CRIMEN ORGANIZADO

Azuero, la nueva ruta de la droga

A través de la operación 'El Gallero', en Los Santos, fue desmantelada una red dedicada al tráfico de estupefacientes la semana pasada.

Temas:

La droga ingresa al país por vía marítima, por las costas de la península, para luego ser trasladada por tierra a Chiriquí La droga ingresa al país por vía marítima, por las costas de la península, para luego ser trasladada por tierra a Chiriquí Expandir Imagen
La droga ingresa al país por vía marítima, por las costas de la península, para luego ser trasladada por tierra a Chiriquí Tomada de @SENANPanama

La península de Azuero emerge como la nueva ruta para el tráfico de drogas procedente de Colombia. Así lo revela Eduardo De la Torre, fiscal segundo de drogas.

“Por su posición en el Pacífico panameño, le facilita a estas personas [los narcotraficantes] los asuntos logísticos, como el abastecimiento de combustible y demás [...]”, argumentó el fiscal, quien explica que la droga ingresa al país por vía marítima, por las costas de la península, para luego ser trasladada por tierra a Chiriquí, y de allí pasa a la frontera con Costa Rica, con rumbo a Estados Unidos.

A través de la operación “El Gallero”, en Los Santos, fue desmantelada una red dedicada al tráfico de estupefacientes la semana pasada.

El grupo, según las fiscalías de Drogas, usaba las playas El Chumajal, en Guararé, y Los Guayaberos, en Los Santos, así como los poblados de Las Tablas Abajo y Sabana Grande para operar.

Al menos, 2 de los cargamentos de los que se responsabiliza a esta red, uno de 933 kilos y otro de 800 kilos de cocaína llegaron en sacos hasta El Chumajal, en donde fueron sepultados en bolsas plásticas para luego transportarlos.

LAS NUEVAS RUTAS DE LOS NARCOS

Playas casi vírgenes, abundante vegetación, zonas tranquilas, casi inexploradas. El escenario no solo seduce a aventureros en busca de sitios distintos para explorar el océano Pacífico.

Este paisaje también atrae a los traficantes de drogas, quienes han puesto su mirada en Azuero, la península más grande de Panamá, para introducir sustancias ilícitas desde Colombia.

El fiscal segundo de Drogas, Eduardo De La Torre, cuenta que, por su posición geográfica, esta área simplifica a los narcotraficantes asuntos logísticos, como el abastecimiento de combustible. En la zona se pueden ocultar grandes cantidades de drogas en potreros.

La semana pasada, a través de la operación “El Gallero”, el Ministerio Público desmanteló lo que ha denominado una narcorred en Los Santos, y vinculó a 11 personas con la organización.

En ese grupo figuran Manuel Antonio Domínguez Walker, los policías Luis Omar Álvarez Martínez y Manuel Esteban Salazar, entre otros, quienes están detenidos provisionalmente.

También se relaciona al alcalde del distrito de Los Santos, Eudocio Pany Pérez con este grupo. Pérez, integrante de la cúpula del Partido Revolucionario Democrático, tiene la medida cautelar de arresto domiciliario y fue separado del cargo.

La organización, de acuerdo con las pesquisas de las fiscalías, usaba playas casi vírgenes de Los Santos como centro de operaciones.

Mientras que el exfiscal de Drogas José Abel Almengor expresó que la península de Azuero, por su colindancia con las costas, es un “área sensitiva” ya que, por la vía marítima y posteriormente por tierra, se puede mover droga en contenedores con destino a Centroamérica.

“En estas zonas, las organizaciones criminales tratan de captar a personas de la población para facilitar las operaciones de custodia o encaletamiento de drogas”, contó. Agrega que la droga casi siempre llega por el mar y luego es transportada por tierra. Recordó que hace unos años los grupos criminales hacían aterrizar avionetas en fincas de la región de Azuero para introducir drogas.

El movimiento de droga en la región no cesa, a pesar de que desde 2012 opera en el puerto de Mensabé una base del Servicio Nacional Aeronaval, la segunda más grande del país después de la de isla Chapera, en el archipiélago de Las Perlas.

Aunque no precisaron la droga decomisada en Azuero, datos estadísticos del Ministerio Público dan cuenta que en Panamá se han incautado este año poco más de 40 toneladas de drogas, cifra similar a lo decomisado en igual período el año pasado.

Según el fiscal De La Torre, han decomisado este año 31 toneladas de cocaína, 5 toneladas y media de mariguana y 3.8 de otras drogas, cargamentos hallado en la vía Interamericana, aeropuertos, costas, puertos y fronteras.

Buena parte de las incautaciones, de acuerdo con el fiscal, tiene un denominador común: el nexo con el Clan Úsuaga, estructura criminal colombiana que suele usar el pacífico panameño para enviar droga a Centroamérica y Estados Unidos.

Según De La Torre, las organizaciones criminales suelen reclutar personas que trabajan en los puertos del país. Las autoridades ya conocen su forma de operar. Realizan movimientos cronometrados. Por ejemplo, cuatro minutos es el tiempo que demoran las cámaras de vigilancias en enfocar de un contenedor a otro. En ese lapso, el trabajador del puerto al servicio del narcotráfico viola el sello de seguridad de los contenedores, abre las puertas y tira un bolso con cocaína. Finalmente, cierra la puerta y pone un sello falso.

“Ellos tiran los maletines a los contenedores de una manera burda y no oculta. Tú abres las puertas de los contenedores e inmediatamente ves los bultos ahí tirados”, añade el funcionario del Ministerio Público.

El fiscal contó también que, por lo general, la droga que logra salir de los puertos tiene como destino Bélgica, Holanda y España, donde el kilo de cocaína puede costar hasta $70 mil ( ver infografía)

Las nuevas rutas de los narcos Expandir Imagen
Las nuevas rutas de los narcos

Para contrarrestar este tipo de ilícito, los puertos se han visto obligados a invertir en equipos de vigilancia más sofisticados. También deben mantener un control permanente del personal que labora en estas instalaciones para evitar infiltraciones del narcotráfico, informaron fuentes ligadas al sector portuario.

Por tratarse de un asunto sensible, la seguridad en los puertos es algo que se toman muy en serio las oficinas de persecución del crimen de la Dirección de Investigación Judicial y de las fiscalías de Drogas del Ministerio Público.

LAS LANCHAS RÁPIDAS

Otra de las áreas apetecidas por los traficantes de estupefacientes para introducir sustancias ilícitas a Panamá es el área de las costas colindantes con Coclé del Norte. La razón: de acuerdo con las autoridades, esta área es usada por lanchas rápidas, embarcaciones construidas con materiales ligeros y resistentes que son impulsadas por, al menos, tres motores de cientos de caballos de fuerza.

Este medio de transporte, durante años, ha sido uno de los métodos más efectivos para las redes criminales en el transporte de droga. En Panamá, el sistema de radares que adquirió el pasado gobierno a Finmeccanica en $125 millones para lucha contra el narcotráfico, no logró detectar el paso de estas lanchas.

“En esa área, donde se da el paso de lanchas rápidas, se han incautado cargamentos de drogas de manera constante desde el año 2005 para acá”, detalló el exfiscal Almengor.

MOCHILEROS

Las organizaciones al servicio del crimen también contratan mochileros para transportar la droga de Colombia hasta Darién, a través de las múltiples trochas en la zona fronteriza.

Por lo general, avionetas en tránsito clandestino se encargan de tirar la droga en playas. Luego es recuperada y se pone en un lugar específico. Más adelante llega a las manos de los mochileros, en la mayoría de los casos, personas de la comunidad, que la introducen al país poco a poco y después es guardada en centros de acopio para su tráfico.

El fiscal De La Torre detalló que este método es muy sencillo para los grupos dedicados al trasiego de estupefacientes. Le pagan “a una persona mil o 2 mil dólares para que en su mochila traiga de 10 a 15 kilos (…) la mayoría son jóvenes del área de Darién”.

Los que usan este esquema casi siempre entregan el cargamento en el distrito de Chepo, y luego otro grupo se encarga de hacer llegar la sustancia ilícita hacia la capital, a través de carros con doble fondo.

“Esto básicamente depende de los perfiles que analicen las organizaciones criminales en un determinado momento: cómo está ubicada la fuerza de intervención y qué resulta para ellos más efectivo o más práctico, si moverla en un solo bote o de manera fraccionada”, dijo Almengor.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter