CASO ODEBRECHT

Sociedad de Chan 2 se disolverá

Representantes del Gobierno y de la empresa se reunirán la semana próxima para definir los detalles de la terminación del contrato.

Temas:

La hidroeléctrica, con una capacidad de 223.8 megavatios, se construiría aguas arriba de Changuinola 1, planta operada actualmente por AES Panamá. La hidroeléctrica, con una capacidad de 223.8 megavatios, se construiría aguas arriba de Changuinola 1, planta operada actualmente por AES Panamá. Expandir Imagen
La hidroeléctrica, con una capacidad de 223.8 megavatios, se construiría aguas arriba de Changuinola 1, planta operada actualmente por AES Panamá. Archivo

El secretario nacional de Energía, Víctor Urrutia, dijo ayer que la sociedad Bocas del Toro Energía, S.A., será disuelta para dar por terminada la participación de Odebrecht en la construcción y operación de la hidroeléctrica Changuinola 2.

El ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio De La Guardia, adelantó en la mañana de ayer que Odebrecht Latin Finance remitió una carta aceptando la hoja de ruta planteada una semana antes por el Gobierno, a fin de terminar el contrato de asociación con la Empresa de Generación Eléctrica (Egesa) para la construcción de la hidroeléctrica y devolver la concesión, que establece la utilización de fuentes de agua para la generación eléctrica.

El Gobierno entregó un documento de terminación del contrato a la empresa, y sobre este se conversará la próxima semana para dar por concluida la asociación, añadió el ministro.

El 5 de junio de 2014, el exgerente general de Egesa, Belisario Tejada, adjudicó a Odebrecht Energy Luxembourg –posteriormente denominada Odebrecht Latin Finance– la licitación para elegir al socio estratégico para el desarrollo del proyecto, valorado $1,049 millones. La empresa brasileña fue la única proponente en la licitación.

La asociación quedó plasmada en una sociedad de la que Odebrecht controlaría 77% de la sociedad y Egesa, en representación del Estado, el 23% restante.

Aunque han pasado más de dos años y medio desde que se adjudicó el contrato, la empresa no ha iniciado la construcción del proyecto.

La próxima semana se reunirán representantes de ambas partes para definir los detalles de la terminación del contrato, confirmaron desde el Gobierno.

Urrutia dijo que el finiquito será de mutuo acuerdo y que no habría costos para el Estado ni reclamos por parte del contratista.

Consultado sobre el futuro del proyecto, aseguró que se debe ejecutar, ya que podría ser el último de gran potencia –tendrá capacidad de 223.8 megavatios–, pero que habrá que revisarlo.

La concesión volvería a ser licitada; sin embargo, se espera que el nuevo socio sea una compañía con más experiencia en el sector energético.

Mientras se define el futuro del proyecto y este se hace realidad, la energía que tenía contratada Changuinola 2 para vender a las distribuidoras podría ser cubierta por las plantas de generación con gas natural o solar que están en desarrollo, dijo anteriormente Iván Barría, gerente de la Empresa de Transmisión Eléctrica.

SE REDUCE LA CARTERA

La terminación del contrato de asociación representa una reducción en la cartera de proyectos de Odebrecht en Panamá, que desde 2006 se había adjudicado –sola o en consorcio con otras empresas– contratos por más de 9 mil millones de dólares.

El pasado mes de diciembre, el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció que directivos de Odebrecht confesaron haber pagado alrededor de $800 millones en sobornos a funcionarios de países de África y América Latina para hacerse con contratos de infraestructuras. En Panamá, entre 2009 y 2014 habría pagado $59 millones.

Luego de estallar el escándalo, el Consejo de Gabinete anunció que buscaría la cancelación del contrato para la ejecución de la hidroeléctrica, así como la retirada de Odebrecht de los procesos de contratación del cuarto puente sobre el Canal de Panamá y de la tercera línea del Metro de Panamá.

La empresa ya comunicó al Ministerio de Obras Públicas que desiste de participar en el proyecto del puente, y se espera que haga lo propio en la tercera línea del Metro.

La intención del Gobierno es que los proyectos que ejecuta la empresa actualmente, como la segunda línea del Metro –en consorcio con FCC Construcción–, la ampliación del aeropuerto de Tocumen y la renovación urbana de Colón sean concluidos. En el caso de la segunda línea del Metro, que avanza según lo programado, el consorcio está pendiente de concretar un préstamo que garantice el financiamiento del proyecto.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter