¿Cuál es el mejor de los villanos?

Los villanos son los que hacen interesantes las gestas de los héroes, tanto en los cómics como en las novelas gráficas, el cine y la televisión.

Tengan poderes o no, sean inteligentes o tengan un ego enorme, los chicos malos saben poner de cabeza a los héroes bien portados. Tengan poderes o no, sean inteligentes o tengan un ego enorme, los chicos malos saben poner de cabeza a los héroes bien portados. Expandir Imagen
Tengan poderes o no, sean inteligentes o tengan un ego enorme, los chicos malos saben poner de cabeza a los héroes bien portados. Cortesía

No hay lucha entre el bien y el mal si no hay un individuo que construya obstáculos a una comunidad que desea doblegar. Ese es el disparador para que surja entre la población una persona que intente detenerlo.

Si desaparece el villano, el héroe pierde su empleo y su razón de ser.

Incluso, no siempre el malvado en cuestión es responsable de los traumas que sufre el héroe, ni es el culpable de los dobleces de una sociedad que ya es corrupta por sí sola, aunque claro que se aprovecha de las debilidades de los demás para tratar de vencerlos.

La grandeza, la importancia y la beligerancia del héroe son proporcionales a las ambiciones de quien lo enfrenta.

En ocasiones es diametralmente distinto el comportamiento de ambos. Por ejemplo, aunque Venom y Spiderman tienen poderes similares, el primero es violento y sin misericordia, y el segundo es el adalid del humanismo.

A veces se parecen a su archirrival, como pasa con las formas de trabajo tan semejantes entre el  Joker y Batman. En otras están en el lado sombrío y luego pasan al sector de los admirados, como cuando los malos salvaron a la humanidad en Escuadrón Suicida.

Por lo general, los malvados son víctimas de esa sociedad que ahora atacan, porque los privó de algo o cometió una injusticia contra ellos, como le pasó al Doctor Octopus y a Poison Ivy. En otras, es alguien al que le encanta la idea de ser un antagonista de la equidad, como Lex Luthor.

Quizás como una herencia de los cuentos de hadas (que al inicio no estaban pensados para los infantes), los villanos del cómic y de las novelas gráficas se diferencian físicamente del héroe, porque usualmente tienen prendas de vestir diferentes a las de los buenos y sus rostros o sus cuerpos tienen algún tipo de fealdad.

Esa relevancia del villano dentro de la base dramática de un argumento vuelve a tomar vigor gracias al inicio de la séptima temporada de la serie de televisión The Walking Dead, cuando aparece Negan, el más maquiavélico, cínico y psicótico hombre que puebla las páginas creadas por Robert Kirkman.

Los actos de Negan superarán, en maldad y sadismo, al Gobernador en el popular programa sobre un mundo plagado de hambrientos muertos vivientes.

Ambos intentan doblegar a un hombre centrado como Rick que, en ocasiones, dadas las urgentes circunstancias, tiene un comportamiento despótico y tiránico similar al que utilizan Negan y el Gobernador para liderar a sus grupos en medio del apocalipsis de los zombis.

Por lo menos en el cine y en la televisión, así como en las historietas y en las obras gráficas, los villanos reciben un castigo que puede ser la cárcel, el destierro o la muerte. En la vida real, en cambio, esos seres de ética y moral bastante ligera suelen salirse con la suya.

Aunque inspiran miedo, sus acciones sean negativas y sus propósitos más que malévolos, los villanos son personajes que tienen su encanto.

LOS SEDUCTORES CREADORES DEL CAOS

Es difícil decidirse por el villano más admirable, odiado o temido en el universo del entretenimiento elaborado desde la ficción.

El sitio web The Wizard le entrega el premio al  Joker (DC Comics), al considerar que sin necesidad de ser un habitante proveniente de otro planeta, sin tener la capacidad de lanzar rayos láser o poseer una visión telescópica, sin poder surcar los cielos o volverse invisible, este hombre de humor negro y comportamiento errático reparte miedo a toda Ciudad Gótica.

Este bufón macabro, una especie adelantada de algunas futuras estrellas de la música y la cultura pop, igual siembra el pánico entre los ciudadanos cuando asalta bancos o al cometer un atroz asesinato a sangre fría (ambos por pura diversión y gozo).

Nadie detiene a este caballero dado a usar demasiado maquillaje, delgado, demacrado y de cierta apariencia frágil, salvo su contraparte: el musculoso, amargado, enigmático, hermético y rico hombre murciélago (el soltero y fiestero Bruce Wayne).

Su debut ocurrió en 1940 para el Batman Nº 1.

GENIO

Luego The Wizard se inclina por Magneto (Marvel Comics), quien no se cansa de querer hacer añicos a los hombres y mujeres de la Tierra, a los que odia con ganas locas porque lo discriminan y lo consideran un monstruo.

Aunque sabe y le encanta que todos le teman por su capacidad de moldear todo objeto de metal y porque es capaz de mover aviones o levantar a su antojo puentes como si fueran juguetes de plástico.

Por eso no entiende el comportamiento de los mutantes reunidos en torno a los X-Men, ya que ellos también son marginados por la gente normal, y le parece absurdo que no se cansen de apoyar a esa raza humana tan inferior y tan corriente.

Estamos ante un malhechor que rompe el estereotipo del malo ignorante y sin planes.  

Magneto, que apareció por primera vez en el Uncanny X-Men vol. 1 (septiembre de 1963), es déspota y vengativo, aunque brillante.

Magneto es el típico genio que le hubiera dado tantas alegrías al mundo si hubiera optado por ser un héroe benéfico como su antiguo amigo, el profesor Charles Xavier.

HERENCIA

Mientras que la revista IGN se hizo la misma interrogante entre los que nos inspiran admiración y terror por igual, y le da la corona a Magneto y ubica en el segundo puesto al  Joker.

La tercera casilla se la otorga al Doctor Doom (Marvel), quien salió a la luz en el cómic Man Super #5 (1962).

Este hijo de una bruja y un curandero, que une las virtudes de la tecnología con su herencia mística, es usualmente el enemigo clásico de los miembros de Los 4 Fantásticos, aunque también se ha topado con varios de los integrantes de Los Vengadores y hasta por un tiempo jugó a ser honesto y correcto cuando se declaró bueno y hasta amigo de Spiderman.

SUEÑOS

Para la publicación Empire los más dignos héroes son el activista social Supermán y el lúgubre luchador contra el crimen llamado Batman (en ese orden).

Entre los tipos obsesivos, peligrosos y sanguinarios, resalta la revista Empire al ambivalente Dream\The Sandman (DC Comics) y al citado  Joker.

Sandman, pistola de gas en la mano, pasó de vestir de manera formal con saco y corbata de señor de clase media a ponerse mallas púrpuras.

Sus dominios eran la Dimensión de los Sueños, donde sus aventuras tenían tanto del género de terror como del fantástico como referencias a la literatura gótica.

Digamos que en cierta forma es como el primo que haría feliz a un Freddy Krueger.

UNOS MÁS

Además de los personajes ya citados también tienen sus garras otras figuras que aman con genuina pasión el poder y tienen almas ruines y cerebros maniáticos.

Entre los que merecen distinción están los depredadores y traicioneros Loki (Marvel), Thanos (Marvel), Venom (Marvel), Lex Luthor (DC Comics), Bane (DC Comics), Darkseid (DC Comics) y Two-Face (DC Comics).

Las chicas no se quedan atrás en cuanto a hablar el mismo idioma de los hombres amenazadores, es decir, se dejan sentir a partir de utilizar métodos violentos para acometer sus fechorías, igual que los hombres.

Son damas bellas y peligrosas como lo son Harley Quinn (DC Comics), Catwoman (DC Comics), Mystique (Marvel), Talia Al Ghul (DC Comics) y Poison Ivy (DC Comics), entre otras.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Post anteriores

Newsletter