma brasileña ha cambiado de manos”, concluye.

(Esta es una publicación de la Red de Investigaciones Periodísticas Estructuradas, integrada por periodistas de La Nación (Argentina),  La Prensa (Panamá),   Armando.Info   (Venezuela), Sudestada (Uruguay), Quinto Elemento Lab (México) y IDL-Reporteros (Perú).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter