Primera noche de conciertos del Panamá Jazz Festival

Brian Blade and The Fellowship Band cerró la primera noche de conciertos del Panamá Jazz Festival ante la ovación del público en el Ateneo de la Ciudad del Saber.

Temas:

De pie, aplaudiendo,  y varios minutos después de las 11 p.m., el público que asistió al primer concierto del Panamá Jazz Festival, la noche de este lunes 12 de enero, se dio por satisfecho. Verónica Gutiérrez De pie, aplaudiendo,  y varios minutos después de las 11 p.m., el público que asistió al primer concierto del Panamá Jazz Festival, la noche de este lunes 12 de enero, se dio por satisfecho. Verónica Gutiérrez Expandir Imagen
De pie, aplaudiendo,  y varios minutos después de las 11 p.m., el público que asistió al primer concierto del Panamá Jazz Festival, la noche de este lunes 12 de enero, se dio por satisfecho. Verónica Gutiérrez

De pie, aplaudiendo,  y varios minutos después de las 11 p.m., el público que asistió al primer concierto del Panamá Jazz Festival, la noche de este lunes 12 de enero, se dio por satisfecho.

Acababan de presenciar la genialidad de Brian Blade and The Fellowship Band. Pero el manto musical cubrió mucho antes la noche en el Ateneo de la Ciudad del Saber.

A las 8:10 p.m. el grupo del Conservatorio de Nueva Inglaterra en Boston, dio muestras de lo aprendido en la escuela, en “esos salones con tanto frío en Boston” y se mostraron contentos de estar en Panamá.

Entre piano, batería, saxo, contrabajo y tambores venezolanos, los estudiantes presentaron sus piezas originales y rindieron tributo a Eric Dolphy, interpretando dos de sus piezas.

“Estamos felices de poder hacer música fuera de la escuela en uno de los festivales más importantes del mundo”, dijo Francisco Vilmar, percusionista del grupo, quien recordó al público que para tocar afuera de sus países “lo primero que deben mostrar es su cultura, que es lo que va a hacer que nos comuniquemos”. 

Una vez terminada su presentación,  y luego de un receso, Oscar Vidal presentó a Brian Blade, diciendo algo así como: “cuando Wyne Shorter buscaba un baterista poco común, se dio la vuelta y vio a Brian Blade”.

El músico de 44 años entró al escenario con pasos cortos y los brazos pegados al cuerpo, pero su lenguaje corporal se transformó después de empezar un diálogo, un baile con la batería, que evidentemente lo hacía feliz.

Blade no tocaba la batería, ella lo tocaba a él, le movía el cuerpo, la música lo dominaba.

Esa energía del músico y compositor, y la de The Fellowship Band la sentía el público, que se emocionaba con la combinación de sonidos, con las intervenciones de Myron Walden (saxofón alto-clarinete) y de Melvin Butler (saxos tenor y soprano),  el bajista Chris Thomas o el pianista Jon Cowherd.

“Es un honor estar en Panamá”, dijo en un tono de voz poco audible, antes de despedirse. Antes de que el público le pidiera otra.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan