SALUD

Más allá de las enfermedades infecciosas

En el congreso anual del Instituto Gorgas participaron expertos y estudiantes.

Temas:

Más allá de las enfermedades infecciosas Más allá de las enfermedades infecciosas Expandir Imagen
Más allá de las enfermedades infecciosas

Durante dos días, expertos nacionales y extranjeros reunidos en la ciudad de Panamá, en el congreso anual del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud, discutieron el panorama de las enfermedades infecciosas o transmitidas por parásitos, virus y vectores, y presentaron algunas investigaciones que han hecho sobre estas.

También hablaron sobre un problema serio a nivel global: las enfermedades no transmisibles, como la obesidad, hipertensión, enfermedad cardiovascular y cáncer, que en ocasiones se conjugan, dando origen a las “sindemias”, las cuales son agravadas por el entorno social, económico, ambiental y político en el que se encuentre la población afectada.

Los vectores cada vez tienen mayor importancia y están implicados en más de un millón de defunciones al año. Más de 2 mil 500 millones de personas en el mundo están en riesgo de contraer dengue.

La leishmaniasis, causada por un parásito protozoario, tiene miles de años de estar circulando. Se han encontrado cerámicas preincas que ilustran deformaciones faciales que sugieren esta enfermedad, e incluso, se han visto deformaciones compatibles con la leishmaniasis en momias incas y preincas. En una en particular, conocida como “la doncella”, se logró aislar el parásito Leishmania brasilensis.

La educación de la población también es importante para eliminar criaderos de mosquitos que transmiten diversas enfermedades. Expandir Imagen
La educación de la población también es importante para eliminar criaderos de mosquitos que transmiten diversas enfermedades. FOTOLIA

Malaria, fiebre amarilla, dengue, zika, chikungunya, enfermedad de Chagas, son otras de tantas enfermedades que siguen planteando retos para la salud pública. Pero también los estilos de vida no saludables, la pobreza y la falta de acceso a agua potable y atención médica.

Los científicos coinciden en que el cambio climático, las intervenciones ambientales antropogénicas (causadas por la actividad humana) y las migraciones sin control favorecen condiciones que exacerban los riesgos de contraer enfermedades.

Y que hace falta invertir más recursos en la investigación para tomar decisiones que contribuyan a reducir estos riesgos, producir nuevas herramientas diagnósticas y terapias.

Más allá de las enfermedades infecciosas Expandir Imagen
Más allá de las enfermedades infecciosas FOTOLIA

CIENCIA CONTRA LAS ENFERMEDADES

 

La leishmaniasis es una enfermedad compleja, difícil de controlar y se requieren esfuerzos integrales para ello.

Es transmitida por un parásito protozoario del género leishmania, pero hay más de 20 parásitos capaces de infectar al ser humano. Las llamadas chitras son los vectores, y en Panamá hay una gran variedad. Dependiendo del parásito y de la respuesta inmune del huésped, se puede presentar una gama de formas clínicas.

La forma cutánea se caracteriza por úlceras que no cicatrizan espontáneamente y pueden evolucionar a la forma mucocutánea, que es más severa, afectando la muscosa de la nariz y la boca.

También hay una forma más grave, la visceral, que en Panamá no existe, aunque hay factores de riesgo. Esta forma está presente en Colombia y se ha reportado en Centroamérica. Es mortal si no se trata adecuadamente, explicó el Dr. José Calzada del Icges durante el reciente congreso anual de dicha institución.

En Panamá, la mayoría de los casos de leishmaniasis es cutánea, causada por L. panamensis y alrededor de un 4% de esos casos pueden derivar en la forma mucocutánea.

Al menos 88 países tropicales y subtropicales son endémicos de la enfermedad, la cual puede coexistir con el sida. Se considera una enfermedad desatendida según la Organización Mundial de la Salud y está ligada a la pobreza y poblaciones vulnerables. Los presupuestos para tratarla son escasos, así como los de investigación. En 2010, Panamá tuvo la mayor incidencia en Latinoamérica, pero se estima que hay un subregistro de los casos.

La leishmaniasis no es una simple llaga, dijo Calzada. Dependiendo del número de lesiones y el lugar donde se presenten, puede ser incapacitante para la persona afectada y genera una carga socioeconómica en la familia. Además, está el estigma social debido a las cicatrices, deformaciones y mutilaciones que puede provocar. En Panamá se han hecho estudios sobre los vectores que la transmiten y se ha probado una crema tópica para tratar las lesiones con buenos resultados.

FIEBRE AMARILLA

Esta es otra de las enfermedades que afectan a la región y que podría entrar a Panamá por las fronteras, por la migración de personas o el turismo. Es transmitida por mosquitos, que también infectan a primates como los monos aulladores en las zonas boscosas.

El Icges ha ubicado un pequeño centro en la provincia de Darién, fronteriza con Colombia, para hacer estudios sobre enfermedades como fiebre amarilla, encefalitis y otras transmitidas por arbovirus.

Durante el congreso del Icges, el Dr. Renato Sousa, de Brasil, brindó detalles de cómo fueron analizando el brote de fiebre amarilla que se dio en lugares como Sao Paulo, Espirito Santo y Minas Gerais, en el país suramericano.

Mencionó que solo un 20% de las personas que contraen fiebre amarilla desarrollan una enfermedad grave. Un 80% ni siquiera va al médico, aunque les dé fiebre o algún otro síntoma, por eso, sus casos no entran en los registros. Es algo que pasa no solo en Brasil, sino en otras partes, añadió.

En cambio, los primates, en particular los monos aulladores, sí mueren por la enfermedad y es más fácil percibir la presencia del virus por la muerte de los animales. Esta fue parte de la estrategia que usaron para detectar los casos y elaborar un modelo que ayudara a explicar la distribución de la enfermedad.

El estudio de la fiebre amarilla requiere esfuerzos para entender los mosquitos transmisores, encontrarlos y aislar el virus, pero también estudiar a los primates. Y no es lo mismo estudiar la fiebre amarilla selvática en el Amazonas, a la que se presenta en zonas urbanas.

Sousa explicó que vieron una correlación entre las áreas boscosas fragmentadas o pequeños parches de bosque, carentes de árboles grandes, con la distribución del virus.

Utilizando un software, establecieron que los primates se acercan a los seres humanos en estos parches de bosque, lo que implica un riesgo. Algunos animales están en busca de comida que el reducido bosque no les proporciona.

Se vio que la vegetación fragmentada de alguna manera se conecta a través de corredores por donde pasan los primates. Esto motivó la iniciativa de vacunar a la población que está a lo largo de esos corredores.

ENFERMEDADES NO TRANSMISIBLES

El cáncer y las enfermedades cardiacas fueron algunas de las que abordaron los expertos. La Dra. Reina Roa Rodríguez explicó cómo ha evolucionado el Registro Nacional del Cáncer, y mencionó que se quizás se perciba un incremento de casos de cáncer, pero lo que realmente se da es un aumento en la capacidad de captación del registro.

En los dos últimos años se están incluyendo tumores más allá de aquellos que son diagnosticados con pruebas histopatológicas, y datos de la nacionalidad de los pacientes con cáncer. Es decir, se han incrementado las variables generales y clínicas, así como las fuentes de información.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter