SEGUNDA JORNADA CONSECUTIVA DE PROTESTAS

Venezolanos resisten la represión

En un balance del día de ayer, la oposición informó de 233 heridos. En tanto, el Foro Penal elevó el balance de detenidos el miércoles a 565.

Temas:

Agentes lanzan bombas lacrimógenas contra los manifestantes, que se congregaron ayer pidiendo la destitución de magistrados y el llamado a elecciones. Agentes lanzan bombas lacrimógenas contra los manifestantes, que se congregaron ayer pidiendo la destitución de magistrados y el llamado a elecciones.

Agentes lanzan bombas lacrimógenas contra los manifestantes, que se congregaron ayer pidiendo la destitución de magistrados y el llamado a elecciones. Foto por: Carlos Garcia Rawlins

Una manifestante herida es socorrida; muchas personas fueron golpeadas por las bombas. Una manifestante herida es socorrida; muchas personas fueron golpeadas por las bombas.

Una manifestante herida es socorrida; muchas personas fueron golpeadas por las bombas. Foto por: Ariana Cubillos

La fuerte represión sufrida por los venezolanos el pasado miércoles no evitó que acogieran el llamado a manifestarse por segundo día consecutivo. Aunque la cifra de manifestantes no igualó a la del miércoles, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) aseguró que hubo movilizaciones en todos los estados.

Como 24 horas antes, el despliegue militar fue férreo: tanquetas, militares, policías y, para dispersar a las personas, bombas lacrimógenas, balas de goma y perdigones. Tampoco faltaron los colectivos, grupos de civiles armados por el Gobierno a quienes la oposición culpa de las muertes de los civiles el miércoles.

Una imagen que recorrió ayer las redes sociales y los medios de comunicación fue la de un joven –desnudo y con una excesiva delgadez– que con un libro en la mano intentó frenar el avance de una tanqueta, incluso se subió al vehículo. En respuesta, los guardias lo llenaron de perdigones. “Yo me voy, pero no lancen más bombas, por favor (...)”, suplicaba.

En la urbanización Santa Mónica, en el municipio Libertador, en Caracas, un grupo de personas que rezaba un Padrenuestro antes de partir para intentar llegar a la Defensoría del Pueblo, fue dispersado con bombas lacrimógenas lanzadas desde una tanqueta.

Las agencias de noticias reportaron cómo un camión de la Guardia Nacional lanzó una batería de gases a los manifestantes en Chacaíto y en El Rosal, en vías de acceso a la autopista Francisco Fajardo, tras acudir en refuerzo de la Policía y hacerlos retroceder, apoyados por blindados y camiones que tiran chorros de agua.

A través de su cuenta de Twitter, el expresidente de la Asamblea Nacional Henry Ramos Allup, denunció que organismos policiales dotaron a “hampones de colectivos violentos con franelas y banderas de partidos de oposición”.

En tanto, un video compartido en redes sociales y divulgado por NTN24 mostró a miembros de los llamados colectivos (chavistas) caminando con las armas por los barrios, presuntamente para amedrentar a las personas y que no salieran a protestar.

Al hacer la MUD el balance de la jornada, la diputada María Albert Barrios informó que esos vecinos de la parroquia El Junquito, en el municipio Libertador, escucharon a un sargento decir que tenían la orden de dispersar cualquier concentración. “233 heridos graves en la represión”, precisó Barrios. En tanto, el Foro Penal Venezolano actualizó al alza la cifra de detenidos del miércoles: 565, de los cuales 334 seguían en la cárcel.

Parte de esos heridos fueron socorridos por estudiantes de medicina que salieron a la calle con máscaras antigás. En declaraciones a NTN24 aseguraron que atienden sin distingo del grupo al que apoyan, porque así se los dicta su profesión.

En el marco de su trabajo, el doctor Óscar Noya, quien también es profesor de la Universidad Central de Venezuela, fue arrestado ayer –y posteriormente liberado– cuando ayudaba a unas personas afectadas por los gases lacrimógenos. El medio venezolano Caraota Digital reportó la información y precisó que mientras lo detenían fue pateado e insultado por los miembros de la Guardia Nacional.

En medio de estos hechos, el rechazo a la forma en que el gobierno de Nicolás Maduro reprime las manifestaciones siguió creciendo.

Los titulares de Exteriores de España, Alfonso Dastis, y México, Luis Videgaray, condenaron la violencia de las últimas jornadas, mas rechazaron elevar algún tipo de protesta diplomática ante el Gobierno de Caracas, para evitar que se eleve la tensión. Videgaray destacó la importancia de que se mantenga un vínculo diplomático con el Gobierno.

La Comisión Europea también lamentó la violencia de estos días y exigió una investigación por las muertes de manifestantes. A través de un comunicado recordó que las fuerzas de seguridad tienen la responsabilidad de actuar con completo arreglo a la legalidad y los derechos humanos.

En tanto, la canciller argentina, Susana Malcorra, urgió al Gobierno a producir un cronograma electoral que le dé a los venezolanos la certeza de que se van a poder expresar en las urnas, como lo están reclamando en las calles.

Por segundo día consecutivo, la ONU levantó su voz por la crisis venezolana. Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general Antonio Guterres, llamó a reactivar los esfuerzos para un diálogo, para lo cual pidió“gestos concretos” por parte de ambos lados para “reducir la polarización” y crear las condiciones necesarias para enfrentar los desafíos que tienen por delante.

Al margen de las protestas, ayer la agencia oficial de noticias de Marruecos (MAP) reportó un incidente que tuvo lugar en una reunión en la ONU sobre la financiación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Allí, ante una petición que hizo el representante venezolano, Rafael Darío Ramírez, de que se tuviera en cuenta a los “territorios ocupados” de Palestina y el Sáhara Occidental para cumplir estos objetivos, el embajador marroquí, Omar Hilale, criticó la solicitud de ayuda humanitaria. Señaló que siendo un país con petróleo y gas, es un reconocimiento del fracaso del régimen. “Mientras su pueblo no encuentra medicamentos para curar sus enfermedades, ni alimentos (...) su embajador en Nueva York se permite viajar en sus dos jets privados por Estados Unidos y los países del Caribe”, remarcó.

También volvieron a pronunciarse en bloque Argentina, Brasil, Costa Rica, Chile, Colombia, México, Paraguay, Uruguay y Perú, países que lamentaron la violencia y la pérdida de más vidas.

A través de un comunicado y en consonancia con lo planteado por la ONU, urgieron a la adopción de medidas concretas para reducir la polarización. Además, reafirmaron que es urgente que las autoridades venezolanas adopten medidas para asegurar los derechos fundamentales y preservar la paz.

A pesar de que hubo muchos pronunciamientos, el que generó una airada reacción del Gobierno fue el que muy temprano ayer efectuó el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien en un tuit señaló: “ Hace seis años se lo advertí a [Hugo] Chávez: la revolución bolivariana fracasó”.

En una cadena transmitida por Venezolana de Televisión, el presidente Maduro expresó: “Voy a sacar todas las grabaciones y todos los secretos que tengo del proceso de paz de Colombia para que se sepa de lo que se ha burlado el proceso de paz. Voy a sacar la verdad”.

Evidentemente molesto, Maduro –cuyo país fue uno de los cuatro garantes del diálogo de paz negociado en Cuba– también aseguró que se está preparando una matanza contra los representantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, las cuales, añadió, firmaron el acuerdo “gracias a Hugo Chávez y a mí”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter