CONTRATOS PÚBLICOS

Contraloría no refrenda contrato para petrolera en isla Boná

Asociaciones ambientalistas solicitan al Ministerio de Ambiente declarar a isla Boná como Refugio de Vida Silvestre. Temen un nuevo negocio industrial.

Temas:

Isla Boná: un paraíso en peligro

Isla Boná. Isla Boná.

Isla Boná.

Por razones de “orden económico”, el contralor, Federico Humbert, negó el refrendo al contrato entre la Alcaldía de Taboga y la sociedad Bona Pacific Corp. para la construcción de una terminal de combustible en isla Boná, que serviría para abastecer buques de alto calado.

En la nota de rechazo enviada al alcalde de Taboga, Ramón Ramos, Humbert resalta una serie de falencias en el contrato de arrendamiento, pactado a 20 años prorrogables con opción de venta de toda la isla que sirve de anidación de aves y refugio para otras especies.

El contralor advierte de que el avalúo calculado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) tenía una diferencia del 36.98% por debajo del que había hecho la Contraloría, por lo que se debía solicitar una “reconsideración en informe”, que no se había realizado.

Este diario tuvo acceso al avalúo que entregaron ambas entidades sobre isla Boná. El MEF dictaminó que la empresa debía pagar $5 mil 557 de alquiler mensual, mientras la Contraloría calculó un arrendamiento de $8 mil 819.

El documento también resalta que “no existe un sustento para exonerar”, por dos años, al arrendador del pago del canon de arrendamiento, alegando un “periodo de gracia” durante el cual se haría la construcción de la terminal petrolera. Ello “limitaría los beneficios de la institución y por ende para el Estado”, subrayó Humbert.

En enero pasado, la Alcaldía de Taboga reenvió el contrato de arrendamiento a la Contraloría para su refrendo con la inclusión de un nuevo beneficio: “Aprobar un periodo de gracia de no pago de cánones de arrendamiento por dos años en que se construirá el proyecto”.

Humbert aclaró que cinco de las observaciones hechas al contrato eran subsanables, pero las dos últimas relacionadas al orden económico “nos conducen a negar el refrendo de este contrato”, indica la nota.

El contralor, Federico Humbert. advirtió al alcalde de Taboga que el contrato contraría los intereses económicos del país. Expandir Imagen
El contralor, Federico Humbert. advirtió al alcalde de Taboga que el contrato contraría los intereses económicos del país.

Piden protección

Las objeciones a que en la isla se instalen facilidades para el almacenamiento de petróleo también provienen de organizaciones científicas y grupos ambientalistas.

Para el científico del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales Héctor Guzmán, este tipo de proyectos perjudica la biodiversidad, “atenta” contra el bosque primario y secundario de la isla, así como la vida de la fauna, específicamente contra la vida de aves marinas de cuatro especies.

Una de estas especies –que ha llegado de Galápagos a Panamá para anidar– es el piquero pata azul. Estudios realizados por el Smithsonian demuestran que estas especies están llegando cada vez más al país por el cambio climático.

Debido a ello, el Instituto Smithsonian solicitó al Ministerio de Ambiente que se eleve isla Boná a la categoría de Refugio de Vida Silvestre.

Además, asociaciones como MarViva, el Centro de Incidencia Ambiental y Audubon de Panamá se han unido a la petición del Instituto Smithsonian, ya que no existe una norma legal que proteja ese territorio insular de convertirse en una terminal de combustible u otro proyecto que ponga en riesgo su vida silvestre y marina.

El gerente de MarViva Panamá, Juan Posada, consideró que hay que evaluar qué tan necesaria es una nueva terminal petrolera en el golfo de Panamá y qué es lo que demanda la mayoría de la población que se haga en Boná.

“Quedaría el riesgo de colisión entre embarcaciones y cetáceos [ballenas], ya que sin duda habría un solapamiento en sus rutas de tránsito”, advirtió Posada.

En ello coincidió el presidente del Centro de Incidencia Ambiental (Ciam), Brooke Alfaro, quien indicó que isla Boná es “un sitio que posee ecosistemas delicados y cualquier desarrollo industrial puede afectar la reproducción de especies de aves marinas, y el aumento en el tráfico de buques generará la sedimentación y riesgos de derrames de petróleo en zonas arrecifales”.

Alfaro advirtió de que para construir un proyecto industrial se tendría que talar árboles para adecuar el terreno, “impactando negativamente la fauna existente y aumentando los niveles de contaminación del agua, con aceites y grasas en la porción marina”.

En el área que se había destinado para la terminal petrolera en Boná se encuentra una diversidad de árboles como roble, jobo y barron, así como varias fuentes hídricas. Gabriel Rodríguez Expandir Imagen
En el área que se había destinado para la terminal petrolera en Boná se encuentra una diversidad de árboles como roble, jobo y barron, así como varias fuentes hídricas. Gabriel Rodríguez

A su vez, la directora ejecutiva de Audubon de Panamá, Rosabel Miró, aseguró que desde 2003 se incluyó isla Boná en las áreas importantes de avistamiento de aves.

“El país y la región perderían un importante sitio de anidamiento” si llegara a aprobarse en la isla un proyecto industrial, dijo Miró.

Añadió que los miembros de esta asociación han firmado una petición para proteger isla Boná. Una de estas peticiones se hace a través de www.change.org, iniciada por Hortencia Broce, especialista ambiental.

“Están entregando todas las islas para proyectos, afectando la pesca, que es el medio de subsistencia de los lugareños”, resaltó Broce.

Actualmente, han recolectado 2 mil 147 firmas de las 2 mil 500 que se pusieron de meta para entregar al Ministerio de Ambiente.

Precisamente, en mayo pasado, la Autoridad de Turismo anunció que Panamá se había posicionado en el primer lugar de Centroamérica por el avistamiento de 750 especies de aves.

Sin embargo, consultado por este medio sobre el tema del arrendamiento de isla Boná, no hubo pronunciamiento del administrador Gustavo Him.

Posición de Miambiente

El ministro de Ambiente, Emilio Sempris, indicó que existe un procedimiento para establecer áreas protegidas, pero que no se les ha presentado algo al respecto.

Sin embargo, ello fue refutado por el científico del Instituto Smithsonian Héctor Guzmán, quien afirmó que entregó una solicitud personalmente a Sempris para que se efectuara un estudio de factibilidad en la isla.

¿Es viable la solicitud de incluir a Boná en la categoría de Refugio de Vida Silvestre? Sempris evadió la respuesta. Se limitó a decir que “todo nuestro país es un gran refugio de vida silvestre”.

Una fuente oficial informó que la Autoridad Marítima de Panamá no ha recibido ninguna solicitud para uso de fondo de mar en isla Boná.

Empresa responde

El presidente de Bona Pacific Corp., Raam Ady, acusó a los ambientalistas de intentar perjudicarlos. “Los ambientalistas lo que están estudiando es evitar, vamos a decir, no problemas, pero sí cualquier causa que pueda afectar el proyecto”.

Ady afirmó que había ofrecido a la Alcaldía de Taboga inversiones en Otoque por el orden de los $3.2 millones. Pero, eso no está escrito en el contrato, cuestionó este medio. “Es que en la cláusula legal no puedes ponerlo por escrito”, se justificó Ady, sin brindar mayor detalle de esa promesa.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan