SALÓN AERONÁUTICO

Boeing llega a exposición en en plena crisis del 737 MAX

Según las estimaciones de la empresa estadounidense, el mundo necesitará 44 mil nuevos aviones en los próximos 20 años.

Temas:

En abril Boeing evaluó en mil millones de dólares el coste de la crisis del MAX, una cifra que podría seguir aumentando. En abril Boeing evaluó en mil millones de dólares el coste de la crisis del MAX, una cifra que podría seguir aumentando. Expandir Imagen
En abril Boeing evaluó en mil millones de dólares el coste de la crisis del MAX, una cifra que podría seguir aumentando.

El constructor estadounidense de aviones Boeing llegó ayer al salón aeronáutico de Le Bourget en plena crisis de su modelo 737 MAX, inmovilizado desde marzo tras dos trágicos accidentes mortales que lastraron la imagen de la compañía.

“Tenemos trabajo para recuperar la confianza del público”, dijo el domingo el presidente de Boeing, Dennis Muilenburg, un día antes de la apertura del salón, y reconoció que “esta confianza se ha visto afectada por los accidentes recientes” de dos Boeing de Lion Air y de Ethiopian Airlines, que dejaron un total de 346 muertos.

Boeing anunciará nuevos pedidos de aviones durante el salón, pero probablemente menos que otros años.

“Venimos a este salón concentrados en la seguridad. Venimos con un tono humilde y de aprendizaje, siempre confiando en nuestro mercado, pero es una confianza humilde”, dijo el directivo.

Según las estimaciones de Boeing, el mundo necesitará 44 mil nuevos aviones en los próximos 20 años y el mercado civil y militar supondrá unos $8.7 millones de millones en los próximo 10 años, frente a los $8.1 millones de millones de sus previsiones del año pasado.

“Para nosotros es importante estar aquí para hablar a nuestros clientes, a todas las partes implicadas, a nuestros subcontratistas”.

Dennis Muilenburg, presidente de Boeing.

Frente a la crisis del MAX, Dennis Muilenburg reconoció de nuevo que hubo “errores” por parte de Boeing, sobre todo de comunicación.

Las revelaciones sobre el proceso de certificación del aparato por parte de la agencia federal de la aviación estadounidense (FAA), considerada demasiado dependiente del fabricante, provocaron una crisis de confianza entre los pilotos y parte de las agencias mundiales de la aviación civil.

Boeing está acusado de no haber dado informaciones importantes a sus clientes sobre la señal de alerta que advierte de disfunciones del MCAS, un sistema que toma el control del avión para evitar que pierda sustentación y que estuvo implicado en los dos accidentes del 737 MAX.

“Trabajamos para mejorar nuestra comunicación”, dijo el presidente de Boeing. “Sabemos que hay dominios en los que tendríamos que haberlo hecho mejor (...) Queremos asegurar la transparencia y una comunicación efectiva con todas las partes implicadas”.

Por el momento, la compañía de Seattle trabaja a contrarreloj para corregir el sistema MCAS, pero todavía no ha presentado las modificaciones para poder superar el proceso de certificación.

Aunque Dennis Muilenburg no dio una fecha exacta, aseguró que los vuelos del avión se reanudarán este año.

“No puedo darles un calendario preciso, pero (...) les puedo decir que progresamos regularmente y vemos cómo los reguladores convergen juntos para certificarlo y devolver al MAX al cielo”, declaró Muilenburg.

Los clientes de Boeing en todo el mundo, tanto compañías aéreas como subcontratistas, se han visto afectados por la paralización del 737 MAX.

“No estamos compitiendo en seguridad, trabajamos todos juntos”, añadió.

Hasta ahora existía un sistema de reciprocidad entre los reguladores aéreos para certificar la seguridad de un avión. Pero desde los dos accidentes, las autoridades de la Unión Europea o de países como Canadá o Brasil dijeron que harían su propia evaluación de la corrección del sistema MCAS.

La FAA organizó en mayo una reunión sobre el MAX con autoridades de la aviación civil de 33 países, pero por falta de consenso no se pudo fijar una fecha de reanudación de los vuelos.

Por el momento, entre 100 y 140 MAX están aparcados en varias plantas de Boeing, indicó Muilenburg. El fabricante tuvo además que reducir su ritmo de producción de 52 a 42 aparatos mensuales.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan