Consumo de producción agrícola

El reino del aguacate

En el último quinquenio la producción de aguacate en el país creció 64% o el equivalente a 55 mil 310 quintales. Chiriquí es la zona de mayor siembra.

Temas:

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo. En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo. Expandir Imagen
En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo. Archivo

El aguacate se convierte en ingrediente de primera necesidad en la gastronomía local. La demanda de esta fruta exótica se advierte en restaurantes y en hogares, más que nada en las áreas urbanas.

Este fruto de alto consumo por sus cualidades alimenticias y nutricionales ha incrementado su producción en el país en el último quinquenio en 64%, o el equivalente a 55 mil 310 quintales, según cifras de la Dirección de Agricultura del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA).

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades simmonds, choquete, booth y criollo.

En la categoría de criollo están el clásico mantequilla y el aguacate de leche. El mantequilla se caracteriza por un cuello corto y pulpa color amarillo, mientras que el de leche tiene el cuello más largo. La provincia de Chiriquí, Veraguas, Chepo en Panamá este, Coclé, Darién, la comarca Ngäbe Buglé y Los Santos destacan entre las zonas de mayor producción.

El 95% de la producción de aguacate del país proviene de Chiriquí. En esta zona agrícola 50 agricultores cultivan 345 hectáreas del fruto.

El aumento en la producción local se debe a un mejor precio pagado al agricultor. El ciento de aguacate oscila entre 50 dólares y 125 dólares, según el tamaño del fruto, manifestó Ángel Carril, coordinador del programa de frutales del MIDA.

Sin embargo, el cultivo en el país se enfrenta a algunas limitaciones, como la alta incidencia de plagas, la falta de materiales de alta calidad genética, una baja asociatividad de los productores y un deficiente manejo poscosecha, comentó el funcionario.

El aguacate se considera un ingrediente de alta cocina y en los últimos dos años ha crecido su demanda en el país, manifestó Yoris Morales, presidente de la Asociación de Productores y Comercializadores Agrícolas del Mercado de Abastos.

Aunque la demanda es alta, la producción local no logra suplirla y se requiere importar, comenta Morales.

En el país se comercializa el aguacate importado de República Dominicana, Colombia, Guatemala, Costa Rica, México, Estados Unidos y Perú.

De enero al 8 de noviembre de 2017 ingresaron al país un millón 125 mil 183 kilogramos de aguacate de República Dominicana, 108 mil 352 kilogramos de Colombia, 107 mil 660 kilogramos de Guatemala, y 46 mil 900 kilogramos de Costa Rica, según cifras de la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (Aupsa).

En el mercado local el aguacate de la variedad Hass de México es el más costoso, comenta Morales. El kilogramo oscila entre 5.50 dólares y 7 dólares. Este es un aguacate de la piel rugosa y color oscuro que solo venden en los supermercados.

El fruto colombiano conocido como papelillo se vende a 1.75 dólares la unidad. El de República Dominicana, que es un fruto grande, se vende a entre 1.25 y 1.50 dólares.

El aguacate criollo oscila entre 50 centésimos y 1 dólar la unidad.

En Panamá el consumo per cápita es de 3 kilogramos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter