Golfista panameña

Laura Restrepo: retos y sacrificios

Laura Restrepo representará a Panamá en los  juegos regionales que se realizarán en Colombia y Nicaragua.

A finales de este mes, podría cumplir uno de sus sueños: entrar a jugar en lo más selecto del golf mundial femenino.

Temas:

Laura Restrepo Laura Restrepo Expandir Imagen
Laura Restrepo LA PRENSA/Jazmín Saldaña

Laura Restrepo hace un repaso rápido de su vida. No olvida sus inicios como golfista, tampoco que está a un golpe, prácticamente, de concretar una hazaña, obtener un cupo para participar en el LPGA. Sería la primera panameña en hacerlo.

Jugar en la élite mundial del golf femenino ha sido el sueño de Laura, una espigada jugadora que también representará próximamente a Panamá en los Juegos Bolivarianos, con la esperanza de allanar el camino para estar en los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020.

Es su otra meta, su otro sueño.

Restrepo conforma junto a Raúl Carbonell y Mike Norman la delegación panameña de golf que asistirá a los Juegos, que se desarrollarán del 11 al 25 de noviembre en Santa Marta, Colombia.

Su trabajo no termina allí, días después tendrá que enfrentarse a cerca de 150 golfistas en el Q-School, un torneo que está en última etapa y que otorga 20 cupos directos y otros 25 más parciales para jugar en el Ladies Professional Golf Association (LPGA) en Estados Unidos.

Restrepo es graduada en finanzas en la Universidad de Louisville, Kentucky, donde tuvo la oportunidad de liderar el equipo de golf femenino durante varios años.

La golfista se declaró en julio del año pasado profesional y desde entonces intenta lograr su cupo en la LPGA. “No será fácil, pero me enorgullece saber que soy la primera panameña en intentar conseguir este sueño. Es un proceso que requerirá de tiempo, esfuerzo y todas las ganas que estoy dispuesta a ponerle”, agregó en su momento.

Varios meses después y de participar en alrededor de 25 torneos, Laura reconoce que la carrera como golfista profesional requiere de “mucho sacrificio”. Mencionó, entre otras, que su auto se convirtió en un compañero inseparable, que la llevó a recorrer muchas canchas de Estados Unidos.

“Es un sacrificio que hago para cumplir con mi sueño, jugar en la LPGA”, advierte Restrepo, quien agrega que en este momento el golf no le da para vivir, pero pronosticó que “vendrán mejores tiempos”, mientras suelta una ligera sonrisa.

De no lograr clasificarse al LPGA, la golfista anunció que el próximo año volverá a intentarlo. Ella tiene asegurada su participación en los torneos Symetra Tour, que dan a final de temporada 10 tarjetas para jugar en el mejor circuito femenino del mundo.

Restrepo regresó a su patria, y aprovechó para visitar el Club de Golf de Panamá, donde dio sus primeros golpes a la edad de nueve años.

“Es un orgullo ver la bandera panameña cada vez que participo en un torneo”, destacó en el cuarto del salón de la fama del recinto.

Allí confirmó que está a un paso “literalmente” de tener su tarjeta de LPGA. Además, dijo que está muy orgullosa de representar a Panamá en los campos estadounidenses, en los Juegos Bolivarianos y en los próximos Juegos Centroamericanos, estos últimos se realizarán en diciembre en Nicaragua.

¿Es muy difícil jugar como profesional?

Es muy diferente, hay que estar todo el día enfocado solo al golf. Antes tenía que compartir mi tiempo.

¿Le da para vivir del golf?

En este momento no, pero ojalá que muy pronto.

¿Cuáles son sus metas en este deporte?

Mi meta es llegar al LPGA, por medio del torneo Q-School. Si no paso, ya tengo garantizado jugar en 2018 todo el Symetra, que da al final 10 tarjetas al LPGA.

¿En algún momento se ha sentido vencida al no clasificar en un torneo?

Sí, el año pasado; sí, me dio muy duro la primera etapa de Q-School, era mi primera participación como profesional, solo llevaba dos meses jugando. Al final lo supe manejar, fue entonces que me di cuenta de que necesitaba más experiencia y jugué como en 25 torneos seguidos, con mucho sacrificio, pero me ayudó mucho.

¿Cree que el aspecto psicológico es importante en el desarrollo de un atleta?

Restrepo estuvo de regreso en el Club de Golf de Panamá, donde inició prácticamente su carrera.LA Expandir Imagen
Restrepo estuvo de regreso en el Club de Golf de Panamá, donde inició prácticamente su carrera.LA PRENSA/Jazmín Saldaña

Totalmente. Mi entrenador es el de mi universidad, me ha ayudado mucho con el aspecto mental.

De los torneos en los que ha participado ¿cuál es el que más recuerda?

Para mí, el torneo que gané en la universidad. Además, a principios de este año logré dos títulos, que fueron mis primeras victorias como profesional. Fue muy motivador y me reafirmó que es lo que quiero hacer, que sí puedo ganar. Fue muy importante para mí, me dio confianza.

¿Cuál es tu fortaleza en el golf?

Son mis hierros y mi driver.

¿Qué es lo más difícil de ser profesional?

Para mí es viajar y enfrentarte en cada semana a una cancha diferente, tienes que ajustarte.

¿Alguna recomendación para jugadores que desean seguir tus pasos?

Que sepan que se requiere de mucha dedicación y sacrificio. En este deporte hay que tener las ganas, es un trabajo duro.

¿Cómo es la vida de una golfista profesional que está haciendo sus pininos?

Cuando me gradué no tenía en mente dónde iba a vivir. Así que me tocó estar con todas mis cosas en el carro, de torneo en torneo, de ciudad en ciudad, es un sacrificio muy grande. A veces las familias de las golfistas participantes abren sus casas para otros jugadores, sino, toca dormir en hoteles. Ya justo hace un mes alquilé un apartamento en Florida y allí estaré el invierno practicando.

La jugadora panameña estuvo compitiendo en Estados Unidos.LA Expandir Imagen
La jugadora panameña estuvo compitiendo en Estados Unidos.LA PRENSA/LA PRENSA/Jazmín Saldaña

¿Cómo compartes tu tiempo libre?

Es importante tener un equilibrio. Me gusta leer, ver películas, además, ya tengo varias amigas en el tour con las que comparto. Es importante tener amistades, porque el golf es muy solitario, eres tú sola en tu carro de torneo en torneo. Me gusta conversar con personas que están en la misma condición y de una forma ayudarnos.

¿Con cuántos jugadores te enfrentaste en Q-School?

En la primera fase fue de 400, la siguiente de 200 jugadoras; ambas las pasé. Ahora sólo quedamos 150 para aspirar a mi tarjeta. Son 20 tarjetas full y 25 más parciales para jugar en el LPGA.

¿Qué le gusta comer?

La comida italiana, las pastas.

¿Cuál es su música preferida?

No tengo, escucho de todo.

¿Le gustaría ser una dirigente deportiva?

No, en este momento estoy enfocada en conseguir mis objetivos en el golf, tal vez más adelante.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter