SERVICIO PÚBLICO

El enorme sistema de tratamiento de aguas

El Gobierno subvenciona este costo desde 2013 cuando comenzó la operación de la planta de tratamiento y toda la red de colectoras.

Temas:

Planta de tratamiento de aguas residuales, ubicada en Juan Díaz, una de las más modernas de América Latina y única en la región.LA Planta de tratamiento de aguas residuales, ubicada en Juan Díaz, una de las más modernas de América Latina y única en la región.LA Expandir Imagen
Planta de tratamiento de aguas residuales, ubicada en Juan Díaz, una de las más modernas de América Latina y única en la región.LA David Mesa

El proyecto para recuperar y devolverle a la población los ríos y quebradas de la ciudad de Panamá ha costado al Estado un financiamiento que supera los $2 mil 200 millones, desde que se creó la unidad de saneamiento de la ciudad y bahía en 2001.

Aunque el proyecto aún está en desarrollo, desde 2013 opera la planta de tratamiento de aguas residuales ubicada en Juan Díaz y donde se canalizan los vertidos líquidos que genera la población a través de las tuberías y colectoras construidas.

En el plan de financiamiento participan el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), el Banco Mundial, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), el Banco Europeo de Inversiones (BEI), la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional (JICA) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Mantener la operación de esa infraestructura también tiene un costo promedio de $30 millones al año, informó Tatiana De Janón, coordinadora de la Unidad del Proyecto de Saneamiento, departamento que está adscrito al Ministerio de Salud.

Estos costos los está asumiendo el Estado desde el inicio de operaciones de la planta en 2013. En promedio, la planta trata 2 mil 800 litros de aguas residuales por segundo, que anteriormente eran vertidas a los ríos de la ciudad y la bahía de Panamá.

Esta cantidad de agua equivale a más de 100 piscinas olímpicas por día, según los estudios del proyecto.

Los gastos de mantenimiento y operación del sistema incluyen costos de energía, aunque la planta tiene un mecanismo de tratamiento de lodos que permite generar hasta el 20% de la electricidad que necesita.

Entre otros gastos de mantenimiento, se incluyen químicos y “comida” para que las “bacterias estén contentas” y hagan su trabajo de tratamiento.

También se necesitan camiones para limpiar las tuberías, porque aún la población no las cuida, ya que continúa lanzando basura, además de algunos proyectos de construcción que derraman sedimento que tapona las tuberías, indicó De Janón.

“Este trabajo cuesta mucho dinero, y si nosotros como población queremos tener un servicio sostenible, tenemos que aportar y es por ello que se plantea el cobro de una tarifa”, manifestó la funcionaria, que tiene 10 años de laborar en esta unidad.

No es algo nuevo, dijo, ya que desde los inicios del proyecto se hicieron estudios de las tarifas que se podrían cobrar, por lo menos para los costos operativos del programa.

La unidad coordinadora ya fue certificada en norma ISO para asegurar un manejo efectivo y adecuado en la gestión de calidad de los procesos e impactos ambientales.

SERVICIOS DE AGUA

La población paga actualmente por el agua potable y de alcantarillado, en las áreas del país en que existen estos servicios.

Por el servicio de agua potable, el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan) cobra mensualmente una tarifa básica de $6.40 y $1.52 por alcantarillado.

Aunque existe el concepto de establecer una tarifa por el tratamiento de aguas residuales, aún no se ha definido cuánto sería el pago.

Algunos sectores de la población recomiendan desarrollar una consulta ciudadana en la cual se logre un consenso sobre el cobro.

Abdiel Cano, exdirector del Idaan, reconoce que “tarde o temprano vamos a tener que pagar por el servicio de tratamiento de aguas”.

Lo que se cobra actualmente por el servicio de alcantarillado corresponde a un 20% de la tarifa de agua potable y eso solo es por el traslado, indica Cano.

