A propósito...

La pesca y la acuicultura se enfrentan a nuevos retos

Temas:

La producción pesquera mundial sigue registrando récords históricos: 170 millones de toneladas en 2016, impulsadas en buena medida por la acuicultura, con un crecimiento que supera el 4% anual en los últimos años.

América Latina y el Caribe aporta el 11% a la producción global, con 3 de los principales 20 productores pesqueros a nivel mundial: Perú, Chile y México. En la producción acuícola nuestra contribución es menor, con apenas el 4%, pero una expansión sostenida, con América Central despuntando con fuerza por el cultivo de tilapia, fundamentalmente en Honduras y Costa Rica. Se estima que en 2030 crezca un 33% el consumo de pescado en América Latina, acompañado de un crecimiento esperado del 49% de la producción acuícola.

Estas son las principales cifras que se desprenden del informe El Estado Mundial de la Pesca y la Acuicultura 2018, publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), un referente para tomar el pulso a la producción pesquera y acuícola global e identificar áreas emergentes y desafíos que requieren atención de sociedades y gobiernos del mundo. Pero más allá de las históricas cifras de producción alcanzadas en nuestra región, destaca su contribución al crecimiento económico y al combate a la inseguridad alimentaria y la pobreza. Este sector es el principal sustento de más de 2.4 millones de familias, y más de mil comunidades ribereñas, tanto costeras como vinculadas a ríos y lagos, que dependen de la pesca para asegurar su seguridad alimentaria.

Sin embargo, este escenario de expansión enfrenta diversos retos para su sostenibilidad si el sector quiere cumplir su indispensable rol económico y alimentario en las próximas décadas.

Uno de estos retos es reducir el porcentaje de poblaciones de peces explotadas más allá de la sostenibilidad biológica, a lo que se une el cambio climático, uno de los principales factores que requieren ser atendidos. Para ello es necesario promover estrategias de fortalecimiento de la resiliencia de las comunidades pesqueras y acuícolas, tanto en la abundancia y distribución de las especies como en las propias comunidades, que son devastadas por más intensos y frecuentes fenómenos meteorológicos.

Aprovechar las oportunidades que el sector, la geografía y el ambiente de la región ofrecen requiere dar una respuesta mediante una mayor priorización de la pesca y la acuicultura en las políticas públicas y las agendas nacionales.

Recientemente, la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá, con apoyo técnico de la FAO, estableció el plan nacional de acción para la pesca sostenible, para promover un sector pesquero que brinde beneficios a la sociedad y contribuya a la protección de los recursos naturales.

Solo desde un enfoque integral será posible garantizar un desarrollo ordenado e inclusivo del sector y la sostenibilidad de nuestros recursos pesqueros y acuícolas.

El autor es Oficial de Pesca y Acuicultura de la FAO para América Latina y el Caribe

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Newsletter