Bajas temperaturas

La malaria se propaga por el cambio climático

De acuerdo con un estudio publicado recientemente, el cambio climático favorece la proliferación de la malaria en Etiopía.

Temas:

El aumento de las temperaturas generó condiciones para la propagación de la malaria. El aumento de las temperaturas generó condiciones para la propagación de la malaria. Expandir Imagen
El aumento de las temperaturas generó condiciones para la propagación de la malaria. Archivo

El calentamiento climático podría contribuir al desarrollo de la malaria en el altiplano etíope, donde hasta ahora esta enfermedad no proliferaba gracias a las bajas temperaturas, según un estudio publicado esta semana.

La gran mayoría de la población etíope vive en este altiplano del centro y norte del país, donde el clima más frío impide el desarrollo de los parásitos que causan esta enfermedad, transmitida a través de los mosquitos.

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Maine y la Universidad de Columbia de Nueva York, muestra que el aumento de las temperaturas de estos últimos 35 años generó condiciones más favorables para la propagación de la malaria en estas zonas, donde viven unos 6 millones de personas, según este estudio publicado en la revista Environmental Research Letters.

“Las temperaturas del aire inferiores respectivamente a 18°C y 15°C detienen de manera eficaz el desarrollo de los parásitos Plasmodium falciparum y Plasmodium vivax, responsables de la mayoría de casos de malaria en Etiopía”, explica el autor principal del estudio, Bradfield Lyon, de la Universidad de Maine, en un comunicado.

Al disminuir la temperatura con la altitud, una gran parte del altiplano etíope está por debajo de estos niveles de 18°C y 15°C.

Los investigadores han analizado sin embargo cómo, en un periodo que va desde 1981 a 2014, la altitud mínima para evitar la malaria ha evolucionado.

El nivel al que se llega a los 18°C y 15°C “ha aumentado de más de 100 metros desde 1981”, precisa Bradfield Lyon.

Como consecuencia de ello, “más personas corren el riesgo” de contraer la malaria, señala Madeleine Thomson, de la Universidad de Columbia.

África es, con diferencia, el continente donde la malaria, también llamada paludismo, hace más estragos.

De las 429 mil personas que murieron en 2015 en el mundo por culpa de esta enfermedad, 92% fue en esta región, según la Organización Mundial de la Salud.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter