hoyporhoy

Temas:

En 1984, el papa Juan Pablo II instituyó la ceremonia de la entrega de la “Cruz Peregrina” a los jóvenes representantes de la ciudad que sería la anfitriona de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Este Domingo de Ramos, una de las fechas más especiales para el catolicismo, esa distinción fue recibida por una delegación de jóvenes panameños, mientras miles de familias ofrecen sus hogares para albergar a jóvenes de todas partes del planeta. La JMJ involucra activamente a la ciudadanía como una fuerza voluntaria que hace posible que el evento sea un encuentro internacional de peregrinos. Esta será una valiosa oportunidad para que el mundo conozca el verdadero rostro de los panameños: un pueblo alegre, amistoso y hospitalario. La JMJ, bajo el impulso y liderazgo del papa Francisco, será una ocasión para la necesaria y urgente reflexión sobre la justicia y la forma de gestionar los bienes públicos de nuestra nación. La solidaridad y fraternidad generadas por este evento pueden ser un bálsamo esencial para nutrir el alma de nuestro país y su gente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Visto Nuevo Comentado

Newsletter