El Décimo Festival de Congos y Diablos en Portobelo

El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Expandir Imagen
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Portobelo, Colón/LA PRENSA/ Gabriel Rodríguez
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Expandir Imagen
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Portobelo, Colón/LA PRENSA/ Gabriel Rodríguez
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Expandir Imagen
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Portobelo, Colón/LA PRENSA/ Gabriel Rodríguez
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Expandir Imagen
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Portobelo, Colón/LA PRENSA/ Gabriel Rodríguez
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Expandir Imagen
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Portobelo, Colón/LA PRENSA/ Gabriel Rodríguez
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Expandir Imagen
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Portobelo, Colón/LA PRENSA/ Gabriel Rodríguez
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Expandir Imagen
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Portobelo, Colón/LA PRENSA/ Gabriel Rodríguez
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Expandir Imagen
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Portobelo, Colón/LA PRENSA/ Gabriel Rodríguez
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Expandir Imagen
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Portobelo, Colón/LA PRENSA/ Gabriel Rodríguez
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Expandir Imagen
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Portobelo, Colón/LA PRENSA/ Gabriel Rodríguez
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Expandir Imagen
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Portobelo, Colón/LA PRENSA/ Gabriel Rodríguez
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Expandir Imagen
El pasado sábado, el sol de mediodía encontró en apogeo el Décimo Festival de Congos y Diablos que celebra la herencia negra en Portobelo, Colón. Diecisiete colectivos hicieron despliegue de su cultura, comida y bailes representativos expandidos desde la colonización española, cuando se introdujo a los grupos africanos al istmo en condiciones de esclavitud. Los reyes congos, el pajarito, el ánima, el arcángel y los diablos son personajes inseparables de la fiesta conga, que atrae a nacionales y extranjeros a la región caribeña. Portobelo, Colón/LA PRENSA/ Gabriel Rodríguez

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Visto Nuevo Comentado

Newsletter