Ventana Fiscal

Los caminos del comino

Temas:

Me importa un pepino, dice el argot popular, que en otros lugares es igual a decir que me importa un comino, para señalar que algo no tiene mayor importancia para el que así se expresa, olvidando que el pepino y el comino tienen su propio valor como alimento el primero y como esencia y valor medicinal el segundo.

Si vamos al campo fiscal, muchas de las partes pasivas caminan como si les importara un pepino o un comino cumplir cabalmente sus obligaciones fiscales. Excusas puede haber muchas, pero ninguna es suficientemente válida como para no pagar los impuestos que nos corresponde pagar después de aplicar las leyes en su justa dimensión y utilizar las opciones que las mismas normas nos permiten, para reducir su impacto. Como quiera que el desconocimiento de las leyes no es excusa para no cumplirlas, he aquí ciertas recomendaciones para combatir el poco importa:

1 – Docencia fiscal actualizada que se adquiere mediante el constante estudio de las normas aplicables a cada actividad generadora de rentas en Panamá, y aceptar que sin impuestos no hay paraíso.

2 - Asesoramiento permanente mediante contadores y abogados verdaderamente tributaristas, con experiencia en el difícil campo de los impuestos. En cuanto a la parte activa de la relación tributaria (la Dirección General de Ingresos – DGI), también tiene su cuota de responsabilidad en cuanto a ese comportamiento de poco importa de las dos partes, pues por ley tiene la responsabilidad y la autoridad para velar por los intereses del Estado panameño sin abusar de su autoridad. Para ello, es necesario romper paradigmas del pasado y actuar en concordancia con su misión fiscalizadora. Igual ofrecemos unos mensajes a fin de eliminar el pepino:

1 – Docencia fiscal que debe ofrecer la DGI a sus propios funcionarios, quienes no pueden hacer más de lo que la ley les permite.

2 – Eliminar controversias antojadizas, como pretender cobrar el impuesto complementario sin definir la verdadera renta neta gravable del período con razonamientos alejados de la justicia fiscal.

3 - No expedir resoluciones sobre períodos vencidos o prescritos, pues constituyen una evidente violación del artículo 720 del Código Fiscal.

4 - Atender con justicia las solicitudes de no aplicación del CAIR, pues se ha hecho costumbre que la DGI rechace las mismas por falta de tiempo para un estudio serio argumentando razones pueriles y alejadas de toda realidad.

5 – Ejercer mayor fiscalización presencial a fin de reducir los márgenes de riesgo de los contribuyentes, sobre todo en aquellas áreas geográficas y actividades abandonadas hace años. Basta visitar encubiertos a ciertos restaurantes que acostumbran preguntar al cliente si quiere la factura fiscal.

6 – Modificar ciertas normas que afectan el fiel cumplimiento fiscal. Una de ellas es la excepción de presentar declaración jurada anual a quienes se agitan en el campo agropecuario cuando sus ingresos del año sean menores de 350 mil dólares. No solo se pierde la información cruzada, sino que se relaja el cumplimiento y pierde la fiscalización.

Cápsula fiscal- Próximamente estaremos cumpliendo 12 años de estar en esta trinchera. El próximo artículo será mi despedida, pues ha llegado el momento de darle paso a las nuevas generaciones con una pluma valiente y certera que continúe la docencia fiscal.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Newsletter