REFLEXIÓN

Anhelos de paz para Venezuela

Alguien dijo que si el presidente Nicolás Maduro saliera del poder se asilaría en Panamá. Muchos opositores a Maduro ven con buenos ojos que él se asile en nuestro país. Ahora bien, la Venezuela de Maduro no es igual a la dictadura que vivimos en Panamá en las décadas de 1970 y 1980, pues es todo un sistema sociopolítico, en el que el poder es ejercido por una sola persona y su partido, de manera autoritaria, que impiden la intervención de otros y controlan todos los aspectos de la vida del Estado.

En el caso de Venezuela se habla del “socialismo”. ¿Qué es el socialismo? Según los defensores de ese sistema político, económico y social, es la transición del sistema capitalista (en el que hay una clase opresora y una clase oprimida) hacia la sociedad perfecta o “comunismo” (en el que no habrá explotados ni explotadores).

Muchos estudiosos del caso venezolano dicen, con sorna, que Maduro se ha “madurado tanto” que está a punto de caer, pues tiene a todo un pueblo mayoritariamente en contra, y que sus seguidores lo tienen “maniatado”.

Otros, con especial respeto hacia los políticos de izquierda, mencionan que Dilma Rousseff, Lula da Silva, Michelle Bachelet y José Pepe Mujica, siendo izquierdistas, saben que lo institucional hay que respetarlo, porque la voluntad popular se mueve como un péndulo y, por este motivo, se entiende –según aseguran– que Luis Almagro, secretario de la Organización de Estados Americanos, quien es progresista y no de izquierda, desprecie a Maduro.

Los socialistas estudian y propagan un “método”, es decir, el “camino a seguir” para interpretar el mundo, conocerlo y transformarlo de acuerdo con sus intereses. Consta de cuatro leyes a saber: cambio dialéctico, acción recíproca, contradicción, y de la transformación de la cantidad en calidad o ley del progreso por altos.

¿Cómo ha operado la segunda ley en Venezuela? Tomemos por ejemplo el mango, fruta del género Mangifera. ¿Por qué el mango verde se madura? Por lo que contiene, a causa de los encadenamientos internos (autodinamismo) que impulsan al mango a madurar.

El mango procede de un árbol que, a su vez, se genera a partir de la semilla de la misma fruta que maduró. Es decir, el mango maduro cae y se pudre en la tierra, liberando la semilla que produce un brote y se convierte en árbol. No es el mismo árbol ni el mismo mango. Es otro que se desarrolla en un plano superior. No es un círculo vicioso sino un proceso de desarrollo histórico. Pero no regresan los mismos desarrollos.

Con esto quiero decir que el mundo, la naturaleza y la sociedad, representan un desarrollo histórico. Ahora lo que anhelamos es que, en el caso de Venezuela, ese desarrollo se encamine hacia la paz.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Visto Nuevo Comentado

Newsletter