PELÍCULAS

La tradición de ir al cine se impone al consumo en línea

Los cines en Panamá parecen consolidarse paralelamente al auge de los servicios de cine en internet y la piratería.

Los títulos que atraen a las masas

Temas:

Un total de 5 millones 79 mil personas acudió a los cines locales en 2014. Un total de  5 millones 79 mil personas acudió a los cines locales en 2014. Expandir Imagen
Un total de 5 millones 79 mil personas acudió a los cines locales en 2014. LA PRENSA/Archivo

Cada fin de semana, como un ritual, miles de panameños acuden a las salas de cine del país a ver lo nuevo que hay en la cartelera. 

Un “devoto” local del llamado séptimo arte es Daniel Castillo, de 38 años, quien acude a disfrutar de lo mejor y lo peor del cine en compañía de su esposa y sus dos hijos, recreación familiar en la que gasta unos 30 o 40 dólares en promedio, dependiendo si ven la película en su versión 3D. “El precio ha subido, pero es como una tradición que me inculcaron y es entretenimiento sano fuera del hogar. Ver cine en casa no es lo mismo. Y en internet, menos”, resume. 

Al parecer, muchos piensan igual que Castillo. En total, durante 2014 los cines en Panamá recibieron 5 millones 79 mil visitas, la mayor cantidad registrada hasta ahora por la Asociación de Distribuidores de Películas.

Algo similar pasó con el reciente Festival Internacional de Cine de Panamá en abril pasado, que logró una cifra récord de asistencia con 28 mil 624 espectadores, 30% más que en 2014.

Además, con la apertura de un nuevo cine en Soho Mall y otro próximanente en Los Andes, la cantidad de salas locales casi llegará al centenar, según la Asociación de Distribuidores de Películas.

Los recintos del cine parecen consolidarse paralelamente al auge de los servicios de cine en internet y la piratería. 

Era digital

Netflix, el servicio de cine y televisión bajo demanda en internet que lidera este movimiento, reproduce cada día 100 millones de horas de películas, series, documentales y videos de su biblioteca online.

Según estadísticas reveladas por la marca hace unos meses, su cifra de suscriptores supera los 62 millones en unos 50 países y su valor en la bolsa rebasó al de la cadena de TV tradicional CBS (32 mil 900 millones de dólares por 30 mil 600 millones de dólares).

Apple TV, Roku, Google Chromecast y el Amazon Fire TV son algunas otras alternativas del amplio abanico de opciones para consumir cine y televisión en la era digital. Sin mencionar los servicios ilegales o “piratas”. 

Lo convencional

No obstante, el sistema tradicional, el de ir a las salas de cine, formar filas para los boletos y comprar sodas y popcorn, parece no perder su encanto. 

En Panamá, cada año más personas asisten a las salas de cine, un fenómeno que no es tal si se analiza que el grupo demográfico principal que asiste a los cines es de nivel medio y alto, y no suele consumir piratería, afirma Miguel Joseph, presidente de la Asociación de Distribuidores de Películas.

“Puede ser que algún porcentaje bajo de ese mercado utilice Netflix u otro medio online para ver películas, pero creemos que no es mayormente de impacto. Al grupo demográfico principal le gusta ir al cine y hacer una actividad alrededor de ello: salir a comer, ir a bailar, pasear... el asunto es salir de casa”, argumenta Joseph.

Sobre la tradición de ir al cine hace hincapié Luis Pacheco, presidente de la Asociación Cinematográfica de Panamá: “El cine es más que ver una película, es un escape, un descanso, a veces es necesario salir de la realidad; a veces es algo estresante, y esa experiencia incluye el salir de casa, comprar los bocadillos, pasar ese tiempo con la novia, esposa e hijos. Es, precisamente, una experiencia que no se puede reemplazar viendo solo la pantalla de una computadora o tableta”.

Joseph añade que hoy la piratería es consumida principalmente por la población que tiene un bajo nivel económico, al no contar con el poder adquisitivo para ir al cine. “Igualmente, este grupo de la población ya no es cliente de los cines desde hace muchos años. Este grupo de la sociedad selecciona mucho lo que quiere ir a ver al cine, y puede ser que asista a un cine unas pocas veces al año”, sustenta.

En tanto, para la cineasta Pituka Ortega Heilbron, directora del Festival Internacional de Cine de Panamá, la oferta de opciones y entretenimiento cultural sigue siendo carente en el país en contraste con una población ávida por el esparcimiento; entonces, allí entra el cine como la mejor alternativa.

Alternativa que, pese al incremento de precios de las entradas, demuestra que sigue siendo viable, estiman los consultados.

El aumento en ingresos que registra la industria en diferentes partes demuestra el gusto por ir a las salas y se mantiene en la mayoría de los mercados, añaden.

Tecnología y títulos atractivos

Mucho ha ayudado a la consolidación del cine la llegada de la tecnología digital, que ha mejorado la calidad de la imagen y sonido, fuera de los efectos 3D, los cuales han recibido la acogida del público, asegura Joseph.

Esta digitalización del sistema de exhibición también ha permitido que los estrenos se realicen, en la mayor parte de los casos, de forma paralela con los grandes mercados o con pocas semanas de diferencia, agrega.

¿Y qué tanto han influido los títulos? Mucho, reconoce Joseph, sobre todo aquellas películas o sagas recientes que se tornaron muy atractivas y esperadas por la audiencia, entre ellas El señor de los anillos, Harry Potter, Piratas del Caribe, Rápido y Furioso, la trilogía de Batman a cargo de Christopher Nolan, Iron Man y el resto de Vengadores o las historias animadas encabezadas por Toy Story.

Los títulos que atraen a las masas

Mucho han tenido que ver los títulos cinematográficos en cartelera para que las salas de exhibición  se mantengan en el trono de las preferencias de los espectadores. En 2015, por ejemplo, aparecen varias de las películas que suelen agitar las masas y la taquilla. Dos de ellas ya se estrenaron:  Furious 7 (que lleva mil 490 millones 426 mil dólares producidos)  y, más recientemente, Avengers: Age of Ultron, que en tres semanas de exhibición ha generado mil 159 millones 26 mil billetes verdes. En el caso de  Furious 7, su desempeño la ubica en el cuarto lugar de recaudación de todos los tiempos, muy cerca del tercer lugar que ostenta The Avengers (2012) con mil 518 millones 600 mil dólares. El puesto uno y dos son aún para Avatar (2009) y Titanic (1997), con 2 mil 788 millones de dólares y 2 mil 186 millones, respectivamente. Y en diciembre será el turno para Star Wars: Episode VII - The Force Awakens, que se espera se convierta en la más lucrativa del año.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Newsletter