periplos alrededor del mundo

Corte Suprema, una agencia de viajes

José Ayú Prado estuvo el equivalente a siete meses en el extranjero. Él y sus vicepresidentes consumieron el 72% de los 124 periplos de los últimos 5 años.

Temas:

En los últimos cinco años, los magistrados de la Corte Suprema de Justicia acumularon 679 días de viajes a 32 países distintos.

Pero solo 3 de ellos consumieron tres cuartos de todos los viajes –un total de 124 giras–. Los viajeros más frecuentes resultaron ser los dignatarios de la junta directiva del Órgano Judicial: su presidente, José Ayú Prado, y sus vicepresidentes, Luis Ramón Fábrega y Hernán De León. El que ha acumulado más millas es Ayú Prado, con 48 viajes a 23 países.

La costumbre de viajar la han adquirido, incluso, los magistrados nombrados en diciembre de 2015 por el presidente Juan Carlos Varela. Ya superan a varios de sus pares con más viajes en dos años que en cinco.

UN AVIÓN, NUEVA SUCURSAL DE LA CSJ

Un avión, nueva sucursal de la CSJ Expandir Imagen
Un avión, nueva sucursal de la CSJ

En los últimos cinco años, los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) han visitado –a costa del Estado– 32 países en 124 giras. Si se suman los días que estos altos funcionarios estuvieron alejados de sus deberes, ello equivaldría a haber estado ausentes por casi dos años.

Teniendo como base las 124 giras realizadas por los magistrados en 5 años, el promedio es de 13.7 viajes por cada uno, pero eso es solo una estadística, pues al examinar en detalle, este número se desvanece ante la realidad.

Por ejemplo, seis de los nueve magistrados de la CSJ –es decir, dos tercios del total– no llegaron al promedio de viajes por magistrado (13.5). En cambio, solo tres lo hicieron y lo sobrepasaron: José Ayú Prado y los magistrados vicepresidentes: Luis Ramón Fábrega y Hernán De León Batista.

Si bien cada dos años el Ejecutivo designa dos magistrados por un período de 10 años –y por ende entraron en periodos escalonados– un análisis de la cantidad de viajes por año revela abismales diferencias.

Veamos 2016. El récord –como es de esperarse– es de José Ayú Prado, nombrado en 2013, en la administración de Ricardo Martinelli, con 12 viajes o un promedio de una gira por mes.

Corte Suprema, una agencia de viajes Expandir Imagen
Corte Suprema, una agencia de viajes

La costumbre de viajar la adquirió inmediatamente un recién nombrado por la administración del presidente Juan Carlos Varela. Se trata de Cecilio Cedalise, quien le siguió en viajes a Ayú Prado, con cinco en 2016. En tercer lugar, Hernán De León –también nombrado en 2011 por Martinelli– con cuatro viajes.

DIRECTIVA VIAJERA

El top three, como ya se mencionó, fueron estos tres últimos, es decir, la directiva del Órgano Judicial. Ellos consumieron nada menos que el 72% de los viajes en los últimos cinco años: Ayú Prado, 39%, mientras que Fábrega y De León, 17%.

Ellos se tomaron 470 días –unos 15 meses– en 90 giras a diversos países y que le costaron al Estado unos 400 mil dólares entre pasajes y viáticos, sin contar el salario que siguieron devengando (a razón de 10 mil dólares mensuales). Ello, pese a la enorme cantidad de expedientes que reposan en sus despachos.

EL MAGISTRADO ‘PASANTE’

Un avión, nueva sucursal de la CSJ Expandir Imagen
Un avión, nueva sucursal de la CSJ

De acuerdo con la data enviada por la CSJ, en el período comprendido entre 2013 y 2017, el magistrado José Ayú Prado visitó 23 diferentes países en 3 continentes (América, Europa y Asia). Fueron 48 misiones en las que se ausentó un total de 216 días –o 7 meses– giras que le costaron al Estado 166 mil dólares.

¿Su principal destino? Estados Unidos, a donde viajó 7 veces. Le sigue el reino de España, donde estuvo otras 7 ocasiones, contando el viaje del pasado 12 de diciembre. De un total de 48 viajes, 45 fueron para atender diversas reuniones y otras 3 fueron para que el magistrado presidente de la CSJ recibiera capacitaciones.

Su gira más cara fue una que efectuó, precisamente, este año, en la que hizo escala en Rusia, España y Austria. Por esta gira, el Estado desembolsó 14 mil dólares –más su salario– para que participara en foros jurídicos y talleres para jueces. Ayú Prado hasta hizo una pasantía, de 10 días, en el poder judicial de España, que le costó al Estado 13 mil dólares.

Ayú Prado tiene entre sus expedientes varios relacionados con investigaciones, de alto perfil, incluyendo una en contra del que lo nombró en la CSJ: el expresidente Martinelli; así como a diputados de Cambio Democrático, como Sergio Gálvez y Vidal García, por presuntas irregularidades en la compra de granos a través del extinto Programa de Ayuda Nacional. Este expediente fue archivado provisionalmente. Además, Ayú Prado es juez de garantías en otro caso contra Martinelli, por otorgar 353 indultos por delitos comunes, posiblemente ilegales.

De León y Fábrega –ambos nombrados por Martinelli en 2011– fueron los otros dos que más viajaron en los últimos cinco años. De León se tomó 132 días –casi cuatro meses y medio– y Fábrega 122 días –unos 4 meses– para visitar 12 diferentes países en 21 giras cada uno.

Un avión, nueva sucursal de la CSJ Expandir Imagen
Un avión, nueva sucursal de la CSJ

Fábrega le costó al Estado 136 mil dólares, 100 mil de ellos para atender 17 reuniones y otros 36 mil para cuatro capacitaciones. A su turno, De León fue, de los nueve magistrados, el que más gastó en capacitaciones en el extranjero, con 6 viajes. Tomó 4 en España, por 61 días, y otros 8 días entre Estados Unidos y Costa Rica.

Su viaje más reciente fue este año, a Nueva York, donde participó en el programa sobre innovaciones en la justicia de Estados Unidos.

En 2014 estuvo 21 días en Toledo, España, donde participó en la segunda edición de especialista en justicia constitucional; y otros 19 días en 2015, también en España, para tomar un curso de contratos y daños.

En total, De León generó gastos por 95 mil dólares en sus recorridos; 6 viajes de capacitación y otros 13 viajes para distintas reuniones, y 2 diligencias judiciales.

Para llegar a estas conclusiones, La Prensa agrupó los diversos motivos de los recorridos en tres categorías: reuniones (que incluye todas las de trabajo, congresos y conferencias); capacitaciones y diligencias judiciales.

Fábrega, quien preside la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo, actúa como fiscal en el caso que se le sigue a Martinelli por supuesta extorsión en perjuicio de la empresa italiana Impregilo. Y De León fue ponente del fallo que sacó al exministro Jaime Ford de la cárcel, acusado de haber recibido sobornos de Odebrecht. Es el ponente en el expediente relacionado con los sobornos de esta empresa a través de Constructora Internacional del Sur, y actúa como fiscal en la investigación a Martinelli por el supuesto uso de información privilegiada para adquirir acciones de la minera Petaquilla Gold, el escándalo de la casa de valores Financial Pacific.

LOS NUEVOS, A VIAJAR

Un avión, nueva sucursal de la CSJ Expandir Imagen
Un avión, nueva sucursal de la CSJ

En enero de 2016, Cecilio Cedalise llega la Sala de lo Contencioso Administrativo, y Ángela Russo, a la Sala de lo Civil de la CSJ. Ambos han efectuado más viajes e, incluso, a mayor costo, que quienes los antecedieron por varios años en el cargo.

Después de los tres dignatarios de la CSJ, en el cuarto lugar figura Cedalise, con ocho viajes, a un costo de 40 mil dólares. Para tener una idea de la frecuencia de sus viajes, La Prensa tomó de referencia los viajes del magistrado Jerónimo Mejía, quien está a días de cumplir su periodo de 10 años en la CSJ.

Mejía, en los últimos cinco años, ha viajado siete veces, mientras que Cedalise, lo ha hecho ocho veces en menos de dos años.

A su turno, Russo, ponente del fallo que dejó sin efecto la investigación de la compra de 19 radares a la filial de Finmeccanica, lleva 13 días de viaje en 3 giras a España y Perú para atender reuniones y una capacitación a Argentina por un total de 11 mil dólares. Russo, en menos de dos años, ha viajado más que el magistrado Oydén Ortega Durán, quien culmina su periodo este año.

Por su parte, Abel Zamorano ha viajado seis veces, a un costo de 25 mil dólares. El magistrado Harry Díaz –designado en 2011– ha viajado cinco veces, a un costo de 11 mil dólares. Los dos periplos de Ortega Durán en los últimos cinco años han costado 33 mil dólares.

En su conjunto, el país favorito de los magistrados fue España, el cual visitaron en 20 ocasiones, así como Estados Unidos y Colombia, con 13 visitas a cada uno.

Curiosamente, solo dos viajes –a un costo de 12 mil dólares– fueron para “diligencias judiciales”, según los documentos del Órgano Judicial.

Dato interesante para tomar en cuenta es que, de acuerdo con la ley de Presupuesto General del Estado, los magistrados viajan en la cabina de primera clase.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Newsletter