El enorme sistema de tratamiento de aguas Expandir Imagen
El enorme sistema de tratamiento de aguas

“Asumamos que el Estado contribuyó con la inversión inicial, pero cuántos millones de dólares consume la planta de tratamiento en electricidad al año. Posiblemente, no baja de $15 millones”, añadió Cano.

Una de las recomendaciones de Cano es mejorar el servicio de recolección de las aguas servidas para poder cobrar la tarifa, ya que todavía hay deficiencias.

Se necesita de una estrecha relación entre el Idaan y el Ministerio de Salud (Minsa) para corregir los desbordamientos de aguas en algunas áreas, además de construir sistemas sanitarios de tratamiento en algunas zonas.

El Idaan, donde Cano laboró entre 2011 y 2014, tenía más de 10 camiones succionadores para limpiar las tuberías, pero recalcó que también hay ciudadanos irresponsables que siguen lanzando toda clase de objetos al sistema.

“Esto ha costado mucho dinero, y hasta ahora las diferentes administraciones gubernamentales han apoyado el proyecto con los recursos que necesita, agregó De Janón.

Lo que queremos ahora es proteger lo que ha costado más de 10 años construir y que el sistema se vaya ampliando con el servicio a más personas, dijo.

La única manera que la población sienta el beneficio es con un buen servicio. Es por ello que la dependencia del Minsa ha participado en la reparación de varios desbordamientos de aguas en algunos puntos de la ciudad.

SISTEMA

El Programa Saneamiento de Panamá responde a un proceso de planificación para la recolección, transporte y tratamiento de las aguas residuales de la ciudad de Panamá.

Entre sus metas se plantea mejorar las condiciones sanitarias de la población del área metropolitana, que incluye Arraiján y La Chorrera, además de recuperar y devolverle a la población los ríos y quebradas, que por su nivel de contaminación representan un riesgo para los habitantes.

A lo largo de los últimos 16 años, se han adelantado los proyectos de alcantarillado sanitario y tratamiento de aguas residuales del área metropolitana, que incluyen 222 kilómetros de alcantarillado en los distritos de Panamá y San Miguelito. También se han construido 130 kilómetros de nuevas redes de alcantarillado sanitario en Panamá norte, San Miguelito y Tocumen.

Igualmente se han construido 70 kilómetros de colectoras o tuberías de gran diámetro, que recogen todas las descargas sanitarias de la red de alcantarillado, transportándolas hacia la planta de tratamiento de aguas residuales, ubicada en Juan Díaz.

En el sector oeste de la ciudad se construyó un sistema interceptor, el cual recoge las aguas residuales desde el área costera del Casco Antiguo y la Ave. Balboa hasta el Matías Hernández en Chanis.

Este interceptor está compuesto por un túnel de 3 metros de diámetro revestido de dovelas de concreto, similar al túnel del Metro, con una longitud aproximada de 17.67 kilómetros desde el Casco Antiguo hasta el río Matías Hernández en Chanis.

Un sistema similar se instaló en el área este de la ciudad desde Tocumen hasta la planta de tratamiento de aguas residuales en Juan Díaz.

PROYECTO EN PANAMÁ OESTE

En 2015, el presidente Juan Carlos Varela asignó el proyecto de saneamiento de Arraiján y La Chorrera a la Unidad Coordinadora del Programa Saneamiento de Panamá, que luego se dividió en dos grandes proyectos.

El saneamiento de Arraiján este consta de la construcción de redes de alcantarillado sanitario, colectoras, estaciones de bombeo y una planta de tratamiento en Nuevo Chorrillo, Arraiján. Este proyecto beneficiará a más de 85 mil personas del sector.

El otro proyecto corresponde al saneamiento de Arraiján oeste y La Chorrera, que consta de la construcción de redes de alcantarillado sanitario, colectoras, estaciones de bombeo y una planta de tratamiento que estará ubicada en El Tecal, corregimiento de Vista Alegre, Arraiján. Este proyecto beneficiará a más de 315 mil personas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter