ESTADOS UNIDOS CAMPEÓN

Su primer clásico

A pesar de que no contaban con sus principales figuras, supieron integrarse y ganar el título.

Planean un futuro brillante para el torneo

Temas:

Los estadounidenses celebraron en grande tras caer en el último ‘out’. Los estadounidenses celebraron en grande tras caer en el último ‘out’. Expandir Imagen
Los estadounidenses celebraron en grande tras caer en el último ‘out’. Mark J. Terrill

El abridor de los Azulejos de Toronto, Marcus Stroman, fue proclamado como el Jugador Más Valioso del Clásico Mundial de Béisbol, después de que Estados Unidos venciera 8-0 a Puerto Rico y se coronara campeón.

El derecho estadounidense retiró con rodados a los tres primeros bateadores que enfrentó. En total, permitió 1 imparable, recetó 3 ponches y concedió 1 boleto al emplear 73 lanzamientos.

Así, se desquitó de su mala salida en la derrota 6-5 ante Puerto Rico en la segunda ronda del torneo.

Puerto Rico volvió a quedarse a la orilla de la gloria máxima en el Clásico Mundial. Con sus bates silenciados en la final, los puertorriqueños debieron conformarse con el subcampeonato.

La ofensiva puertorriqueña fue dominada en seis episodios por Stroman, que fue apoyado por un cuadrangular de dos carreras de Ian Kinsler para liderar la contundente victoria estadounidense.

Puerto Rico perdió por primera vez en ocho partidos en esta edición y superó a sus rivales con un marcador global de 55-26. Los boricuas apenas pudieron dar tres hits en la final que se le puso a contracorriente con el jonrón de Kinsler en el tercer inning.

Fue un desenlace igual de amargo a la de la final de hace cuatro años, cuando perdieron por blanqueada ante República Dominicana.

“No nos sentimos frustrados. Este es un equipo joven que en los próximos tres Clásicos dará mucho que hablar”, dijo el mánager boricua Edwin Rodríguez.

“Yo me siento muy orgulloso por este equipo y todo Puerto Rico también por este equipo joven, que tiene un gran futuro”, añadió. “Levantamos ese ánimo colectivo en tiempos difíciles en Puerto Rico”.

“Nos dominaron en todas las facetas del juego”, reconoció Rodríguez. “Creo que los dos mejores equipos del torneo estuvieron en la final y Estados Unidos nos ganó”.

LA OTRA CARA

Para los estadounidenses, la consagración tiene un significado inmenso tras decepcionantes resultados previos, incluyendo dos oportunidades en las que naufragaron en la segunda ronda.

Todo fue distinto esta vez. “Queríamos poner a Estados Unidos en la cúspide del béisbol mundial y lo logramos”, expresó el primera base Eric Hosmer.

Aunque luminarias como Mike Trout y Clayton Kershaw declinaron participar, el mánager Jim Leyland pudo reunir un equipo con el suficiente talento para levantar la corona en casa.

“No tengo la intención de que se me malinterprete, pero, en gran medida y hasta ahora, los otros países se tomaban este torneo con algo más de seriedad que Estados Unidos”, afirmó Leyland, de 72 años.

“Conversándolo con nuestros jugadores, sé que van a correr la voz. Varios jugadores me han dicho que esta es la experiencia más grande de sus vidas”.

No fue hasta el séptimo cuando Puerto Rico pudo conectar su primer hit ante Stroman. Fue un doble de Ángel Pagán por el bosque izquierdo al abrir la entrada y Stroman fue relevado de inmediato, recibiendo una ovación de pie.

Stroman transfirió con boleto a Carlos Beltrán al abrir el segundo, pero su defensa salió a su auxilio. Yadier Molina bateó un rodado directo al torpedero Brandon Crawford, quien inició el doble play.

Stroman procedió a ponchar a Báez para poner fin al episodio.

“Ha sido una experiencia increíble”, señaló el pícher. “Y voy a volver dentro de cuatro para defender el título”.

Frente a 51.56 en el Dodger Stadium, Estados Unidos descargó un ataque de 13 hits en su primera final y terminó el torneo con marca de 6-2.

“Estos jugadores se presentaron para rendir al máximo”, señaló Joe Torre, el gerente de la selección estadounidense. “Lo que más me asombró fue lo rápido que se pusieron en armonía y Jimmy (Leyland) se merece mucho de ese crédito. Es un gran grupo que entendió el significado de este torneo”.

Planean un futuro brillante para el torneo

Rob Manfred se expresó confiado en que este torneo —pese a sus vicisitudes— ha tenido un éxito resonante. Y luego de que hablase del “punto de inflexión” dado con la edición de 2017, el comisionado de las Grandes Ligas avizora un futuro brillante para el Clásico. “Hemos tenido concurrencias que no solo han roto récords, sino que dieron rienda suelta a una pasión que uno se queda pensando cuándo fue la última vez que tuvimos algo tan bueno”, dijo Manfred.

Manfred y el director del sindicato de peloteros, Tony Clark, se mostraron en completa sintonía sobre el éxito del cuarto Clásico, que batió récords de concurrencia y expandió el alcance de las transmisiones de televisión, en una plataforma singular para mostrar el béisbol por todo el mundo. Los ejecutivos están seguros de que habrá un quinto Clásico, lo más seguro en 2021, un año después de que el béisbol vuelva al programa de los Juegos Olímpicos en Tokio 2020.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan