OBRA PENDIENTE

Construir la Ciudad de la Salud tomará 10 años

El proyecto tiene un avance total de 63% y un costo de 854.2 millones de dólares.

Temas:

Avances de la obra. Avances de la obra. Expandir Imagen
Avances de la obra. Roy Hernández

Los trabajos para construir la Ciudad de la Salud de la Caja de Seguro Social (CSS) estaba previsto que culminaran en mil 95 días calendario -mayo de 2015-, pero debido a una serie de cambios que se han dado sobre el proceso de edificación, la obra terminará en 3 mil 522 días, en enero de 2022.

La entidad ha otorgado cuatro adendas de tiempo al Consorcio Construcciones Hospitalarias, S.A., así como dos de dinero para que la obra avance.

Israel González, director nacional de Infraestructura y Servicios de Apoyo de la CSS ,explicó que las adendas de tiempo se debieron a actividades adicionales solicitadas por la propia entidad, ejecutadas por el contratista en el período comprendido entre mayo de 2012 y septiembre de 2014. Además, sostuvo que en 2015 se solicitó al contratista una revisión funcional del proyecto.

 

La obra, cuyo costo inicial se había establecido en 517.5 millones de dólares, ha aumentado a 854.2 millones de dólares. Gabriel Rodríguez Expandir Imagen
La obra, cuyo costo inicial se había establecido en 517.5 millones de dólares, ha aumentado a 854.2 millones de dólares. Gabriel Rodríguez

Ciudad de la Salud, entre adendas de tiempo y dinero

La Ciudad de la Salud de la Caja de Seguro Social (CSS), que empezó a construirse en mayo de 2012 con planes de culminar en mayo de 2015, tiene un 63% de avance y casi tres años de retraso debido a cambios en el proyecto.

Los trabajos que estaban previstos a culminar en mil 95 días calendario, terminarán ahora en 3 mil 522 días (enero de 2022), es decir, casi el triple del tiempo establecido en el contrato firmado entre la CSS y el Consorcio Construcciones Hospitalarias, S.A. (integrado por FCC Construcción y FCC Construcción de Centroamérica), debido a cuatro adendas de tiempo.

El contrato también tiene dos adendas de dinero que han aumentado el costo total de la obra a 854.2 millones de dólares, cuando su precio original era 517.5 millones de dólares. La primera adenda es por 36.7 millones dólares para trabajos adicionales y órdenes de cambio y diseño. Y la segunda por 300 millones de dólares para la incorporación del Instituto Oncológico Nacional (ION) a los dos edificios que estaban destinados al Hospital de Especialidades Pediátricas y al hotel de los asegurados en la Ciudad de la Salud.

El director nacional de Infraestructura y Servicios de Apoyo de la CSS , Israel González, aclaró que las adendas de tiempo se debieron a actividades adicionales solicitadas por la propia entidad, ejecutadas por el contratista en el período comprendido entre mayo de 2012 y septiembre de 2014.

Además, sostuvo que en 2015 se solicitó al contratista una revisión funcional, ya que la dirección médica redefinió el cambio de nivel de atención del nuevo hospital a especialidades, lo que motivó un proceso de revisión general y consultas con los jefes de servicio de cada especialidad. Por tal razón, se rediseñaron algunas áreas y se hicieron cambios en el modelo de servicio y el concepto original del proyecto.

En ese proceso de revisiones se encontró que las bases de la infraestructura no estaban diseñadas para soportar paredes de bloques, pues fueron cambiadas por placas de pladur, una lámina parecida al gypsum.

El pladur fue colocado en varios espacios de la ciudad hospitalaria, pese a que la gestión de la CSS del pasado gobierno solo le dio el visto bueno para colocarlo en hospitalización. A raíz de todas esas anomalías, hubo que reemplazar 70 mil metros lineales de pladur.

Mientras que en el período comprendido entre octubre de 2016 y agosto de 2018 se solicitaron cambios de espacio para dar paso a la integración del ION, explicó González.

En ese sentido, en 2016 se firmó un convenio con el Ministerio de Salud a fin de ejecutar el proyecto de diseño, construcción, adecuación y equipamiento del nuevo ION.

Este convenio garantiza que la entidad de seguridad social reciba el dinero invertido hasta ahora en ambas estructuras destinadas para el ION. Y el traslado se concretó el pasado 23 de octubre, con la aprobación de la junta directiva de la CSS, de una adenda por 300 millones de dólares.

Cronograma de entrega

La Dirección Nacional de Infraestructura y Servicios de Apoyo de la CSS fijó un cronograma de trabajo para que las obras vayan concluyendo por etapas. Por ejemplo, en abril de 2019 deben estar concluidos y habilitados el Instituto Cardiológico y el Instituto Nefrológico, entre otras áreas.

Luego, en noviembre del próximo año, el área de hospitalización general de adultos, el bloque quirúrgico, las unidades de cuidados intensivos, el laboratorio de genética y el auditorio (ver infografía adjunta).

Mala planificación

Para el excontralor de la República Carlos Vallarino, en la construcción de la Ciudad de la Salud se ha dado una mala planificación, falta de inspecciones e incorrectas decisiones.

De hecho, han pasado administraciones de gobierno y no se ha logrado finalizar este proyecto, que es necesario para la población asegurada del país, dijo.

Vallarino agregó que esta situación trae consecuencias al Estado de costos, ya que se tenía un precio original de la obra (517 millones de dólares) y aumentó a más de 854 millones de dólares. “Vamos a quedar pagando el doble por esta edificación”, afirmó.

Por ello, sugirió a la Contraloría General de la República realizar una ingeniería técnica forense en el proyecto, para investigar qué actividades fraudulentas han podido existir en la obra, no solo debemos quedarnos con una auditoría.

Gustavo Bernal, presidente de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA), acotó que el Estado ha tenido que invertir en dos ocasiones en este proyecto debido a reestructuraciones. “Nosotros hemos estado dando seguimiento a este tema de la Ciudad de la Salud, nos preocupa la dilatación y el sobrecosto” , dijo.

Aseguró que esos cambios que se dieron en el diseño original fueron porque no se ajustaban a la reglamentación panameña, debido a que fueron elaborados por profesionales extranjeros.

Inquietud médica

Otro reto planteado por Julio Osorio, miembro de la Comisión Médica Negociadora Nacional, es el proceso de dotación de equipos, mobiliario y tecnología que requerirá este nosocomio.

Sostuvo que se desconoce la cantidad exacta del recurso humano que será necesario para estas instalaciones, y si el país está en la capacidad de cubrir la demanda, que, según las estimaciones, podría superar las mil personas por día.

Osorio planteó que les inquieta el mantenimiento y funcionamiento de este hospital, porque la CSS con las actuales instalaciones ya enfrenta problemas de falta de insumos, medicamentos y personal en las diversas entidades.

(Con información de Urania Cecilia Molina).

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Newsletter