Directiva de la Asamblea Nacional

Alianza CD y Panameñista

La votación en la Asamblea reflejó el divisionismo en las bancadas de oposición del CD y del PRD.

Temas:

Yanibel Ábrego, de CD, y los panameñistas Jorge Iván Arrocha (Izq.) y Gabriel Soto, en la primera y segunda vicepresidencia, respectivamente, conforman la nueva directiva. Yanibel Ábrego, de CD, y los panameñistas Jorge Iván Arrocha (Izq.) y Gabriel Soto, en la primera y segunda vicepresidencia, respectivamente, conforman la nueva directiva. Expandir Imagen
Yanibel Ábrego, de CD, y los panameñistas Jorge Iván Arrocha (Izq.) y Gabriel Soto, en la primera y segunda vicepresidencia, respectivamente, conforman la nueva directiva. LA PRENSA/Ana Rentería

El oficialista Partido Panameñista se aseguró el control de la Asamblea Nacional (AN) tras concretar una alianza con diputados disidentes de Cambio Democrático (CD), que permitió el triunfo de la diputada de este colectivo Yanibel Ábrego para presidir el Legislativo en el cuarto período de sesiones ordinarias.

La bancada panameñista estará en la directiva con los dos vicepresidentes: Jorge Iván Arrocha, en la primera, y Gabriel Soto, en la segunda.

El proceso de elección de la nueva junta directiva de la AN dejó en evidencia divisionismo y pugnas en las bancadas de oposición del Partido Revolucionario Democrático (PRD) y del CD, partido cuyo presidente nominal es el exgobernante Ricardo Martinelli.

Dentro del PRD, colectivo que busca unir a su bancada para consolidar sus opciones de triunfo en las elecciones de 2019, no hubo acatamiento total de los diputados a la línea política trazada por la dirigencia, de que votaran por Carlos Motta para la presidencia de la AN.

Resulta que 3 de los 26 diputados del PRD, entre ellos el expresidente de la AN Rubén De León, Roberto Ayala y Milciades Navarro, suplente de Diógenes Vergara, votaron por Yanibel Ábrego.

Mientras que la también perredista Athenas Athanasiadis, aunque votó por Motta, lanzó algunos dardos hacia la actual dirigencia del colectivo encabezada por el secretario general, Pedro Miguel González, y el presidente del PRD, Benicio Robinson.

“Voy a apoyar a Carlos Motta, pero no voy a respetar las imposiciones, los engaños y mentiras de la dirigencia del PRD, basta ya del juega vivo y de estar utilizándonos a todos nosotros”, afirmó Athanasiadis, quien votó por los panameñistas Arrocha y Soto para la primera y segunda vicepresidencia, respectivamente, en clara oposición a la línea del partido de abstenerse en la votación para esos cargos.

Por su parte, el diputado Ayala, del circuito 8-5 de La Chorrera, dijo que “me cansé de ser escalera política y que los miembros del Comité Ejecutivo Nacional no se pongan de acuerdo. Panamá Oeste necesita del desarrollo y mi voto es para Yanibel Ábrego”.

De igual manera, el diputado perredista Leandro Ávila optó por ausentarse y en su lugar facultó a su suplente, Cristian Nivaldo Caballero, quien se abstuvo de votar.

En tanto, la diputada colonense María del Carmen Delgado, quien en anteriores votaciones había seguido la línea del PRD, en esta ocasión se abstuvo en la votación para presidente de la AN.

Mientras que por el lado de CD se unió al grupo de los 16 disidentes la curul del diputado chorrerano Aristides De Icaza, quien a través de su suplente y esposa, Nubia Starnes de De Icaza, votó por Ábrego.

Solo ocho diputados fieles a la línea de la dirigencia del CD apoyaron a la diputada Mariela Vega para presidenta del Legislativo.

Por el panameñismo, la diputada Katleen Levy se abstuvo en la votación para la presidencia de la AN.

En total, Ábrego obtuvo 38 votos, Carlos Motta logró 21 votos, Mariela Vega 8 y Ana Matilde Gómez, quien se autopostuló para el cargo, logró su propio voto.

DIVISIONISMO

Para el politólogo Harry Brown, aunque al PRD se le han quedado algunos cabos sueltos, como fue evidente con la diputada Athanasiadis, entre otros, ha ganado en cohesión. “El resto de la bancada en general votó con el candidato de su partido y una señal muy importante es que Benicio Robinson, que era antagonista con Pedro Miguel González, y sus grupos votaron por la unidad del partido, de cara a las elecciones de 2019”.

Precisó que en CD la división es más evidente, pero al final una facción logró la presidencia de la Asamblea.

“Lo que hay que entender es que esta es una Asamblea que está obligada a negociar, porque ningún partido logra mayoría solo. Estas negociaciones también fracturan a los partidos políticos”, dijo.

En tanto, el también politólogo Carlos Guevara Mann sostuvo que claramente tanto en el PRD como en CD hay división entre quienes son fieles a sus cúpulas y quienes son leales al presupuesto controlado por el Ejecutivo.

“ Las alianzas demuestran que con tal de obtener poder y prebendas, a los personeros de la partidocracia no les importa tragar sapos”, dijo.

COMPROMISO 

En su discurso, Yanibel Ábrego, quien es la segunda mujer en ocupar la presidencia de la AN, se comprometió a que no se aprobará ninguna ley que contemple reavalúos de las viviendas. “Quiero ser categórica como diputada de oposición, que el país duerma tranquilo, no habrá una ley que contemple reavalúos en este país”, indicó.

La perredista Balbina Herrera fue la diputada que ocupó en 1994, por primera vez, la presidencia de la Asamblea Nacional.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter