PROYECTO QUE busca que los delitos de corrupción no prescriban

Diputado Jorge Alberto Rosas desestima iniciativa ciudadana

El diputado oficialista opina que las propuestas ciudadanas deben ser acogidas por un diputado de la Asamblea Nacional.

Los impulsores del proyecto de ley anticorrupción aseguran que el diputado Rosas atenta contra la participación ciudadana.

Iniciativas ciudadanas en la Asamblea Nacional

Temas:

Iniciativas de la ciudadanía. Iniciativas de la ciudadanía. Expandir Imagen
Iniciativas de la ciudadanía. LA PRENSA

A pesar de que el reglamento interno de la Asamblea Nacional permite que la ciudadanía impulse propuestas legislativas, el diputado oficialista Jorge Alberto Rosas asegura no estar de acuerdo con este procedimiento.

Rosas, quien podría ser investigado por la Corte Suprema de Justicia por el caso Odebrecht, dice que “la iniciativa legislativa es un privilegio y no un derecho (...)”, luego de que la Comisión de Gobierno de la Asamblea creara el pasado martes una subcomisión para discutir el proyecto de ley 514, que busca que los delitos de corrupción no prescriban.

“Esto es gravísimo. Es un atentado contra la participación ciudadana en la Asamblea Nacional (...), es un obstáculo para el proyecto. Quieren cambiar el foco del debate (...), advierte el estudiante de derecho Juan Diego Vásquez, uno de los proponentes de la iniciativa.

Por su parte, Hugo Wood, abogado y fundador de Jóvenes Unidos por el Diálogo de la Universidad Santa María la Antigua, recriminó la posición del diputado del Partido Panameñista. “Los diputados son representantes del pueblo, y deslegitimar una iniciativa con esta clase de comentarios no tiene sentido”.

Rosas es, precisamente, uno de los tres diputados que conforman la subcomisión que analizará el documento. En principio se oponía a participar en este grupo, alegando que podría tener un vicio de inconstitucionalidad “por la forma y no por el fondo de la propuesta” .

PROYECTO 514 ENFRENTA ESCOLLO

La discusión de una iniciativa legislativa, presentada por organizaciones de la sociedad civil, genera debate por estos días dentro y fuera de la Asamblea Nacional.

Se trata del proyecto de ley 514, que busca modificar el Código Procesal Penal e incluir la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción que se cometan en el país.

La propuesta fue presentada en marzo pasado ante la oficina de participación ciudadana del hemiciclo legislativo por la Asociación de Estudiantes de Derecho de la Universidad Santa María la Antigua (USMA), el Movimiento Independiente y Generación Sin Límites. En agosto pasado fue acogida de forma unánime por los diputados de la Comisión de Gobierno, Justicia y Asuntos Constitucionales de la Asamblea.

La Comisión de Gobierno, Justicia y Asuntos Constitucionales de la Asamblea Nacional creó la subcomisión para discutir el proyecto anticorrupción, de la cual forma parte el diputado Jorge Alberto Rosas. Expandir Imagen
La Comisión de Gobierno, Justicia y Asuntos Constitucionales de la Asamblea Nacional creó la subcomisión para discutir el proyecto anticorrupción, de la cual forma parte el diputado Jorge Alberto Rosas. LA PRENSA/Roberto Cisneros

‘UN PRIVILEGIO’

Para discutir la iniciativa, se creó una subcomisión designada por el presidente de la Comisión de Gobierno, el diputado panameñista Carlos Santana. Quedó conformada por los diputados Jorge Alberto Rosas (panameñista); Ana Matilde Gómez (independiente) y Quibián Panay (del Partido Revolucionario Democrático). Sin embargo, no todos sus miembros quedaron conformes con la decisión.

Inicialmente, Rosas había dicho que no estaría en este grupo. El motivo: alega “un vicio de inconstitucionalidad por la forma y no por el fondo de la propuesta”.

Según el diputado oficialista, la mayoría de las propuestas de ley admitidas en el Órgano Legislativo ha sido presentada por los diputados, “quienes tienen voz”.

“Las iniciativas ciudadanas deben ser acogidas por un diputado, hacerlas como suyas y así presentarlas ante el pleno”, explicó.

Pese a que Rosas reconoció que el reglamento interno del Legislativo permite que la ciudadanía en general pueda presentar propuestas, a su juicio, esto no debe ser así. “La iniciativa legislativa es un privilegio y no un derecho [...] acepto la creación de la oficina de participación, pero la iniciativa la tiene que agarrar un diputado”, dijo.

El artículo 111 del reglamento interno del Órgano Legislativo, que establece el curso de las propuestas de ley ciudadanas, establece que: “Las propuestas de ley aprobadas por la Asamblea Juvenil y las presentadas ante la oficina de participación ciudadana de la Asamblea Nacional, previo examen técnico-jurídico favorable, serán remitidas por el Secretario o Secretaria General, como anteproyectos de ley, a la Comisión que corresponda para los fines de que trata el artículo anterior".

Finalmente, el diputado decidió que continuará en la subcomisión, pero expresó que deberá analizar el fondo del proyecto. “Al final me metieron y ahora habrá que ver las similitudes con iniciativas de este tipo en otros países [...] si se hace viable o no esa iniciativa se verá”, señaló.

“Usar esta excusa en este momento deja muchas dudas […] siguiendo la lógica del diputado, habría que declarar inconstitucionales muchísimos proyectos que hoy son ley de la República”.

José Luis Paniza Proponente del proyecto de ley

EL DEBATE

Los proponentes del proyecto de ley anticorrupción repudiaron la posición de Rosas, argumentando que “atenta” contra la participación ciudadana. Al menos así lo expresó Juan Diego Vásquez, estudiante de derecho de la USMA, quien además advirtió que esto representa un obstáculo para cambiar el foco del debate de la imprescriptibilidad de los delitos, “con justa causa de los que deben tenerle miedo”.

Por su parte, Gabriela Sanjur, también estudiante de derecho de la USMA, consideró que Rosas está siendo “hipócrita” con sus alegatos, debido a que se desempeña en un puesto de elección popular. “Si ningún proyecto es de la simpatía de algún diputado, jamás se va a discutir una propuesta ciudadana por no considerarla conveniente”, indicó.

Sanjur agregó que “se puede llegar a pensar que se está buscando una forma de evadir la discusión del proyecto”.

Para otro de los impulsores de la propuesta de ley, José Luis Paniza, la iniciativa cumple con todos los requisitos legales y formales, por lo que la objeción del diputado panameñista es extemporánea, tomando en cuenta, además, que él mismo la prohijó en un inicio.

“Usar esta excusa en este momento deja muchas dudas […] siguiendo la lógica del diputado, habría que declarar inconstitucionales muchísimos proyectos que hoy son ley de la República”, señaló.

Paniza acotó que no se ha dado la oportunidad “si quiera a que se abra un debate y puedan haber argumentos a favor y en contra”.

Otros que se sumaron a las reacciones fueron los jóvenes abogados Hugo Wood y Miguel Zúñiga.

A juicio de Zúñiga, Rosas es un diputado que en su momento “fue una voz sonante en contra de la corrupción”, por lo que no comprende por qué ahora quiere demeritar la participación ciudadana. “Esto obviamente habla de la doble moral que tienen la mayoría de los diputados y los políticos de este país. Definitivamente, esto nos tiene que servir de lección a los ciudadanos para saber quién es quién y para saber por quién votar, que es lo más importante”, advirtió.

Mientras que Wood, quien también es fundador de Jóvenes Unidos por el Diálogo de la USMA, manifestó que los diputados son representantes del pueblo, y deslegitimar una iniciativa “con esta clase de comentarios no tiene sentido”. “Debo decir que quizás se sienta [Rosas] aludido por el tema, que pueda afectarlo, pero en mi opinión el mensaje denota el poco conocimiento que tiene de su labor y desincentiva la participación que pueda tener la ciudadanía”, dijo.

Recientemente, el diputado oficialista fue vinculado con el proceso que investiga el pago de sobornos por parte de Odebrecht. En esta investigación se determinó que a las cuentas Rosas & Rosas habrían llegado unos 2.3 millones de dólares, procedentes de Constructora Internacional del Sur, S.A., empresa que utilizaba la constructora brasileña para el pago de coimas en el extranjero, supuestamente para el pago de planilla.

Según la diputada Ana Matilde Gómez, se espera que el proyecto se discuta en primer debate. De hecho, Gómez también refuta los planteamientos de Rosas, al reiterar que los ciudadanos tienen derecho a presentar sus iniciativas. “Con un prohijamiento jurídico se salva y se puede convertir en proyecto de ley”, explicó.

De aprobarse este proyecto , se eliminaría el parágrafo 3 del artículo 116 del Código Procesal Penal que dice: “La acción penal prescribe: al vencimiento del plazo igual al doble del máximo previsto en la ley para los delitos de peculado, enriquecimiento injustificado y delitos patrimoniales contra cualquier entidad pública”.

Iniciativas ciudadanas en la Asamblea Nacional

Astrid Álvarez, directora nacional de la Promoción de la Participación Ciudadana de la Asamblea Nacional (AN), informó ayer que desde 2000, cuando se creó oficialmente la Dirección Nacional de Participación Ciudadana, al menos 23 iniciativas propuestas por la ciudadanía se han convertido en ley de la República.

En el período en que el panameñista José Luis Varela presidió la Asamblea (2009-2010), los ciudadanos y agrupaciones presentaron 39 propuestas, pero solo 1 de ellas se convirtió en ley de la República. Se trata de la Ley 59 de 20 de marzo, que declara el 17 de mayo de cada año como Día Nacional del Reciclaje.

Mientras que en la presidencia de José Muñoz, diputado electo por el partido Cambio Democrático (2010-2011), a la Dirección Nacional de Participación Ciudadana llegaron 48 iniciativas, de las que la Ley 37 de 3 de agosto de 2010 fue la única aprobada. La norma dice que el 14 de agosto es el Día de la Rana Dorada, ley que dio a este anfibio el estatus de “símbolo ecológico y cultural”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter