Una feria en Calobre con sabor a sandía

Temas:

Todos los años, la Feria de la Sandía sin licor es un atractivo folclórico y cultural, en la que los 12 corregimientos del distrito de Calobre de Veraguas participan para lograr los recursos necesarios para las obras sociales y religiosas de la parroquia Santísima Trinidad. Todos los años, la Feria de la Sandía sin licor es un atractivo folclórico y cultural, en la que los 12 corregimientos del distrito de Calobre de Veraguas participan para lograr los recursos necesarios para las obras sociales y religiosas de la parroquia Santísima Trinidad. Expandir Imagen
Todos los años, la Feria de la Sandía sin licor es un atractivo folclórico y cultural, en la que los 12 corregimientos del distrito de Calobre de Veraguas participan para lograr los recursos necesarios para las obras sociales y religiosas de la parroquia Santísima Trinidad. Atalaya, Veraguas/La Prensa / Ismael Hernández Aguilar
Todos los años, la Feria de la Sandía sin licor es un atractivo folclórico y cultural, en la que los 12 corregimientos del distrito de Calobre de Veraguas participan para lograr los recursos necesarios para las obras sociales y religiosas de la parroquia Santísima Trinidad. Todos los años, la Feria de la Sandía sin licor es un atractivo folclórico y cultural, en la que los 12 corregimientos del distrito de Calobre de Veraguas participan para lograr los recursos necesarios para las obras sociales y religiosas de la parroquia Santísima Trinidad. Expandir Imagen
Todos los años, la Feria de la Sandía sin licor es un atractivo folclórico y cultural, en la que los 12 corregimientos del distrito de Calobre de Veraguas participan para lograr los recursos necesarios para las obras sociales y religiosas de la parroquia Santísima Trinidad. Atalaya, Veraguas/La Prensa / Ismael Hernández Aguilar
Todos los años, la Feria de la Sandía sin licor es un atractivo folclórico y cultural, en la que los 12 corregimientos del distrito de Calobre de Veraguas participan para lograr los recursos necesarios para las obras sociales y religiosas de la parroquia Santísima Trinidad. Todos los años, la Feria de la Sandía sin licor es un atractivo folclórico y cultural, en la que los 12 corregimientos del distrito de Calobre de Veraguas participan para lograr los recursos necesarios para las obras sociales y religiosas de la parroquia Santísima Trinidad. Expandir Imagen
Todos los años, la Feria de la Sandía sin licor es un atractivo folclórico y cultural, en la que los 12 corregimientos del distrito de Calobre de Veraguas participan para lograr los recursos necesarios para las obras sociales y religiosas de la parroquia Santísima Trinidad. Atalaya, Veraguas/La Prensa / Ismael Hernández Aguilar
Este año, la feria coincide con la entrada de las lluvias, aspecto que le imprime un toque autóctono, porque muchos son los campesinos que llegan a esta región a celebrar cómo la fresca brisa baña los campos y poco a poco se llenan de verdor para la agricultura. Este  año, la feria coincide con la entrada de las lluvias,  aspecto que le imprime  un toque autóctono, porque muchos son los campesinos que llegan a  esta región a  celebrar   cómo la  fresca  brisa baña los campos  y  poco a poco se llenan de verdor para  la agricultura. Expandir Imagen
Este año, la feria coincide con la entrada de las lluvias, aspecto que le imprime un toque autóctono, porque muchos son los campesinos que llegan a esta región a celebrar cómo la fresca brisa baña los campos y poco a poco se llenan de verdor para la agricultura. Atalaya, Veraguas/La Prensa / Ismael Hernández Aguilar
Este año, la feria coincide con la entrada de las lluvias, aspecto que le imprime un toque autóctono, porque muchos son los campesinos que llegan a esta región a celebrar cómo la fresca brisa baña los campos y poco a poco se llenan de verdor para la agricultura. Este  año, la feria coincide con la entrada de las lluvias,  aspecto que le imprime  un toque autóctono, porque muchos son los campesinos que llegan a  esta región a  celebrar   cómo la  fresca  brisa baña los campos  y  poco a poco se llenan de verdor para  la agricultura. Expandir Imagen
Este año, la feria coincide con la entrada de las lluvias, aspecto que le imprime un toque autóctono, porque muchos son los campesinos que llegan a esta región a celebrar cómo la fresca brisa baña los campos y poco a poco se llenan de verdor para la agricultura. Atalaya, Veraguas/La Prensa / Ismael Hernández Aguilar

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Visto Nuevo Comentado

Newsletter