política

Complicada situación para izquierdistas latinoamericanos

El presidente boliviano Evo Morales ha sido mejor que sus pares en la despilfarradora revolución bolivariana.

Temas:

El presidente de Bolivia, Evo Morales, saluda durante la ceremonia de proclamación del nuevo presidente de El Salvador, Nayib Bukele, frente al Palacio Nacional en San Salvador. El presidente de Bolivia, Evo Morales, saluda durante la ceremonia de proclamación del nuevo presidente de El Salvador, Nayib Bukele, frente al Palacio Nacional en San Salvador. Expandir Imagen
El presidente de Bolivia, Evo Morales, saluda durante la ceremonia de proclamación del nuevo presidente de El Salvador, Nayib Bukele, frente al Palacio Nacional en San Salvador.

Los izquierdistas latinoamericanos están en una situación complicada. El venezolano Nicolás Maduro preside una economía en colapso detrás de las bayonetas. Una corte ecuatoriana ha ordenado el arresto del expresidente Rafael Correa, quien ahora vive en Bélgica. La brasileña Dilma Roussef fue destituida por maquillar los libros, y su icónico predecesor y mentor del Partido de los Trabajadores, Luis Inácio Lula da Silva, está en la cárcel por soborno.

Cierto, los mexicanos juramentaron al izquierdista de vieja escuela Andrés Manuel López Obrador, pero él es el nuevo caudillo de la cuadra.

El papel de Evo Morales

El tres veces elegido líder socialista es el favorito para ganar un cuarto mandato en las elecciones de octubre. No importa que la Constitución que Morales mismo reescribió prohíba a los presidentes servir por más de dos mandatos consecutivos, o que la mayoría de los bolivianos haya secundado ese alto en un referéndum nacional.

Que sea el Tribunal Constitucional Plurinacional, favorable a Morales, el que pula esos obstáculos.

Esos escombros imperiales, además de otras reglas deformadoras de la democracia que Morales ha forjado durante su mandato, dejarían a altos jefes menos impasibles vulnerables.

Solo hay que ver a Nicaragua, donde el asediado autócrata Daniel Ortega ha confiado en la fuerza bruta y las celdas de las cárceles para aferrarse al poder.

Morales no es un demócrata –basta con preguntarle a los periodistas bolivianos–, pero el secreto de sus más de 13 años de mandato no es tanto la bota opresora, sino el populismo de chequera, las cortes amontonadas, la manipulación de la Constitución, y mucha suerte.

Gracias al apetito de China por los minerales y la demanda regional de gas natural, la economía boliviana ha florecido. Los precios promedio de sus exportaciones de minerales y gas natural han incrementado 120% en los años de auge de 2006 a 2013, en comparación con el periodo entre 2000 y 2005, de acuerdo con el centro de estudios boliviano Fundación Milenio.

La economía boliviana creció en promedio 4.8% al año entre 2004 y 2007. Incluso aunque se desaceleró el año pasado, el producto interno bruto siguió expandiéndose aproximadamente 4.5%, por lo que Bolivia fue uno de los países con mejor desempeño en la región, según informes del Fondo Monetario Internacional.

Dependencia minera

Morales ha sido mejor que sus pares en la despilfarradora revolución bolivariana a la hora de alinear el dinero caído del cielo.

Durante el auge, guardó las reservas internacionales, las cuales se multiplicaron por ocho, de $1,700 millones en 2005 a casi $14,000 millones en 2012.

Además, admirablemente, decantó mucha de su generosidad hacia aumentos agresivos del salario mínimo y programas sociales, con fuertes transferencias de efectivo a los ancianos, las mujeres y los niños.

En general, la pobreza disminuyó pronunciadamente en la década que terminó en 2017, mientras que la pobreza extrema cayó de 38% a 17%, lo que le gana buena voluntad y votos.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan