intercambio de información

2017, año para la implementación de la transparencia financiera

El país solicitará una nueva revisión para medir la efectividad del intercambio de información financiera a requerimiento.

Temas:

La OCDE prepara una nueva lista de países no cooperadores en la lucha contra la evasión fiscal que se publicará en julio. Con los compromisos adquiridos y un intercambio efectivo de información, Panamá aspira a no figurar en la lista. La OCDE prepara una nueva lista de países no cooperadores en la lucha contra la evasión fiscal que se publicará en julio. Con los compromisos adquiridos y un intercambio efectivo de información, Panamá aspira a no figurar en la lista.

La OCDE prepara una nueva lista de países no cooperadores en la lucha contra la evasión fiscal que se publicará en julio. Con los compromisos adquiridos y un intercambio efectivo de información, Panamá aspira a no figurar en la lista.

Luis Miguel Hincapié, vicecanciller de Panamá. Luis Miguel Hincapié, vicecanciller de Panamá.

Luis Miguel Hincapié, vicecanciller de Panamá.

El año 2017 será clave para demostrar la efectividad de Panamá en el intercambio de información financiera, una de las pruebas que deberá superar para ser considerado un país cooperador en el combate contra la evasión fiscal por parte de la comunidad internacional.

Luego de un proceso de actualización del marco legal, este año el país será evaluado nuevamente por el Foro Global de Transparencia de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Panamá pedirá al Foro Global una revisión suplementaria luego de haber sido calificado como no cumplidor en la pasada evaluación de noviembre. El vicecanciller de la República, Luis Miguel Hincapié, dijo en una entrevista con este diario que la revisión sería solicitada luego de la aprobación en la Asamblea Nacional de la Convención sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal (MAC, por sus siglas en inglés). La ratificación del documento ya pasó el segundo debate y estaría a expensas de superar el tercero y definitivo.

La convención MAC es una herramienta para que más de 100 países puedan solicitar información financiera de sus contribuyentes a Panamá.

Desde 2010, en un primer intento de mejorar la consideración internacional del país, el Gobierno ha negociado, firmado y puesto en vigencia 23 acuerdos. Esto fue suficiente para salir de la lista de paraísos fiscales de la OCDE en 2011, cuando se exigía a los países tener, al menos, 12 acuerdos de este tipo.

A Panamá, no obstante, se le cuestionó posteriormente que su red de acuerdos no era lo suficientemente extensa y que en ella, además, no estaban los países con más interés en obtener información de los bancos panameños. Panamá no tenía acuerdos con Colombia, Venezuela o Ecuador, pero sí con lugares tan remotos y con tan pocos vínculos como Groelandia, una gigantesca isla de hielo ubicada en el océano Glacial Ártico que pertenece a Dinamarca y que cuenta con poco más de 56 mil habitantes, o con Islas Feroe, un pequeño archipiélago en el Atlántico Norte con cerca de 50 mil habitantes.

También se firmaron acuerdos con socios de cierto peso, como Estados Unidos, Alemania, Francia, España y México, pero no todos están satisfechos con la información transmitida.

Representantes del Gobierno de Francia, por ejemplo, señalaron en varias ocasiones que la información compartida por Panamá no llenaba las expectativas de la solicitud y que no se ajustaba a lo pactado en el acuerdo bilateral vigente.

El país europeo aprovechó la publicación en todo el mundo de las actividades de la firma panameña Mossack Fonseca, señalada por supuestamente haber ayudado a políticos, deportistas de élite y empresarios a crear estructuras para ocultar patrimonios, para sacar a relucir las diferencias con Panamá.

Francia incluyó al país en su lista de paraísos fiscales y desde el pasado 1 de enero aplica medidas discriminatorias que penalizan algunas transacciones entre ambos territorios. El Gobierno de Panamá rechazó la medida tomada por Francia y dijo que evalúa tomar medidas de retorsión, pero a la fecha no ha concretado ninguna. Ambos países han establecido una vía de comunicación para revisar los acuerdos de intercambio de información y a finales de febrero llegará a Panamá una delegación negociadora de Francia.

La falta de compromiso pleno con los cada vez más exigentes estándares internacionales terminó pasando factura al país. Aunque algunas reformas al sistema legal se habían iniciado antes, la publicación en todo el mundo del caso Mossack Fonseca llevó al gobierno a comprometerse con el intercambio automático de información a través del Estándar de Reporte Común (CRS, por sus siglas en inglés) y a solicitar su adhesión al MAC para extender la red de países con los que intercambia información.

Además, se aprobaron normas para exigir registros contables a las sociedades offshore y se le dieron poderes a la Dirección General de Ingresos (DGI) para recabar y compartir información con autoridades competentes de otros países.

En 2015 se había adelantado la entrada en vigor de la norma que obliga a crear un registro para las acciones al portador y se había actualizado la ley de prevención de blanqueo de capitales, la misma que creó la Intendencia de Supervisión y Regulación de Sujetos no Financieros, entre los que se encuentran las firmas de abogados.

Para Hincapié, “ahora toca implementar todos los compromisos. De nada sirve tener las leyes si no las vamos a implementar”.

Para hacerlo, el timón pasará de la Cancillería, con un rol más negociador y diplomático, al Ministerio de Economía y Finanzas, que a través de la DGI se encargará de solicitar la información y tener el contacto con sus pares de otros países.

Publio Cortés, director general de Ingresos, dijo que la entidad se está fortaleciendo con personal y nuevos sistemas. “Aunque el intercambio automático se hará en 2018 [este es el compromiso con la OCDE], nosotros estamos trabajando para 2017 porque en septiembre es el primer intercambio con Estados Unidos bajo la ley Fatca, y los esquemas son similares”.

Con estas reformas aprobadas, Panamá espera superar la revisión suplementaria del Foro Global. Esto será importante para evitar que el país aparezca en una nueva lista de paraísos fiscales en la que trabaja la OCDE y que se publicará en el mes de julio, esta vez, previsiblemente, acompañada de sanciones contra los países que aparezcan.

Hincapié dijo que en la evaluación del Foro Global del pasado mes de noviembre se reconocieron los avances del país, pero la calificación resultó negativa porque en el periodo de tiempo analizado muchas de las reformas no habían sido aprobadas. En este segundo examen la situación sería distinta y por eso el funcionario confía en que el país pase la fase 2 de la revisión.

Con esa prueba superada, el compromiso del intercambio automático de información y la aprobación del MAC, Panamá evitaría un nuevo golpe a su reputación. “De todos los elementos que se calificaron como que no teníamos, podemos decir que los tenemos casi todos, por lo cual no deberíamos estar en la lista”, afirmó Hincapié.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter