cultivos a cinco kilómetros del PARQUE NACIONAL DARIÉN

Nuevas medidas para detener la palma aceitera

El Ministerio de Ambiente remite al Ministerio Público informes del desacato de la orden de paralización del cultivo y pidió ayuda al Servicio Nacional de Fronteras.

Temas:

En el Bosque Protector Alto Darién se sembraron 60 hectáreas de palma a orillas del río Tuira. La autoridad calcula la multa pertinente. En el Bosque Protector Alto Darién se sembraron 60 hectáreas de palma a orillas del río Tuira. La autoridad calcula la multa pertinente. Expandir Imagen
En el Bosque Protector Alto Darién se sembraron 60 hectáreas de palma a orillas del río Tuira. La autoridad calcula la multa pertinente. Gabriel Rodríguez

El Ministerio de Ambiente ordenó desde inicios de 2015 paralizar el cultivo de palma aceitera en Chupanuno, Boca de Cupe, dentro del Bosque Protector Alto Darién, pero este se sigue propagando, por lo que solicitó al Servicio Nacional de Fronteras su apoyo para detenerlo “de ser necesario”.

La autoridad ambiental inspeccionó el lugar en diciembre pasado, y tal como lo reveló La Prensa en una investigación periodística, “le han dado mantenimiento a la plantación y están expandiendo el área con labores de roza”, aseguró la ministra de Ambiente, Mirei Endara, por lo que remitirán los informes al respecto al Ministerio Público.

El cultivo de 60 hectáreas está a escasos cinco kilómetros del Parque Nacional Darién (PND), en su área de amortiguamiento.

El Ministerio de Ambiente abrió un proceso administrativo a la Fundación Panamá Canal de Vida –que, indica, es el brazo financiero del proyecto palmícola–, a la empresa Palmares de Cupe, S.A., ambas lideradas por los esposos Carlos Mantilla y Nancy Acosta, de nacionalidad colombiana, y al pastor Narciso Arboleda, también directivo de la fundación.

Este diario reveló que el cultivo es la fase inicial de un plan expansivo a unas 3 mil hectáreas, para lo cual la fundación cuenta con el respaldo de algunas comunidades dentro del Bosque Protector Alto Darién, compraron terrenos y gestionan la construcción de una carretera – con respaldo de fondos públicos– para las fincas aceiteras, que según sus propias comunicaciones llegara a Púcuro, dentro del PND.

El Ministerio de Ambiente añadió que se encuentran verificando si se planean utilizar fondos de descentralización para esta vía y que han puesto en conocimiento al Municipio de Pinogana y juntas comunales de los corregimientos involucrados que la vía requiere de estudios de viabilidad ambiental por estar dentro del Bosque Protector Alto Darién.

En este sentido, para mitigar que los moradores del citado bosque se conviertan a la palma, se proponen reformas la ley de incentivos forestales que contempla beneficios económicos para quienes conserven el bosque natural y se trabajan políticas crediticias para ejecutar el Plan de Desarrollo Sostenible de Darién.

Esta provincia es una reserva de biodiversidad, un sumidero de carbono que debe protegerse y que debe promoverse como un “destino turístico verde de primer mundo”, pero el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) lo ve como la próxima frontera agrícola, reclamó la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza.

Precisamente, el MIDA conocía del cultivo en Boca de Cupe e informó a La Prensa que eran 50 hectáreas. Ayer el Ministerio de Ambiente confirmó que se trata de 60 hectáreas. Se le consultó al MIDA respecto a su desarrollo en el área protegida pero desde el viernes pasado no contestan.

Endara advirtió que la palma aceitera no es un cultivo cónsono con el PND ni su Bosque Protector y que su ministerio se opone al proyecto de ley que la fomenta financieramente en todo el país, promesa del diputado perredé Raúl Pineda a los colonos darienitas.

“El aceite de palma es de los mayores motores de la deforestación global, destruye el hábitat de muchas especies y contribuye al cambio climático [...] los estanques de aguas residuales de las refinerías de aceite de palma liberan inmensas cantidades de metano, gas de efecto invernadero 34 veces más potente que el dióxido de carbono”, detalló.

Por otra parte, se interpuso una denuncia penal para que el Ministerio Público investigue la presunta comisión de delito contra el ambiente y el ordenamiento territorial en perjuicio del Bosque Protector Alto Darién y el patrimonio de la República de Panamá.

Bartlett Quiel Abogados denunció a los esposos Mantilla y Acosta, la Fundación Panamá Canal de Vida, la empresa Palmares de Cupé, S.A., Narciso Arboleda y quienes resulten responsables.

La denuncia cita que Mantilla es investigado en otro proceso contra el patrimonio económico por estafa agravada contra Badger Services Inc. y el Banco de Desarrollo Agropecuario, vinculado a Osman Alexis Soto, capturado recientemente en Ecuador, por lo que el Estado “no puede poner sus activos” en manos de personas investigadas por delitos graves.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter