El actor Eli Wallach, un feo con suerte

Temas:

Eli Wallach es el ejemplo que el séptimo arte reserva la mayoría de sus puestos a la inmortalidad a los protagonistas, y a figuras de reparto como este actor, les deja muchas veces las migajas.

Hay intérpretes que están fijos en la mente de los espectadores gracias a una sola película.

Por más que laboren en más de una producción, hay un largometraje por el que será recordado por siempre.

En el caso de Eli Walach, que murió el 25 de junio, a los 98 años, ese título emblemático es El bueno, el malo y el feo (1966).

En el clásico del spaghetti western del director Sergio Leone, Walach encarnó a Tuco, un criminal de poca monta que trata de sobrevivir en un Viejo Oeste hostil y que tiene como compañeros de viaje a Blondie ( Clint Eastwood) y Angel Eyes ( Lee Van Cleef).

Son los personajes centrales de una cinta que ocurre durante la Guerra de Secesión de Estados Unidos. Ellos le dan sentido al nombre de la producción: Blondie es el bueno, aunque es un cazarrecompensas; Angel Eyes es el malo, un sargento que termina siendo sargento, y Tuco, el feo, es un ladrón que está tras la pista de unas monedas de oro.

Aunque ninguno de los tres se soporta lo suficiente, sí requieren unir fuerzas si desean seguir con vida, y claro, encontrar el tesoro. Ellos, como el resto de la filmografía de Leone, forman parte de una sociedad en que es difícil saber quiénes son los héroes y cuáles los villanos.

Cuenta la leyenda que Eli Wallach decidió ir al casting de esta cinta porque Sergio Leone buscaba al actor más feo posible para que encarnara al Tuco. Se quedó con el personaje y se fue para la comunidad española de Armería, donde se filmaron varios títulos emblemáticos como Los cuatro truhanes (1968), Viva la muerte...tuya (1972) y El blanco, el amarillo y el negro (1975), en los que también participó.

El bueno, el malo y el feo era el punto final de la llamada "Trilogía del dólar". En la primera entrega Leone ya había convocado a Eastwood con Lee Van Cleef para Por unos dólares más (1965) y Por un puñado de dólares (1964).

Pero la carrera de Eli Walach era de mayor alcance. Debutó en Broadway en 1945 y seis años después ya tenía un Tony (el Oscar del circuito teatral) en su hoja de logros por The Rose Tattoo.

Este nacido el 7 de diciembre de 1915 en Nueva York, no era un pintado en la pared, pues fue uno de los intérpretes que aprendió su oficio en la reconocida Actors Studio.

Aunque fue la pantalla grande donde se dio a conocer. Por ejemplo, actuó en el clásico Los siete magníficos, (John Sturges, 1960), donde compartió cartel con sus colegas Yul Brynner, Steve McQueen, Charles Bronson, James Cobourn y Robert Vaughn.

También estuvo en La conquista del Oeste (1962), junto a Henry Fonda, Gregory Peck y James Stewart, y a las órdenes de John Huston en The Misfits (1961) al lado de Clark Gable y Marilyn Monroe, así como en Lord Jim (1965) para Richard Brooks, así como en El cerebro (1969), de Gérard Oury, con Jean-Paul Belmondo y David Niven, y El padrino III (1990), de Francis Ford Coppola.

Un poco más en el presente, fue dirigido por Oliver Stone en Wall Street: Money Never Sleeps y por Roman Polansky en The Ghostwriter.

Los premios le fueron esquivos a Eli Wallach. Obtuvo un BAFTA (el Óscar inglés) por su labor en Baby Doll, de Elia Kazan (a partir de una obra de teatro de Tennessee Williams) por la que también fue nominado a un Globo de Oro.

En 2010, la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de Hollywood le entregó un Óscar honorífico por toda su trayectoria. Es decir, a sus miembros se les pasó darle una estatuilla dorada de verdad y optaron por esta distinción para resolver el olvido

¿Qué les pareció El bueno, el malo y el feo? ¿Qué película recuerdan de Eli Wallach?

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Post anteriores

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan