Opinión de la corte interamericana de derechos humanos

Corte IDH reconoce derechos de población LGBT

Temas:

La Corte IDH concluyó que no encontró motivos para no reconocer el vínculo familiar entre las parejas del mismo sexo. La Corte IDH concluyó que no encontró motivos para no reconocer el vínculo familiar entre las parejas del mismo sexo. Expandir Imagen
La Corte IDH concluyó que no encontró motivos para no reconocer el vínculo familiar entre las parejas del mismo sexo. Tomado de Internet

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) emitió conceptos sobre la identidad de género e igualdad y la no discriminación a parejas lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGBT).

Rigoberto González, procurador de la Administración, advirtió que esta opinión es vinculante para Panamá.

DE LA FAMILIA Y EL MATRIMONIO IGUALITARIO

Mediante Opinión Consultiva OC-24/17 del 24 de noviembre de 2017 , la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) se pronunció sobre la identidad de género e igualdad y la no discriminación a las parejas del mismo sexo.

ANTECEDENTE

El 18 de mayo de 2016, Costa Rica presentó una solicitud de opinión consultiva ante la Corte IDH, sobre la interpretación y alcance de la Convención Americana sobre Derechos Humanos con relación al reconocimiento del cambio de nombre de las personas de acuerdo con la identidad de género de cada una, y sobre el reconocimiento de los derechos patrimoniales derivados de un vínculo entre personas del mismo sexo.

CONCEPTO DE FAMILIA

En la opinión, la Corte IDH estimó que la Convención Americana protege la vida familiar de manera complementaria y considera que las posibles vulneraciones a esta deben analizarse como una afectación a la vida privada y familiar, y que debe tomarse en cuenta el impacto que esto pueda tener en el núcleo familiar.

Agregó que la Convención Americana no define de manera taxativa lo que debe entenderse por familia. Es decir, que no se encuentra determinado un concepto “cerrado” de familia, por lo que tampoco protege solo un modelo particular de la misma.

La Corte IDH concluyó que no encontró motivos para no reconocer el vínculo familiar entre las parejas del mismo sexo.

MATRIMONIO IGUALITARIO

Con respecto al concepto de matrimonio, la Corte IDH determinó que aunque la Convención reconoce el “derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio y fundar una familia”, esto no quiere decir que la definición es restrictiva, sino más bien que establece de una forma expresa la protección de una modalidad particular de matrimonio. “A juicio del Tribunal, esa formulación tampoco implica necesariamente que esa sea la única forma de familia protegida por la Convención Americana”.

El documento emitido por el organismo es vinculante para todos los estados miembros, incluyendo Panamá. Expandir Imagen
El documento emitido por el organismo es vinculante para todos los estados miembros, incluyendo Panamá.

La Corte también advierte en su opinión que negar que las parejas del mismo sexo puedan acceder a la “institución del matrimonio” bajo el argumento de que la finalidad es la procreación, resulta incompatible con la Convención Americana, en el sentido de que esta afirmación sería degradante para las parejas —casadas o no— que por cualquier motivo carecen de la capacidad o interés de procrear.

Sobre la creación de una figura que produzca los mismos efectos que el matrimonio, pero que lleve otro nombre, la Corte señaló que no es admisible, pues haría una distinción fundamentada en la orientación sexual y, por tanto, sería discriminatoria e incompatible con la Convención Americana.

Finalmente, señaló que el principio de la dignidad humana le da a cada persona la facultad de escoger con quién desea formar un vínculo marital y permanente de cualquier tipo, por lo que reconoce igual dignidad a personas que pertenecen a un mismo grupo humano.

CONVENCIONALIDAD

Cuando analizan un asunto jurídico, los jueces —incluyendo a la Corte Suprema de Justicia— realizan tres tipos de controles que validan el estado jurídico de las actuaciones que están estudiando. El primer control verifica si la ley o normas jurídicas de inferior jerarquía lo han regulado y en qué forma. Este primer análisis está supeditado al control de la constitucionalidad. Este está a su vez supeditado al control convencional, que no es otro que el análisis de la normativa bilateral y multilateral aprobada por Panamá

Panamá ha aceptado que la Corte IDH tiene jurisdicción vinculante, lo que somete la normativa y las decisiones judiciales panameñas a los parámetros que esta Corte establezca.

Al respecto, el procurador general de la Administración, Rigoberto González, opinó que “lo que señala la Corte IDH debe ser tomado en cuenta para el debate que se lleva a cabo en estos momentos en la Corte Suprema de Justicia con respecto al matrimonio igualitario, pues es vinculante”.

Aquí no se está pidiendo que se le reconozcan derechos distintos a las parejas homosexuales, sino que se les reconozcan aquellos que tienen las parejas heterosexuales. Según el documento, “establecer un trato diferente entre parejas heterosexuales y aquellas del mismo sexo en la forma de que puedan fundar una familia —sea por unión marital de hecho o un matrimonio civil— no logra superar un test estricto de igualdad, pues, a juicio del Tribunal, no existe una finalidad que sea convencionalmente aceptable para que esta distinción sea considerada necesaria o proporcional”.

De forma unánime, la Corte IDH resolvió que “el Estado debe reconocer y garantizar todos los derechos que se derivan del vínculo familiar entre personas del mismo sexo”, y con seis votos a favor y uno en contra dijo que “es necesario que los Estados garanticen el acceso a todas las figuras ya existentes en los ordenamientos jurídicos internos, incluyendo el derecho al matrimonio, para asegurar la protección de todos los derechos de las familias conformadas por parejas del mismo sexo, sin discriminación con respecto a las que están conformadas por parejas heterosexuales”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter