CLÁSICOS

Florece música de los videojuegos

La música de los videojuegos ha alcanzado su madurez e incluso ahora se muestra en los escenarios.

Temas:

Tetris es uno de los videojuegos pioneros de una industria que da enormes saltos tecnológicos. Tetris es uno de los videojuegos pioneros de una industria que da enormes saltos tecnológicos. Expandir Imagen
Tetris es uno de los videojuegos pioneros de una industria que da enormes saltos tecnológicos.

Los sonidos electrónicos de Tetris, Donkey Kong y otros videojuegos que definieron a varias generaciones, y que algunos no considerarían música, han llegado a las salas de conciertos clásicos.

De los primeros ping... ping del revolucionario Pong de Atari (1972) a los sonidos, estribillos pegadizos y las partituras se construyó el universo musical en los videojuegos que es parte esencial de la emoción que disfrutan los jugadores.

La música de los juegos, con su cultura, subculturas y fanes florece ahora por su cuenta, lejos de las consolas donde nació.

Este fin de semana los asistentes a las salas de la Filarmónica de París gozarán de los sonidos de una orquesta de cámara y la Sinfónica de Londres que tocarán música de videojuegos en homenaje al compositor japonés de Final Fantasy, Nobuo Uematsu.

No vendrán a apretar botones ni controlar personajes sino a disfrutar de la música y los recuerdos que despierta: como las horas en el sofá con Game Boy, Sonic the Hedgehog y el siempre lozano Mario.

“Cuando juegas un videojuego vives esa música todos los días y penetra en tu ADN”, dijo Eimear Noone, la directora del espectáculo inicial de esta semana, un programa de dos horas con Zelda, Tomb Raider, Medal of Honor y otros favoritos que se remontan en algunos casos a la década de 1980.

“Esos temas hacen regresar a la gente a ese momento. Se emocionan, realmente se emocionan, es increíble”.

Fechar el origen de la música para videojuegos depende de cómo se la define. Los eruditos de esta música -que sí, existen- señalan algunos hitos cruciales en el camino hacia el sonido envolvente actual.

El golpeteo cardíaco de Space Invaders (Taito, 1978), que se aceleraba a medida que descendían los extraterrestres, era adictivo y provocaba sudoración en las palmas.

El Pac-Man de Namco, lanzado dos años después, abría el apetito con su tonada inicial y es tan venerada que en 2013 surgió un remix de Dweezil Zappa, hijo del roquero Frank Zappa, y el compositor de música para videojuegos Tommy Tallarico.

Basada en la canción folclórica rusa Korobeiniki, la música de Tetris de 1984 también ha llevado a muchísimos remixes, incluido Tetris Meets Metal, con más de 2.2 millones de visitas en YouTube.

Para 1985, la pegajosa música de Super Mario Bros., la aventura clásica del fontanero Mario y su hermano Luigi, le dio fama al compositor Koji Kondo, conocido por su trabajo en Legend of Zelda.

Ambos juegos forman parte del programa del concierto de “Retrogaming” en Paris. Kondo fue la primera persona contratada por Nintendo para componer música para sus juegos, de acuerdo con el libro de 2013 Music and Game.

Noone, quien se ha dado a conocer por su trabajo musical en World of Warcraft, Overwatch y otros juegos, dijo que las limitaciones tecnológicas de las primeras consolas, su memoria reducida, sus chips rudimentarios y sus sonidos crudos, obligaron a los compositores a “destilar sus piezas hasta el núcleo melódico, porque lo tenían que programar nota por nota”.

Pero lo simple también puede ser memorable, ¿cómo olvidar las primeras notas de la Quinta Sinfonía de Beethoven? “En parte por eso esta música tiene un lugar en el corazón de la gente y ha sobrevivido”, dijo Noone sobre esta música.

“Conmueve a la gente”. Este año se cumple el 30 aniversario del primer concierto de música de videojuegos: El Ensamble de Cuerdas de Tokio interpretó Dragon Quest en el Salón Suntory de Tokio en agosto de 1987.

Ahora hay al menos seis espectáculos de gira con música sinfónica de videojuegos, dijo Noone.

“Esta es la mejor manera, la manera más divertida de introducir a los niños a los instrumentos de una orquesta”, dijo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter