LOS TENTÁCULOS DE LA TRAMA BRASILEÑA ALCANZÓ AL BUFETE DE ABOGADOS PANAMEÑO

Fiscalía tras la pista de más pruebas en caso Lava Jato

La pesquisa que sigue la Fiscalía Segunda contra la Delincuencia Organizada se inició de oficio hace varios meses, luego de que en Brasil se diera a conocer la etapa 22 de la operación Lava Jato, un complejo esquema de corrupción para lavar dinero producto de sobornos.

Temas:

Funcionarios del Ministerio Público allanaron la residencia de Ramón Fonseca Mora. Funcionarios del Ministerio Público allanaron la residencia de Ramón Fonseca Mora.

Funcionarios del Ministerio Público allanaron la residencia de Ramón Fonseca Mora. Foto por: David Mesa

La residencia de Jürgen Mossack también fue inspeccionada . La residencia de Jürgen Mossack también fue inspeccionada .

La residencia de Jürgen Mossack también fue inspeccionada . Foto por: Eric Batista

Similar diligencia se realizó en las oficinas de Sara Montenegro, exmiembro de Mossack Fonseca, ubicadas en Calle 50, en el edificio PH Office One. Similar diligencia se realizó en las oficinas de Sara Montenegro, exmiembro de Mossack Fonseca, ubicadas en Calle 50, en el edificio PH Office One.

Similar diligencia se realizó en las oficinas de Sara Montenegro, exmiembro de Mossack Fonseca, ubicadas en Calle 50, en el edificio PH Office One. Foto por: Roberto Cisneros.

El segundo día de diligencias judiciales relacionadas con la investigación que sigue el Ministerio Público a los directivos de la firma Mossack Fonseca, a raíz de su conexión con el escándalo Lava Jato de Brasil, incluyó allanamientos e indagatorias.

La Fiscalía Segunda contra la Delincuencia Organizada, que dirige el fiscal Ricaurte González, que adelanta las pesquisas por la supuesta comisión de delitos económicos, allanó las residencias de Ramón Fonseca Mora y de su socio Jürgen Mossack, en Altos del Golf, corregimiento de San Francisco, al igual que la oficina de la abogada Sara Montenegro, en Calle 50.

La diligencia en la casa de Fonseca Mora inició aproximadamente a las 5:00 p.m. Una de las primeras en ingresar a la residencia fue su abogada Guillermina McDonald; luego lo hicieron funcionarios del Ministerio Público (MP).

En la vivienda estaban dos de los hijos del abogado investigado: Gabriel y Raquel Fonseca, quienes una hora y media después de haber iniciado la inspección hablaron con los periodistas que desde la calle cubrían la noticia.

“Esto es obra de chiflados; esto es una locura lo que están haciendo. [...] Nos han querido llamar organización criminal, creo que dijo la procuradora [Kenia Porcell]; es una locura. Si nos van a decir eso, que se lo digan a todas las firmas de abogados en Panamá porque todas hacen exactamente lo mismo”, dijo Gabriel Fonseca.

Añadió que no sabía qué estaba buscando el personal de la fiscalía. “Lo que yo vi allá adentro es que están perdiendo el tiempo para meter a mi papá preso de vuelta. Yo los acompañé y les pregunté: “¿qué están buscando?, para ayudarles, porque la verdad al final no hay nada que esconder, pero no me quisieron responder”, contó.

“Buscaron la computadora, pero al final ya lo tienen todo, ya hackearon todo, toda la parte electrónica, la parte informática ya la tienen (...)”, enfatizó. La diligencia terminó a las 7:10 p.m.

La misma dinámica se repitió en casa de Jürgen Mossack. Funcionarios de la fiscalía ingresaron a la residencia del jurista alrededor de las 5:00 p.m., e inspeccionaron documentos y computadoras. La actividad concluyó pasadas las 7:00 p.m.

Las oficinas de la sociedad Avant Garde Legal Alliance, donde labora Sara Montenegro, exmiembro de la firma Mossack Fonseca, también fueron esculcadas.

En la diligencia judicial efectuada en el piso 14 del P.H. Office One se encontraban más de cinco funcionarios del MP revisando computadoras y documentos.

Una fuente informó a La Prensa que se llevarían las computadoras y todo material que pueda constituirse en pruebas, ya que se vincula a esta oficina con Mossack Fonseca.

El hermetismo se apoderó del edificio, ya que los funcionarios vigilaban la entrada y tenían restringido el paso en el piso 14. A la diligencia llegaron personeros con linternas y el perito forense. Montenegro dejó la firma de abogados que hoy es investigada por el Ministerio Público y junto a otros exmiembros de Mossack Fonseca ahora labora en Avant Garde Legal Alliance.

EN EL AVESA

Una vez terminaron los allanamientos, se informó que Ramón Fonseca Mora sería trasladado al edificio Avesa donde el fiscal continuaría con la indagatoria que inició la tarde del jueves 9 de febrero. Al cierre de esta edición el interrogatorio no había concluido.

Fonseca Mora, Mossack y Edison Teano, un empleado del bufete cuestionado, enfrentan cargos por la presunta comisión de delitos económicos en la modalidad de blanqueo de capitales.

Teano, al igual que sus jefes, quedó aprehendido provisionalmente desde el jueves por esta pesquisa. Este abogado tenía un papel importante en el complejo entramado de sociedades offshore que confeccionó la firma, y que de acuerdo con los fiscales brasileños y la procuradora general de la Nación, Kenia Porcell, habría servido para encubrir sobornos. Era el encargado de decenas de cuentas bancarias de clientes del despacho de abogados en el extranjero.

El bufete panameño está acusado de haber facilitado instrumentos legales, como sociedades offshore, a través de las que el Partido de Los Trabajadores de Brasil, el mismo que llevó a Luiz Inácio Lula Da Silva dos veces al poder en Brasil, habría lavado millonarios fondos procedentes de sobornos y actos irregulares.

SE DEFIENDEN

Sin embargo, la abogada Guillermina McDonald, quien defiende a Ramón Fonseca Mora, insiste en que todas las sociedades que se están mencionando fueron vendidas a terceras y cuartas personas que tenía un contrato de representación con la firma. “El delito de blanqueo de capitales es un delito nacional y en este expediente no se ha acreditado. No se ha demostrado ni se ha acreditado porque no existe el hecho que a través de las sociedades de mi cliente (...) hayan entrado a la economía nacional dineros”, sustentó.

La procuradora Porcell en conferencia de prensa efectuada la tarde del pasado jueves, primer día de indagatorias y allanamientos, manifestó que “la información recabada identifica a la firma panameña presuntamente como una organización criminal que se dedica a ocultar activos, dineros de orígenes sospechosos, creando estructuras corporativas y financieras asociadas directamente con la firma de abogados vinculada”.

La investigación en Panamá, de acuerdo con lo que informó la procuradora, se inició de oficio hace varios meses, tras darse a conocer en Brasil la etapa 22 de la operación Lava Jato, en la que fue involucrada la constructora OAS, según los fiscales brasileños “para encubrir sobornos”.

(Con información de Olmedo Rodríguez, Gustavo Aparicio y Ereida Prieto)

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter