hoyporhoy

Temas:

Justo Arosemena es más que un prócer, es el padre de nuestra nacionalidad. Aunque este abogado, economista, diplomático y político, no abanderó directamente la independencia, su pensamiento y su filosofía sirvieron de semillas para que la idea de una nación panameña fuera calando en la sociedad. Su educación en principios y valores liberales fomentó una actitud tolerante y respetuosa de los extranjeros, además de que asumió posiciones muy de avanzada sobre temas políticos y económicos, que todavía hoy nos iluminan. En un país carente de líderes políticos inspiradores, la figura de Justo Arosemena se presenta como la de un gigante que guía nuestros pasos 200 años después de su nacimiento. Cualquier otra nación celebraría su vida con fanfarria y orgullo, pero el bajo perfil de los eventos oficiales dice mucho acerca de la poca importancia que le damos a nuestra historia y a nuestra identidad. Vale repetir las palabras que Octavio Méndez Pereira grabó sobre la tumba de don Justo Arosemena: “Patriota inmaculado, ciudadano integérrimo, pensador profundo y estadista de grandes visiones”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Visto Nuevo Comentado

Newsletter