Rusia

Testigos de Jehová, ‘extremistas’ en Rusia

HRW dijo que le preocupa que con la entrada en vigor del fallo, el grupo religioso podría enfrentar persecución y sanciones penales.

Temas:

Magistrado lee el fallo contra el grupo religioso. Magistrado lee el fallo contra el grupo religioso. Expandir Imagen
Magistrado lee el fallo contra el grupo religioso. Ivan Sekretarev

La Corte Suprema de Rusia prohibió ayer a los Testigos de Jehová efectuar actividades en el país, al aceptar una solicitud del Ministerio de Justicia de que esa organización religiosa sea considerada un grupo extremista.

La corte ordenó el cierre de la sede de los Testigos de Jehová en Rusia y de 395 filiales locales, así como la confiscación de propiedades del grupo religioso.

La fiscal del Ministerio de Justicia, Svetlana Borisova, dijo en la corte que los Testigos de Jehová son una amenaza para los rusos, según la agencia noticiosa Interfax. “Representan una amenaza para los derechos de los ciudadanos, así como para el orden público y la seguridad pública”, afirmó la fiscal en el tribunal.

Borisova también señaló que la oposición de los Testigos de Jehová a las transfusiones sanguíneas viola las leyes de salud de Rusia.

Yaroslav Sivulsky, portavoz de los Testigos de Jehová en Rusia, dijo en un comunicado que están “muy decepcionados de lo acontecido y profundamente preocupados por la manera en que esto afectará nuestras actividades religiosas”. Los Testigos de Jehová anunciaron que presentarán una apelación contra el fallo.

El grupo religioso afirma que tiene al menos 170 mil adeptos en Rusia.

En el último año, los Testigos de Jehová han afrontado mayores presiones, entre ellas la prohibición a que distribuyan literatura que según las autoridades infringe las leyes rusas contra el extremismo.

La organización internacional Human Rights Watch (HRW) censuró la decisión de la Corte Suprema y la describió como un obstáculo para la libertad religiosa en Rusia. “El fallo de la Corte Suprema de prohibir las actividades de los Testigos de Jehová es un golpe terrible para la libertad de religión y asociación en Rusia”, señaló Rachel Denber, directora adjunta para Europa y Asia Central.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter