película

'Neruda' lleva al chileno Pablo Larraín a las grandes ligas del cine

Competirá por los Globos de Oro con su filme 'Neruda', en el que reconstruye la persecución implacable a la que el gobierno de Gabriel González Videla sometió al poeta a finales de los años 40.

Temas:

Película policial de humor negro. Película policial de humor negro. Expandir Imagen
Película policial de humor negro. Tomada de Internet

Con una mirada desprejuiciada y crítica sobre la historia reciente y un cine al que logró imprimirle un sello propio, a sus 40 años el cineasta chileno Pablo Larraín está listo para jugar en las grandes ligas del cine mundial.

Por segundo año consecutivo, competirá por los Globos de Oro con su filme Neruda, en el que reconstruye la persecución implacable a la que el gobierno de Gabriel González Videla sometió al poeta a finales de los años 40.

Con Neruda, Larraín vuelve a romper esquemas para representar la figura de uno de los poetas más reconocidos en lengua española.

"Es alguien de 40 años que desde su propia generación mira al pasado y no lo mira con la herencia de las generaciones anteriores ni ideas fijas ni prejuicios. Y en eso es bien despiadado. Su mirada sobre la sociedad chilena es dura", dice a la AFP el crítico de cine Antonio Martínez.

"Es una mirada original, nueva y provocadora", coincide de su lado Ernesto Garratt, columnista de cine del diario El Mercurio, quien destaca también su manera arriesgada de filmar, con una velocidad distinta que le imprime un sello muy personal a sus películas.

Premio Nobel de Literatura en 1971 y miembro del Partido Comunista, Neruda protagonizó una singular huida del país a caballo por la cordillera de los Andes, en una travesía en la que estuvo a punto de morir.

En esta película policial de humor negro, Larraín prefirió dejar de lado facetas más reconocidas del poeta, militante comunista y diplomático, para abordar el lado más humano y no siempre glamoroso del mito, autor de los versos de amor más leídos del mundo.

La cinta de Larraín refleja las máscaras y hasta el cinismo de este mujeriego y bon vivant. Tanto, que en una escena una sindicalista en huelga se le acerca para preguntarle si la revolución es para que vivan todos como él.

La misma apuesta Larraín hizo con NO, su más reconocido filme hasta ahora y que en 2013 se convirtió en el primer filme chileno en aspirar a los Óscar en la categoría de mejor película extranjera. Con una descarnada visión sobre la campaña política para el plebiscito que puso fin a la dictadura de Pinochet en 1988, Larraín apostó también en ella por desmitificar una historia que en Chile tiene tintes épicos, cosechando numerosas críticas de sus protagonistas reales.

En NO el cineasta opta por abordar la historia desde los ojos de René Saavedra, un exitoso publicista alejado de la política que enfrenta la campaña publicitaria como una más, volviendo a quebrar esquemas.

En El Club, que ganó el Oso de Plata-Gran Premio del Jurado en el Festival de Berlín y fue seleccionado a los Globo y los Óscar de 2015, el cineasta se centra en un grupo de sacerdotes católicos criminales, a quienes la Iglesia esconde en una casa de un pueblo remoto.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan