Una nueva victoria para Michael Haneke

Temas:

Si alguien ha  tenido un extraordinario 2013, ese es el austríaco, de origen alemán, Michael Haneke (Múnich, 1942).

Este año su película más reciente, la hermosa y demoledora Amor, obtuvo 42 premios a nivel mundial, entre ellos  el Óscar, el Globo de Oro, el Bafta, el César y un Spirit.

Ahora, el director y guionista, todo un referente del género dramático, se lleva  el premio Asturias de las Artes.

Esta distinción, de acuerdo con el jurado de este galardón, se le entrega porque sus producciones son “una original y personalísima aproximación de radical sinceridad, aguda observación y extrema sutileza a problemas fundamentales que nos conciernen o afectan individual y colectivamente”.

Para el jurado de esta importante distinción española, el realizador “ilumina y disecciona con deslumbrante maestría aspectos sombríos de la existencia como la violencia, la opresión y la enfermedad” y los afronta “con extraordinaria sobriedad formal a la vez que abre espacios a la persistencia consoladora del amor, la confianza y el compromiso”.

El provocativo y tortuoso séptimo arte de Haneke no es para la audiencia promedio acostumbrada a los efectos especiales que distraen, y menos para los que se tragan, sin masticar siquiera, los argumentos complacientes y políticamente correctos  de esos con mensajes morales de cómo deben comportarse los individuos que han perdido su capacidad de cuestionar.

Sus historias y sus imágenes le exigen al espectador una toma de conciencia de que forman parte de esta sociedad que sabe manipular a sus integrantes y que es violenta por naturaleza.

Su propósito es denunciar a un sistema que atonta a quien pueda y que lleva al ser humano a que pierda  su bondad hacia los otros.

A Haneke se le puede acusar de hacer un cine trágico y siniestro, de esos que ahogan las esperanzas y avivan las penas, pero nadie puede decir que está mintiendo o exagerando en sus planteamientos.

Haneke, hijo querido de los festivales de Cannes (Francia) y Stiges (España), muestra la falta de humanidad de las leyes y las normas que rigen a los habitantes de este planeta donde somos usuarios y clientes, pero no siempre ciudadanos con derechos.

EL DEVENIR DE UN GENIO

Michael Haneke comenzó su faena en la industria audiovisual en la televisión de su Austria natal con producciones como Three Paths to the Lake (1976) y las dos entregas de Lemminge (1979).

Después, entre 1983 y 1986, pasó a crear productos para la pantalla chica de la hoy extinta Alemania del Oeste.

Su primer largometraje formal fue El séptimo continente (1989), sobre una familia que prefiere lo espiritual al consumismo, aunque esto la llevé a un desenlace nada halagüeño.

Esa idea de una sociedad que no permite que sus hijos se rebelen, lo conduce a que El séptimo continente sea el capítulo inicial de una trilogía en la que estudia por qué el ser humano  se aboca tanto a la violencia, y lo hace a través de los títulos 71 fragmentos de una cronología del azar (1994) y El video de Benny (1992).

Su obra fílmica se hace cada vez más popular, no sé si esta palabra sea la más adecuada, pues es a partir de ese ejercicio brillante que fue La cinta blanca (2009), que nos explica qué ocurrió en Alemania a inicios del siglo pasado que después dio paso a los actos de la Primera y Segunda Guerra Mundial.

Su punto mediático más alto fue  Amor, que lastimosamente pasó hace unas semanas por las salas nacionales, y como cabía de esperar, recibió un distante y frío trato de buena parte de la audiencia istmeña.

Amor es un drama sobre las relaciones amorosas y cómo estas cambian de piel o se fortalecen con el paso de los años y con la llegada de la ancianidad y las enfermedades que esta trae.

No se sabe nada de su siguiente proyecto fílmico, salvo que escribe el guión y que lo rodará en  2014.

¿Han visto alguna película de Michael Haneke? ¿Pudieron ver Amor cuando se proyectó en Panamá?

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Post anteriores

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan