Grandes ligas

El ‘Mo’mento de Panamá

Temas:

Alexander Arosemena Alexander Arosemena

Alexander Arosemena

El ‘Mo’mento de Panamá El ‘Mo’mento de Panamá

El ‘Mo’mento de Panamá

El ‘Mo’mento de Panamá El ‘Mo’mento de Panamá

El ‘Mo’mento de Panamá

El ‘Mo’mento de Panamá El ‘Mo’mento de Panamá

El ‘Mo’mento de Panamá

Casi tres décadas después, un niño que comenzó a jugar con manillas de cartón en El Tamarindo de Puerto Caimito se convirtió ayer en el segundo panameño que ingresa al Salón de la Fama de las Grandes Ligas, en una ceremonia que se desarrolló en Cooperstown, Estados Unidos.

Se trata de Mariano Rivera, líder de salvados de todos los tiempos, con 652, y único pelotero que lo ha conseguido, por el momento, con la credencial de unanimidad, al obtener los 425 votos de los escritores de béisbol de América.

El hijo de Puerto Caimito se une a Rod Carew como los dos únicos panameños que han sido inmortalizados en el templo de Cooperstown, donde 329 peloteros han sido exaltados hasta la fecha, varios de ellos latinos.

“Seguir los pasos a alguien como Carew es algo especial, viniendo de nuestro Panamá”, dijo Rivera. “Panamá debe estar orgulloso de tener dos peloteros en el Salón de la Fama”, agregó .

Carew, quien ganó siete títulos de bateo de la Liga Americana y fue convocado a 18 Juegos de Estrellas, está recuperado de un trasplante de corazón y riñón del jugador de la NFL Konrad Reuland.

El bateador también tuvo palabras de elogio para el nuevo inquilino del salón de los inmortales. “Ahora tengo otro compatriota conmigo, Mariano tuvo una excelente carrera”, agregó.

Su discurso fue de agradecimiento y sobre destellos de su carrera, que finaliza con la exaltación al Salón de la Fama.

El destacado bateador, que cumplirá 74 años en octubre próximo, fue exaltado en 1991, cuatro años antes de que Rivera comenzara a jugar con el uniforme de los Yankees de Nueva York. Para Rivera, vestirse con esa camiseta fue el mejor momento como pelotero en las Grandes Ligas.

Ayer también fueron honrados el fallecido Roy Halladay, Edgar Martínez, Mike Mussina, Harold Baines y Lee Smith, un grupo que representa tres tipos distintos de jugadores: bateadores, abridores y cerradores.

Para Rivera, también conocido como Mo, Apaga y Vámonos y Enter Sandman, ha sido una historia con final feliz. Aquel niño que comenzó a jugar en una calle que se convertía en un estadio imaginario y que lo firmaron en un segunda oportunidad se ha convertido en la nueva leyenda del deporte panameño.

El ganador de cinco series mundiales con los Yankees se desempeñó durante 19 temporadas como abridor, relevo y cerrador, esta última faceta fue su preferida, la realizó por 17 campañas.

¿Qué será de Mariano después de ingresar al Salón de la Fama? Su respuesta, en una entrevista previa, fue sencilla y directa: continuará sirviendo y dándole la mano a aquellos que lo necesitan, eso es lo que “me encanta hacer”.

La distinción de Rivera lo une a grandes leyendas del deporte nacional, como lo son Roberto Durán, múltiple campeón mundial de boxeo; Irving Saladino, medallista de oro olímpico y de tantos otros que le han brindado satisfacción y alegrías a Panamá.

Discurso de agradecimiento de Rivera

En su discurso Rivera tuvo palabras de agradecimiento para Dios, su familia, la organización de los Yankees, Puerto Caimito y Panamá.

El nuevo Salón de la Fama detalló a grandes rasgos su llegada a este deporte, resumió su trayectoria de 19 temporadas, y cómo aprender el inglés le ayudó en su carrera.

“Dios me mandó al béisbol”, destacó Rivera, al referirse a que en su niñez quiso ser como Pelé, un astro brasileño de fútbol, un deporte que le fascinaba.

Además, tuvo palabras de respeto para Carlos Chico Heron, quien le ayudó en su contrato con los Yankees. Recordó que su firma fue de 2 mil dólares.

Igualmente, se refirió a su recta cortada, ese lanzamiento que le ayudó a conseguir el récord de salvados.

Destacó que pasó apuros por no dominar el inglés cuando arrancó a jugar en 1995. El mensaje de Rivera de ayer inició en inglés, pero guardó sus últimas palabras para agradecerle a Panamá en el idioma español.

“Para mi Panamá querido, algo especial. Siempre di lo mejor de mí para representarlo”, agregó. “Esto es de ustedes, gracias por el apoyo, los amo”, concluyó.

Números

En la presentación de la clase de 2019 se mencionaron algunos de sus logros en el Clark Sports Center. Edgar Martínez, de 56 años de edad, conectó 2 mil 247 hits y 309 jonrones. Jugó por 18 campañas con los Marineros de Seattle.

Roy Halladay murió el 7 de noviembre de 2017 en un accidente aéreo. Ganador de dos Cy Young y con porcentaje de carreras limpias de 3.38. Falleció a la edad de 40 años.

Mike Mussina tiene 50 años edad, fue convocado cinco veces al Juego de las Estrellas, ganó 270 juegos y perdió 153.

Harold Baines, actualmente de 60 años, jugó 22 temporadas en las Mayores, en las que acumuló 2 mil 866 hits y mil 628 carreras impulsadas.

Lee Smith tiene 61 años, fue elegido al Juego de las Estrellas en 7 ocasiones en las 18 temporadas en las que jugó para 8 equipos de Grandes Ligas.

En el acto de ayer se presentó un grupo de peloteros que ya habían sido exaltados al Salón de la Fama, entre ellos Randy Johnson, Iván Rodríguez, Trevor Hoffman, Tom Glavine, Vladimir Guerrero, Hank Aaron y Rod Carew, entre otros.

(Con información de redes sociales, agencias internacionales, MLB.com y televisión panameña).

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan