contaminación

Basura marina: ‘sopa de plástico’ para los peces

Se iniciaron estudios para determinar la cantidad de basura que los peces consumen en Panamá. Las redes fantasmas, otro asesino de los peces.

Temas:

Desperdicios pululan en la bahía de Panamá. Archivo - Desperdicios pululan en la bahía de Panamá. Archivo -

Desperdicios pululan en la bahía de Panamá. Archivo -

Obsérvese en la foto todos los desperdicios plásticos que se encontraron dentro del estómago de un ave marina, cuya cabeza puede verse a la derecha en esta fotografía . Cortesía-Marviva Obsérvese en la foto todos los desperdicios plásticos que se encontraron dentro del estómago de un ave marina, cuya cabeza puede verse a la derecha en esta fotografía . Cortesía-Marviva

Obsérvese en la foto todos los desperdicios plásticos que se encontraron dentro del estómago de un ave marina, cuya cabeza puede verse a la derecha en esta fotografía . Cortesía-Marviva

Pato cuervo, víctima de las redes fantasmas. Cortesía Pato cuervo, víctima de las redes fantasmas. Cortesía

Pato cuervo, víctima de las redes fantasmas. Cortesía

Todos los que habitan en Panamá podrían estar consumiendo plásticos y otros desechos tóxicos que antes han sido consumidos por almejas, langostas, cangrejos, peces y aves marinas, dados los altos índices de contaminación de los mares panameños.

Aunque parezca insólito, estas especies marinas que han consumido estos productos están llegando a los platos de comida de los consumidores.

En Panamá, desde hace más de un año, se llevan a cabo los primeros estudios de microplásticos, para determinar qué cantidad de esta basura es consumida por los peces que luego llegan a los seres humanos. El estudio lo realiza la Universidad Tecnológica (UTP), en colaboración con la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología. En 2016, se destinaron $100 mil al estudio.

En septiembre pasado, en la última jornada de limpieza de playas de la Fundación Promar, se recolectaron 100 mil botellas. Pero no fue lo único. “Encontramos todo tipo de empaques plásticos y cartón que contaminan los mares”, afirmó el presidente de Promar, Ricardo Wong.

Lo alarmante de la situación, consideró Wong, es que no existe una voluntad política para mejorar el sistema de recolección de basura y, por otra parte, que todo se tira en las playas. “Hemos encontrado hasta televisores”.

Los rayos ultravioleta y el impacto del movimiento que sufre el plástico en el mar rompe los artículos desechados hasta convertirlos en microplástico, que son partículas menores de hasta cinco milímetros. Es decir, “llegas a tener una sopa de plástico de todo tipo en el mar, que llegan a ser tóxicos y los peces, como no los distinguen, se los tragan”, dijo Wong.

Explicó que los ácidos gástricos de los peces comienzan a tratar de descomponer el plástico, pero toda esa toxicidad se va al organismo. Luego, ese pez se lo come otro y se propaga la cadena tóxica, en la que también se incluye a los crustáceos.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente determinó que los océanos se han convertido en los basureros del mundo, ya que más de 8 millones de toneladas de plástico llegan cada año a estos. Por ello es que promueve la campaña “Mares limpios” para 2020. Es decir, en menos de dos años.

El asesino silencioso

La basura marina también tiene otro aliado: las “redes fantasmas”, que están acabando con varias especies.

Para el gerente de Ciencias en la Fundación Mar Viva, Juan Posada, estas redes abandonadas en el mar “constituyen una amenaza severa a la vida marina, que para muchos pasa desapercibida porque no se ve”.

Recomendó una mayor inducción al sector pesquero para que retire las redes del agua y las deposite en lugares adecuados.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Newsletter